Categorías
maternidad

Problemas de lactancia en la primera semana

La lactancia no siempre es sencilla. En cualquier caso, si estás teniendo problemas, no estás sola. De hecho, un estudio realizado en los EE. UU. con más de 500 madres concluyó que el 92 % de ellas tuvieron dificultades con la lactancia antes del tercer día. Afortunadamente, muchas de estas dificultades son fáciles de resolver. Estas son nuestras soluciones a los problemas más habituales con los que se encuentran las madres durante la primera semana.

Problema 1: dar el pecho provoca dolor

El dolor durante la lactancia suele reducirse a pezones doloridos o sensibles, especialmente tras la «subida de la leche», que se produce entre el segundo y el cuarto día tras el parto. Tu bebé se alimentará cada dos horas, lo que significa que este problema puede empeorar de forma rápida, y muchas madres ven cómo sus pezones se agrietan, sangran o tienen ampollas. ¡Qué dolor!

Soluciones: 

  • Comprueba el agarre de tu bebé. La causa más probable del dolor durante la lactancia es un agarre deficiente del bebé. Tu recién nacido debe tener una porción importante de la parte inferior de la areola (la piel oscura que rodea el pezón) dentro de la boca cuando se alimenta, con el pezón presionado contra el paladar y agarrado suavemente por debajo con su lengua.
  • Acude a un especialista o consultora de lactancia para asegurarte de que la boca y el cuerpo de tu bebé estén bien colocados y que no haya ningún otro problema de agarre. También pueden examinar el interior de la boca del bebé para ver si hay algún problema físico.
  • Prueba diferentes posiciones para dar el pecho. Una posición tumbada, de cuna cruzada, bajo el brazo («balón de rugby») o acostada puede eliminar la presión de las zonas del pecho en las que tengas más dolor.
  • Limpia los pezones dañados suavemente con varios algodones humedecidos en agua después de las tomas para eliminar cualquier suciedad que pueda provocar una infección.
  • Seca los pezones al aire o frótalos suavemente con una muselina o toallita muy limpia y suave, ya que se pueden producir infecciones en condiciones de humedad. Utiliza discos absorbentes desechables o lavables para absorber cualquier pérdida de leche y recuerda que debes cambiarlos de forma regular.
  • Calma el dolor de los pezones. Alivia el dolor y la piel reseca con lanolina en crema ultrapura, o aplica con suavidad unas gotas de tu propia leche. No es necesario quitar ninguna de las dos antes de la siguiente toma. También puedes usar parches de hidrogel directamente de la nevera. Estos apósitos para los pezones enfrían y proporcionan un alivio instantáneo para el dolor, además de crear las condiciones ideales para su curación.
  • Protege tus pezones. Los protectores de pezones evitan que la ropa te roce las áreas doloridas.
  • Sé paciente. El dolor suele remitir después de unos días, cuando tu cuerpo ya se ha acostumbrado a dar el pecho y la succión del bebé se hace más eficiente.
  • Consulta a un profesional sanitario,un especialista o una consultora de lactancia si el dolor mientras das el pecho no remite en unos pocos días. Un dolor continuo en los pezones puede indicar la presencia de una infección que puede requerir medicación.
Anuncios

Problema 2: mi bebé no se agarra correctamente

Algunos recién nacidos parece que tienen problemas para conseguir un buen agarre. Tal vez sea porque los dos necesitáis algo de tiempo para coordinar vuestros esfuerzos, o porque han nacido de forma prematura, no se sienten bien después de un parto complicado, o porque sus madres tienen pezones planos o invertidos.

Soluciones

  • Busca la ayuda de un especialista o consultora de lactancia que pueda diagnosticar la causa del problema y establecer un plan para solucionarlo.
  • Saca hacia fuera los pezones invertidos o planos. Los formadores de pezones se pueden colocar perfectamente en el interior del sujetador y aplican una ligera presión que ayuda a sacar hacia fuera los pezones para permitir la lactancia.
  • Adopta diferentes posiciones para facilitar el trabajo a tu recién nacido. Necesita sentirse sujeto, cómodo y capaz de respirar para poder alimentarse de forma adecuada. Asegúrate de no sujetar ni presionar su cabeza. Una posición tumbada, en la que el bebé se encarga de agarrarse, le ayuda a utilizar sus reflejos innatos y le facilita la tarea de llegar al pecho y agarrarse.
  • Realiza pequeños ajustes mientras alimentas a tu bebé. En lugar de colocarlo y retirarlo del pecho, lo que puede frustraros a los dos, simplemente asegúrate de que está bien colocado y cómodo. Mantén su cuerpo cerca de ti, sujetándolo bien del hombro para que se sienta seguro.  Deja que su cabeza descanse sobre tu muñeca para que pueda inclinarse ligeramente hacia atrás y tenga más espacio en la nariz para respirar. Su barbilla debe quedar cerca de tu pecho. Si realizar pequeños ajustes no parece mejorar la comodidad de tu bebé, solicita la ayuda de un especialista o consultora de lactancia.
  • Utiliza pezoneras para alimentar a tu bebé. Si tu bebé no se agarra, un especialista o consultora de lactancia puede recomendarte el uso de pezoneras para ofrecerle un objetivo más grande y firme donde agarrarse. En general, las pezoneras deben considerarse una solución a corto plazo.

Problema 3: no tengo suficiente leche materna

En un principio, generarás una pequeña cantidad de leche materna porque los cambios hormonales que activan la producción de leche se producen lentamente, y no finalizan hasta llegar al segundo o cuarto día 2. Esto puede hacer que te preocupes por si tu bebé no está recibiendo suficiente alimentación, pero dado que su estómago es diminuto durante los primeros días y se alimenta con frecuencia, esto no supone un problema. Durante estos primeros días solo tienes que preocuparte si tu bebé pierde más peso de lo esperado y produce muy pocos pañales húmedos y sucios, o si muestra signos de deshidratación. Para obtener una explicación completa acerca de con qué frecuencia tu recién nacido debe mojar o manchar sus pañales, lee Dar el pecho a un recién nacido: qué puedes esperar durante la primera semana.

Soluciones

  • Busca la ayuda de un profesional sanitario, un especialista o una consultora de lactancia que pueda valorar si tienes un problema de suministro de leche. Cuanto antes recibas ayuda, mejor.
  • Alimenta a demanda y no sigas un horario. Durante la primera semana después del parto, tu recién nacido querrá alimentarse al menos cada dos o tres horas (¡puede que más!) tanto durante el día como durante la noche. Esta frecuencia ayuda a establecer tu producción de leche.
  • Cuídate. No siempre es fácil con un recién nacido, pero intenta descansar cuando puedas, come bien y busca toda la ayuda posible con las tareas domésticas y con cualquier otro niño mayor para que puedas centrarte en la lactancia.
  • Intenta extraer leche. Si tu bebé se alimenta a menudo y a pesar de ello no gana peso, un especialista o consultora de lactancia puede recomendarte la extracción para establecer tu suministro de leche. Si aún no se ha producido la subida de la leche, el extractor de leche eléctrico doble para uso hospitalario Symphony de Medela cuenta con un programa de iniciación («Initiate») que imita el modo en el que un recién nacido se alimenta durante los primeros días.
Anuncios

Problema 4: mis pechos están muy llenos y duros

Cuando se produzca la subida de la leche, notarás que tus pechos están más llenos y firmes. Si tu bebé se alimenta bien y con frecuencia, esta situación debería superarse sin problemas. No obstante, los pechos de algunas mujeres se endurecen en exceso, y pueden estar más sensibles, incómodas e incluso sentir dolor: un problema que recibe el nombre de congestión mamaria. Los pechos congestionados también pueden notarse muy calientes debido a la actividad que se produce en su interior: ¡es como un atasco de tráfico! Aunque se trata de una situación temporal, que a menudo dura de 24 a 48 horas, la congestión también puede dificultar a tu bebé el agarre, ya que tus pezones se aplanan

Soluciones

  • Alimenta a tu bebé con frecuencia. Intenta darle el pecho al menos de 8 a 12 veces cada 24 horas. Este es el tratamiento principal para este problema. Si necesitas más consejos, lee nuestro artículo sobre la congestión mamaria 
  • Acude a un profesional sanitario, especialista o consultora de lactancia si los síntomas duran más de 48 horas, si tienes fiebre o si tu bebé no puede tomar el pecho debido a la congestión.
Anuncios

Problema 5: mis pechos pierden leche

Los pechos con pérdidas de leche son muy habituales durante los primeros días de lactancia, tras la subida de la leche. Puede que pierdas leche de un pecho cuando alimentes a tu bebé con el otro, cuando te tumbes boca abajo para dormir o cuando algo estimule tu reflejo de salida de leche de forma accidental, como la presencia de otro bebé llorando en el supermercado. Las pérdidas suelen remitir después de unas seis semanas.

Soluciones

  • Protege tu ropa mediante el uso de discos absorbentes desechables o lavables en el interior del sujetador, tanto por el día como por la noche.
  • ¡No pierdas ni una gota! Las copas para recoger la leche se colocan dentro del sujetador y recogen cualquier pérdida leche. Resultan útiles cuando la pérdida es excesiva para los discos absorbentes, o si un pezón tiende a gotear mientras alimentas a tu bebé con el otro. Si quieres guardar la leche recogida, puedes hacerlo, pero utiliza solamente la leche recogida durante una toma. Guarda la leche en un contenedor estéril y, si no vas a dársela a tu bebé justo después de recogerla, colócala en el frigorífico inmediatamente y utilízala antes de que pasen 24 horas. No utilices copas para recoger leche durante más de dos o tres horas cada vez.

Problema 6: creo que produzco demasiada leche

¡En ocasiones, cuando la leche sube, sube de verdad! Puede que tengas un suministro excesivo de leche, de carácter temporal, durante las primeras semanas, pero esta situación remitirá pronto. Hasta entonces, puede que sientas dolor en los pechos y que estén duros la mayor parte del tiempo, incluso después de una toma, y es posible que pierdas una gran cantidad de leche. Tu bebé puede toser y chisporrotear con la fuerza de la salida de la leche, vomitar al moverlo tras las tomas y sentir incomodidad en la tripa, con heces explosivas, espumosas y verdosas. Todo esto sugiere que tienes demasiada leche, pero este problema se solucionará por sí solo en cuanto tus pechos se adapten a su nuevo trabajo.

Anuncios

Soluciones

  • Extrae algo de leche manualmente al iniciar cada toma para reducir la fuerza de la salida de la leche.
  • Prueba la posición de lactancia tumbada para que tu bebé pueda controlar mejor el flujo de leche. O utiliza la posición de cuna: sujeta al bebé por los hombros, asegurándote de que su cabeza quede ligeramente inclinada hacia atrás, descansando sobre tu muñeca. Su cuerpo reposará sobre el tuyo, inclinado hacia abajo en diagonal.
  • Sé delicada y paciente. Deja que tu bebé descanse y digiera la leche, tanto durante como después de una toma. Si lo mueves demasiado o muy rápido, podría sentir náuseas. A medida que vaya creciendo, irá acostumbrándose al flujo, que en cualquier caso se ralentizará.
  • Utiliza una toallita o un paño de muselina para limpiar la salida brusca de leche si tu bebé se agobia cuando la leche empieza a salir, y coloca una copa para recoger la leche en el otro pecho para recoger cualquier pérdida de leche.
  • Solicita el consejo de un especialista o consultora de lactancia si sigues teniendo dificultades después de varias semanasEllos valorarán la situación y te podrán aconsejar dar solo un pecho o restringir la alimentación si necesitas reducir tu suministro de leche.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Posiciones de lactancia

Anuncios

Alimentos procesados y ultraprocesados

Prácticamente todos los alimentos que se consumen en la actualidad se procesan de alguna manera. Si el procesamiento se define como el conjunto de métodos para hacer los alimentos crudos más comestibles y agradables, o para preservarlos para el consumo posterior, entonces se han procesado los alimentos a lo largo de toda historia de la […]

Suculenta cebra (HAWORTHIA ATTENUATA) – Cuidados

Suculenta Cebra (Haworthia attenuata) Pues te presento a Haworthia attenuata, mejor conocida como la planta cebra o suculenta cebra. Esta es la favorita de muchos y es fácil entender por qué. Tiene una textura bien interesante, como si nos invitara a tocarla. También sus líneas horizontales blancas le dan un look moderno. Pero sin lugar a duda, lo más […]

La lactancia materna requiere práctica. Aprender a sostener y apoyar a su bebé en una posición cómoda también requiere coordinación y paciencia.

Sin embargo, vale la pena el esfuerzo por encontrar una posición que funcione para usted y su bebé. Después de todo, ustedes dos pasarán horas  amamantando  todos los días.

Estas son algunas de las posiciones probadas con el tiempo que se pueden probar, además de consejos para hacer que la lactancia funcione sin problemas

Procesando…
Estás suscrito a Mujer RD

El soporte de la cuna.

Ilustración de una mujer amamantando en posición de cuna.

Esta posición clásica de amamantamiento requiere que usted acuna la cabeza de su bebé en la curva de su brazo.

  1. Siéntese en una silla con apoyabrazos de apoyo o en una cama con muchas almohadas. Descanse los pies sobre un taburete u otra superficie elevada para evitar inclinarse hacia su bebé.
  2. Sosténgale en su regazo (o sobre una almohada en su regazo) de modo que esté recostada de costado directamente hacia usted. Si está amamantando en el seno derecho, apoye la cabeza en su antebrazo derecho. Extienda el antebrazo y páselo por la espalda para sostener su cuello, columna y parte inferior. Asegure sus rodillas contra su cuerpo a través o justo debajo de su seno izquierdo. El bebé debe estar acostada horizontalmente o con un ligero ángulo.
  3. Guíe la cabeza de su bebé para que se incline un poco hacia atrás con la boca abierta para establecer un buen cierre .

Mejor para: bebés nacidos a término que nacieron por vía vaginal. Algunas madres dicen que esta retención hace que sea difícil guiar la boca del recién nacido hacia el pezón, por lo que es posible que desee esperar para usar esta posición hasta que se sienta más cómoda con la lactancia materna, generalmente cuando su bebé tiene entre 4 y 6 semanas de edad. Las mujeres que han tenido una cesárea pueden encontrar que ejerce demasiada presión sobre su abdomen.

El cuna cruzada.

Ilustración de una mujer amamantando en posición de espera cruzada.

También conocida como la retención de la base cruzada, esta posición difiere de la retención de la base en que los brazos cambian de función.

  1. Si está amamantando de su seno derecho, use su mano izquierda para apoyar la cabeza de su bebé.
  2. Con su pulgar y dedos detrás de su cabeza y debajo de sus orejas (recuerda que los bebés recién nacidos no sostienen su cabeza).
  3. La mano libre la usa para sostener el pecho que va a ofrecer, pon la mano en forma de U sin pinzar el seno. La idea es llevar el pezón a la boca del bebé. Los dedos no deben toar la areola.

Pon el pezón cerca de su nariz para que te huela. El bebé hará un movimiento hacia los lados. Es descubriendo a su madre. Abrirá la boca y podrás entrar el pezón. No creas que lo ahogas por entrar mucho el pezón. Se necesita que entre gran parte de la areola en la boca para una succión efectiva.

Lo mejor para: recién nacidos, bebés pequeños y bebés que tienen problemas para prenderse del seno.

El embrague o la pelota de fútbol.

Ilustración de una mujer amamantando en la posición de embrague o fútbol.

Como su nombre indica, metes a tu bebé debajo del brazo (en el lado del que amamantas) como si fuera un balón de fútbol o un bolso.

  1. Coloque a su bebé a su lado, debajo de su brazo, sostenido por una almohada. Ella debe estar acostada boca arriba, su nariz al nivel de su pezón.
  2. Apoye el brazo sobre la almohada y apoye los hombros, el cuello y la cabeza de su bebé con la mano y el antebrazo.
  3. Con el pulgar y los dedos detrás de la cabeza y debajo de las orejas, dirija la boca hacia su pezón, con la barbilla primero, para establecer un buen cierre. Espera que abra bien la boca antes de intentar entrar el pezón.

