Cólico del lactante

Trastorno conductual en lactantes de uno a cuatro meses de edad que presentan periodos prolongados de llanto y malestar difíciles de calmar, generando gran ansiedad e impotencia en sus cuidadores. Se desencadenan sin causa aparente. Es más probable que ocurran por la tarde-noche. Se inicia sobre las 2-4 semanas, su mayor intensidad –de media– es sobre las 4-6 semanas de edad y disminuye poco a poco a partir de las 12 semanas. La mayoría de casos probablemente representan el máximo exponente de llanto en el desarrollo normal del lactante sano, y no existe prueba alguna de que el llanto esté causado por dolor abdominal o en cualquier otra parte. Sin embargo, los cuidadores asumen que la causa de su llanto es el dolor abdominal de origen digestivo . Su etiología es desconocida y multifactorial.

Cómo saber si mi bebé tiene cólicos?

Descubrir qué le pasa al bebé no es tarea sencilla. Ellos pueden comunicarse solamente a través del llanto, por lo tanto al llanto debemos remitirnos para saber si sufre cólicos. Si no estás seguro, responde a estas preguntas:

  1. ¿Tu hijo está sano y llora sin motivo aparente durante más de 3 horas al día?
  2. ¿Comienza a llorar todos los días más o menos a la misma hora, generalmente al final de la tarde o noche?
  3. ¿El llanto se inicia de manera repentina?
  4. ¿Estos episodios de llanto incontrolable se producen al menos 3 días a la semana?
  5. ¿Tu bebé encoge las piernas y cierra los puños mientras llora?
  6. ¿Mejora la situación cuando logra expulsar un gas o defeca?

Si has respondido afirmativamente a tres o más preguntas, probablemente tu bebé sufre cólicos. Consulta con tu pediatra quien le realizará un examen médico a tu hijo.

Causas de los cólicos de bebé

Algunos estudios sugieren que podría deberse a un sistema digestivo un poco inmaduro que no tolera la lactosa u otros componentes de la leche, mientras que otros especialistas hablan de sobrealimentación o alimentación muy rápida e incluso, la posibilidad de que algún alimento que ingiere la madre pase a la leche materna y genere molestias. Por eso, muchas veces se recomienda un leve cambio en la alimentación materna, reduciendo lácteos y comidas picantes y evitando la cafeína, para ver si así mejora el cuadro de cólicos del bebé.

Para fines clínicos, debe cumplir todo lo siguiente:

  • Inicio y fin de los síntomas antes de los cinco meses de edad.
  • Episodios recurrentes y prolongados de llanto, queja o irritabilidad, referidos por los cuidadores, que ocurren sin causa aparente y no pueden ser prevenidos ni resueltos por los mismos.
  • Sin evidencia de fallo de medro, fiebre o enfermedad.

Para fines de investigación, debe cumplir los criterios diagnósticos previos y además incluir los dos siguientes:

  • Los cuidadores relatan duración de llanto o queja tres o más horas diarias durante tres o más días a la semana.
  • Duración confirmada de tres o más horas cuando se registra en un diario prospectivo conductual de 24 horas.

Evaluación clínica

La prevalencia está influenciada por la percepción y el buen hacer de los cuidadores, el método por el que se recoja el llanto y las influencias culturales. Los comportamientos asociados con cólico: llanto prolongado o inconsolable, expresión facial de dolor, distensión abdominal, aumento de gases, eritema corporal y flexión de piernas sobre el abdomen, no son claves diagnósticas indicativas de dolor o enfermedad orgánica. La comprobación de que maniobras calmantes como el masaje o el balanceo rítmico en un ambiente relajado tranquilizan al lactante, que además reanuda el llanto tan pronto como cesa la maniobra, apoyan el diagnóstico.

Tratamiento

Dada su tendencia a la resolución espontánea en más del 90%, la finalidad consiste en ayudar a los cuidadores a sobrepasar este periodo desafiante del desarrollo de su bebé, y no en “curar el cólico”. Hay que evaluar las necesidades y vulnerabilidades de los cuidadores, reafirmándoles y proporcionándoles información. Para descartar APLV se recomiendan ensayos terapéuticos limitados en el tiempo. En todo caso, no debe generalizarse y debería limitarse a pacientes con síntomas sugerentes de APLV (eccema, diarrea, vómitos…) o de curso prolongado o intenso. No hay evidencia de que la ERGE produzca llanto en el lactante y sí hay evidencia de que el tratamiento antirreflujo es ineficaz en reducir el llanto. Existe evidencia reciente de la utilidad de los suplementos probióticos (por ejemplo, Lactobacillus reuteri) frente a los controles en reducir el llanto, sobre todo en niños amamantados; sin embargo, no se ha demostrado en todos los estudios. Los extractos vegetales (hinojo, melisa, camomila, nunca anís estrellado por el riesgo de toxicidad neurológica) pueden reducir el llanto.

Cómo aliviar los cólicos del bebé

Existen muchos consejos para aliviar los cólicos del bebé, ve probándolos uno a uno para ver si alguno ayuda a calmar a tu pequeño:

  1. Realizar masajes al bebé en su barriguita para ayudarle a expulsar gases, si los tiene, y a relajar la zona abdominal.
  2. Cambiar de entorno; muchas veces salir de paseo en una distracción que, si bien no cura los cólicos, permite al bebé descubrir un nuevo mundo y no centrarse únicamente en su malestar.
  3. Contacto cuerpo con cuerpo: coger al bebé y colocarlo en brazos cerca del cuerpo de la mamá o el papá puede aliviar los cólicos, al menos momentáneamente.
  4. Caminar con el bebé en brazos, ya que el balanceo puede ayudarlo a liberar tensiones y relajarse.
  5. Colocar al bebé boca abajo sobre el antebrazo o las rodillas (cuidando de sostener bien la cabeza) y frotar su espalda.
  6. Contacto piel con piel brinda al bebé calor y sensación de protección.
  7. Poner música ya que puede ayudar a relajar al bebé y ayudarlo a conciliar el sueño a pesar del dolor.
  8. Reconfortar al bebé cantando canciones de cuna.
  9. Colocar un cojín tibio sobre la tripa.
  10. Reducir los estímulos, algunos bebés prefieren el silencio y la oscuridad para relajarse.

Ha sufrido tu bebé de cólicos? Cómo haz manejado esa situación? Con paciencia, mucho amor y tiempo, verás que esta época quedará enterrada en tus recuerdos. Suscríbete a nuestro blog para continuar recibiendo noticias de nuestras publicaciones.

1 respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .