Categorías
Lactancia

Componentes de la leche materna

Conozcamos los componentes de la leche materna, así tendremos una vista mas clara del tesoro que damos al bebé con cada amamantada.

Conozcamos los componentes de la leche materna, así tendremos una vista mas clara del tesoro que damos al bebé con cada amamantada. Recordar que la leche materna es un alimento vivo que cambia según el bebé va creciendo y tomando en cuenta factores como enfermedad para incluir más anticuerpos, o el verano para incluir más agua.

Proteínas 

Las proteínas de la leche humana, cuyo contenido es de los más bajos observados en todos los mamíferos, están constituidas por las caseínas y las proteínas del suero. Una vez que se ha formado el coágulo de la leche queda un líquido denominado suero, en el que se encuentran otro tipo de proteínas como la albúmina sérica y la alfa-lactalbúmina.

Su función es ayudar al crecimiento y desarrollo de tu bebé, activan su sistema inmunitario y desarrollan y protegen las neuronas cerebrales.

Además de estas proteínas, la leche humana contiene lactoferrina, lisozima, inmunoglobulinas y pequeñas cantidades de glicoproteínas. En contraste con la leche de otros mamíferos, la humana no tiene beta-lactoglobulina. 

Oligosacáridos

Actúan como prebióticos, alimentan a las «bacterias buenas» del intestino de tu bebé. Se encargan de regular y mantener en armonía nuestra flora intestinal; por tanto, mejoran la digestión y favorecen el sistema inmunológico.

Grasas

La grasa de la leche humana proporciona alrededor del 50% de su valor calórico total y por lo tanto es el mayor componente energético. Sirve como vehículo de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, e interviene como un factor de saciedad durante el amamantamiento.

La concentración de grasa es de 4.5 gramos por 100 mililitros, y muestra amplias variaciones que dependen de la magnitud de los depósitos de la misma en la madre y del tipo depositada. La concentración de la leche cambia también con la cantidad y composición de las grasas de la ingesta, así como con la proporción de carbohidratos consumidos por día.

El ácido linoleico, cuya proporción puede variar de 1 a 45% de los ácidos grasos totales dependiendo de la dieta ingerida, es el único ácido graso esencial, y se considera que debe estar presente en cantidad mínima de 110 miligramos por 100 calorías de la dieta o constituir el 1% de las calorías totales. 

Acido araquidónico (AA). Favorece la transmisión de los primeros impulsos nerviosos.

DHA. Grasas que contribuyen a la maduración de células visuales y cerebrales.

Carbohidratos.

La lactosa proporciona alrededor del 40% del valor energético de la leche humana, influencia el tipo de flora intestinal del niño que la consume y al parecer favorece la absorción intestinal de calcio y otros minerales. 

Vitaminas 

En términos generales puede afirmarse que el contenido de vitaminas hidrosolubles de la leche humana está en relación directa con el contenido vitamínico de los alimentos consumidos diariamente por la madre.

Los requerimientos de vitamina “E” están en relación con la cantidad total de ácidos grasos poli-insaturados ingeridos de manera que a mayor cantidad de ingesta de estos se requiere también mayor cantidad de vitamina “E” para su peroxidación.

La leche materna no provee las cantidades recomendadas de vitamina K ni en el feto ni en el lactante, por lo que al igual que en los niños alimentados con la leche de vaca o fórmulas, se requiere suplemento de un miligramo de esta vitamina, inyectado por vía intramuscular al momento de nacer o bien 5 miligramos intramuscular a la madre al inicio del parto para normalizar el tiempo de protrombina alargado que habitualmente se observa en los neonatos.

La vitamina C es capaz de ser sintetizada por el tejido mamario. Sus niveles muestran variaciones estacionales que reflejan el cambio de ingestión por parte de la madre de alimentos con diversos contenidos de ácido ascórbico que se encuentra en alrededor de 20 miligramos por litro de leche humana.

Minerales 

El residuo que queda después de someter la leche humana al fuego, hasta que se hayan evaporado o quemado totalmente todas las sustancias susceptibles, fluctúa alrededor de 200 miligramos por litro de leche. Este residuo (cenizas) está constituido por los elementos minerales. 

Macrominerales: La ingesta diaria de calcio y fósforo no correlaciona con sus concentraciones en la leche, lo que puede significar que estos minerales, implicados en el metabolismo óseo principalmente, deben ser tomados de la reserva materna o que la ingestión materna tiene un tope máximo de asimilación, pasado el cual se excreta el excedente.

También te invito a conocer los beneficios de la leche materna. También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito.

Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de la mujer no olvides suscribirte. Nos encantaría que nos cuentes sobre tu experiencia de lactancia.

 

Por Cris Verónica Medina Medina

Doctora en medicina. Asesora de lactancia. Maestría en Salud Pública, Postgrado en Gestión de los Servicios en Salud, Docente.

4 respuestas a «Componentes de la leche materna»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.