Lo mejor para: si ha tenido una cesárea (para evitar que el bebé ejerza presión sobre los puntos de sutura). Y si su bebé es pequeño o tiene problemas para engancharse, esta sujeción le permite guiar su cabeza hacia su pezón. También funciona bien para las mujeres que tienen senos grandes o pezones planos , y para las madres de mellizas que amamantan a ambos bebés a la vez.

La posición acostada de lado.

Ilustración de una mujer amamantando en posición recostada.

Aunque no verá a las mujeres amamantando en público de esta manera, es una posición popular para muchas madres lactantes cuando están en casa.

La posición acostada de lado también le facilita retirarse si su bebé se duerme sobre el pecho. Solo asegúrese de llevarlo a un lugar seguro para dormir, y nunca lo deje solo en una cama o sofá para adultos.

  1. Acuéstese de lado en la cama con una almohada debajo de la cabeza y una entre las rodillas dobladas, si lo desea, para mantener la espalda y las caderas en línea recta.
  2. Con su bebé frente a usted, acérquelo, permitiendo que su cabeza se incline ligeramente hacia atrás para que pueda abrir la boca. Descansa tu cabeza en tu brazo inferior.
  3. Si su bebé necesita estar más alto y más cerca de su pecho, use su brazo superior para acunarlo, con la mano debajo de las orejas. Asegúrese de no presionar la parte posterior de su cabeza. No debe esforzarse para alcanzar su pezón, y usted no debe inclinarse hacia él.

Lo mejor para:  si se está recuperando de una cesárea o un parto difícil, sentarse es incómodo o está amamantando en la cama.

Anuncios

El asimiento del koala

Ilustración de una mujer amamantando en la posición de espera koala

Una vez que lo mantenga presionado, puede querer probarlo mientras su bebé está amarrado a usted en un transportador suave para amamantar sin usar las manos. Si esto funciona para usted y su bebé, es posible que nunca regrese.

  1. Sostenga a su bebé firmemente erguido, con las piernas extendidas sobre su pierna y su cabeza alineada con su pecho.
  2. Su cabeza se inclinará naturalmente hacia atrás cuando se aferre. Asegúrese de apoyar su cabeza y de mantener un brazo alrededor de ella en todo momento, hasta que tenga la edad suficiente para sostenerse.

Mejor para: bebés con reflujo, ya que amamantar verticalmente puede ser más fácil para su digestión. Si puedes dominar esta retención en un transportista, es una posición ideal para las mamás activas.

La espera relajada

Ilustración de una mujer amamantando en la posición reclinada.

La investigación muestra que amamantar en una posición reclinada puede estimular los reflejos de alimentación en las madres y los bebés.

  1. Acuéstese en una posición semi-reclinada. Asegúrese de que su cabeza y sus hombros estén apoyados.
  2. Coloque a su bebé boca abajo sobre su estómago con sus brazos abrazando su pecho. La gravedad debe mantenerlo en la posición ideal y lo ayudará a profundizar su cierre.

Ideal para: madres con pezones adoloridos o bebés con un cierre difícil . Esta es también una excelente posición para las madres que desean un abrazo agradable y relajante. Es posible que este agarre se sienta bastante natural para usted y su bebé.

Anuncios

La bodega relajada post-cesárea.

Ilustración de una mujer amamantando en la relajada posición cesárea.

Esta retención quita la presión de su sitio de incisión y le permite disfrutar de una posición semi-reclinada. Puede parecer un poco gracioso, pero como el pecho es un círculo, puede abordarse desde cualquier lado.

  1. Encuentre un lugar cómodo donde pueda sentarse en un ángulo de 45 grados y recibir un apoyo total.
  2. Coloque a su bebé sobre su hombro de modo que su cabeza quede frente a su pecho y su boca esté alineada con su pezón.
  3. Asegúrese de que usted y su bebé estén bien ajustados y seguros antes de guiarla para que se enganche.

Lo mejor para: madres lactantes que desean sentarse y relajarse después de una cesárea reciente.

