La relactación es posible

La alimentación directamente del seno puede ser restablecida. Una mujer que ha interrumpido el amamantamiento de su hijo, recientemente o en el pasado, puede volver a producir leche para su propio hijo.

Esta potencial medida salvavidas se llama relactación. La mayoría de las mujeres que relactan pueden producir suficiente leche para amamantar un niño de forma exclusiva.

Factores que facilitan el proceso:

descarga (19)
  • Edad del bebé: será más sencillo si es menor de 3 meses.
  • La disposición del bebé: hay mayor tasa de éxito entre los lactantes que aceptan el pecho la primera vez que se les ofrece.
  • Es importante que desde el fin de la primera lactancia no haya transcurrido demasiado tiempo.
  • Haber utilizado jeringuillas, cucharillas o suplementadores (y no el biberón) para alimentar al bebé cuando la lactancia no es posible o suficiente (en caso de bebés prematuros, de baja producción láctea de la madre…).

Intentar la relactación es recomendable para:

  • Lactantes que nacieron prematuros o con bajo peso y necesitaron, en un primer momento, alimentación por sonda.
  • Lactantes que han sido separados de sus madres por problemas de salud al nacer o porque sus madres han requerido hospitalización tras el parto.
  • Lactantes cuyas madres han tenido dificultad para establecer la lactancia o cuya producción de leche era insuficiente debido a un mal manejo de la técnica o a una falta de asesoramiento.
  • Lactantes que han sido alimentados con leche artificial pero comienzan a presentar problemas de intolerancia a las proteínas de la leche de vaca.
  • En situaciones en las que la madre pidió la suspensión de la lactancia tras el parto porque eligió alimentar al hijo con leche de fórmula y, pasado un tiempo, cambia de opinión.
  • Ante situaciones de emergencia, por fallecimiento de la madre o por enfermedad incompatible con la lactancia (VIH, por ejemplo), en los que el bebé quede a cargo de otra mujer que desee amamantarle.
  • En caso de bebés adoptados.
images (12).jpg

Debemos tener pendiente:

  • Si el bebé se pega al seno o no
  • Si la madre trabaja o está con el bebé
  • Si la madre está comprometida con hacer todo lo posible por relactar
  • Si la madre tiene apoyo
  • Si tiene un extractor, preferiblemente doble.
    • Hacer mucha piel con piel con el bebé. Un fullar le puede ayudar para ello.
    • Ofrecer el seno muchas veces en el día y la noche, por lo menos cada hora.

    Probar diferentes posiciones de amamantamiento, puediera ser que el bebé le incómoda cierta postura.

    images (10).jpg

    Si se hace la estimulación correcta, masajes, pegar al bebé y extracciones, se puede ver evidencias en poco tiempo. Hay madres que han visto evidencia a la semana, otros 2 semanas y otras al mes. Lo importante es la persistencia.

    También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito.

    Tuviste que suspender la lactancia temporalmente por alguna enfermedad u otra circunstancia? Dinos cómo fue tu experiencia de relactación. Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de mujer no olvides suscribirte.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .