Categorías
Alimentación infantil

Riesgos de la introducción precoz de la alimentación complementaria

Las recomendaciones sobre la edad en la que empezar la alimentación complementaria han ido cambiando a lo largo de los años. Originalmente, a principios del siglo pasado, los bebés tomaban lactancia materna hasta los 12 meses.

El hecho de que aparecieran ciertas deficiencias en hierro y vitamina C hizo que se adelantase la edad de introducción de nuevos alimentos, y desde entonces, las recomendaciones han variado desde la introducción tan temprana como a las 3-4 semanas (cereales en biberón) como la actual, a los 6 meses de edad, pasando por una época en la que la recomendación era de aproximadamente las 12-16 semanas (3-4 meses).

En la actualidad, parece haber evidencia suficiente para afirmar que la ventana más apropiada para la introducción de la alimentación complementaria se da alrededor de los 6 meses. Además, no existe ninguna evidencia adicional que apoye la necesidad de posponer la introducción de alimentos típicamente alergénicos como pescado, frutos secos o huevos más allá de los 6-7 meses, para prevenir el desarrollo de este tipo de alergias, ni siquiera en el caso de antecedentes familiares de alergias.

Para poder ingerir alimentos diferentes a la leche, es conveniente que el organismo tenga la maduración necesaria a nivel neurológico, renal, gastrointestinal e inmune. Se considera que un bebé está preparado cuando adquiere las destrezas psicomotoras que permiten manejar y tragar de forma segura los alimentos.

Como cualquier otro hito del desarrollo, no todos los niños lo van a adquirir al mismo tiempo, aunque en general estos cambios suelen ocurrir en torno al sexto mes. Se requiere:

❖ Presentar un interés activo por la comida.

❖ La desaparición del reflejo de extrusión (expulsión de alimentos no líquidos con la lengua).

❖ Ser capaz de coger comida con la mano y llevarla a la boca.

❖ Mantener la postura de sedestación con apoyo.

Una introducción muy precoz de la AC puede conllevar riesgos a corto y largo plazo. Si no hay disponibilidad de LM antes de los 4 meses, se deberá utilizar únicamente fórmula de inicio (tipo 1) como sustituto. Entre los 4 y 6 meses no se han encontrado beneficios de la introducción de la alimentación en niños amamantados y sí se ha visto un aumento de las infecciones, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. Por tanto, la recomendación actual es esperar a los 6 meses para comenzar con AC en los niños con LM. En los lactados artificialmente, la recomendación es menos unánime, aunque en todo caso nunca comenzar antes del cuarto mes.

A corto plazo:

  • Posibilidad de atragantamiento.
  • Aumento de gastroenteritis agudas e infecciones del tracto respiratorio superior.
  • Interferencia con la biodisponibilidad de hierro y zinc de la leche materna.
  • Sustitución de tomas de leche por otros alimentos menos nutritivos.
  • Aparición de alergias por alimentos.
  • Los riñones del bebé aún están inmaduros y pueden sobrecargarse con proteínas o sal en los alimentos.

A largo plazo:

❖ Mayor riesgo de obesidad.

❖ Mayor riesgo de eccema atópico.

❖ Mayor riesgo de diabetes mellitus tipo 1.

❖ Mayor tasa de destete precoz, con los riesgos añadidos que esto conlleva.

Anuncios

Por Cris Verónica Medina Medina

Doctora en medicina. Asesora de lactancia. Maestría en Salud Pública, Postgrado en Gestión de los Servicios en Salud, Docente.

Una respuesta a «Riesgos de la introducción precoz de la alimentación complementaria»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.