El agarre gemelo

Ilustración de una mujer amamantando en posición de espera gemela.

Amamantar a los gemelos significa que usted producirá mucha leche y necesitará mucho apoyo, literal y figurativamente.  

  1. Coloque una almohada o cojín grande en su regazo para ayudarlo a acunar a los dos bebés a la vez.
  2. Si es posible, tenga a alguien cerca que pueda pasarle sus bebés una vez que esté preparado. 
  3. Coloque a un bebé debajo de cada brazo con sus cabezas mirando hacia sus senos. Use sus brazos y manos para apoyar sus espaldas y cabezas. Asegúrese de que los dos bebés estén lo suficientemente cerca del pecho para obtener un cierre cómodo.

Mejor para: gemelos de enfermería. Esta retención podría salvar tu cordura si eres la madre de los múltiples.

Anuncios

Consejos para cada posición de lactancia.

Apoye su cuerpo
Elija una silla cómoda con reposabrazos y use almohadas, muchas de ellas, para apoyar la espalda y los brazos. (La mayoría de los sofás no son lo suficientemente de apoyo.)

Apoye sus pies también, para evitar inclinarse hacia su bebé. Un reposapiés, una mesa de centro o una pila de libros pueden funcionar. Una almohada o una manta doblada en su regazo también puede evitar que se agache.

Cualquiera que sea la posición de lactancia que use, asegúrese de llevar a su bebé a su pecho, en lugar de hacerlo al revés.

Apoye sus senos
Sus senos se hacen más grandes y más pesados ​​durante la lactancia. Mientras amamanta, use su mano libre para sostener su seno con una retención en C (cuatro dedos en un lado del seno y el pulgar en el otro lado) o una retención en V (los dedos índice y medio están desplegados en ambos lados de la pecho) sin hacer mucha presión.

Nota: mantenga sus dedos por lo menos 2 pulgadas detrás del pezón y la areola para que su bebé pueda tener un pestillo completo.

Apoye a su bebé

El sentirse cómodo y seguro ayudará a su bebé a amamantar de manera feliz y eficiente. Use sus brazos y manos, además de almohadas, para apoyar la cabeza, el cuello, la espalda y las caderas de su bebé se mantengan en línea recta. Al principio, el contacto piel con piel es mejor, utilizando una manta para mantener a su bebé caliente cuando sea necesario. Eventualmente, también puedes amamantarlo mientras estás  envuelto con sus brazos a los lados.

Varíe su rutina
Experimente con  posiciones de amamantar  para encontrar a sus favoritos. Un cierre profundo y cómodo lo ayudará a evitar el dolor en el pezón. Muchas mujeres alternan regularmente las posiciones de lactancia materna para evitar que se  obstruyan los conductos de leche . Debido a que cada agarre ejerce presión sobre una parte diferente de su pezón, la variedad también puede ayudarlo a evitar los pezones doloridos .

Otro consejo: alterne qué seno amamantar desde el principio  de cada alimentación para aumentar la producción de leche .

Relájese, luego cuide.
Respire hondo, cierre los ojos y tenga pensamientos tranquilos y calmados. Mantenga un vaso o botella de agua a mano para beber mientras amamanta: mantenerse hidratado le ayuda a producir leche.

¿Hora de parar? 
Idealmente, su  bebé decidirá que ha tenido suficiente  cuando drena uno o ambos senos. Si necesita sacar a su bebé del seno mientras lo alimenta, inserte suavemente el dedo meñique en la comisura de la boca, estirándose entre las encías para interrumpir la succión (que puede ser notablemente fuerte).

Trate de evitar quedarse dormido

La lactancia materna ayuda a proteger a su bebé contra el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) . Sin embargo, la Asociación Americana de Pediatría (AAP) recomienda que no se duerma con su bebé porque podría volcarse sobre él. Si cree que podría quedarse dormida mientras amamanta, alimente a su bebé en la cama en lugar de hacerlo en un sofá o una silla acolchada, ya que son más peligrosos porque los bebés pueden quedar atrapados entre los cojines.

Además, asegúrese de que no haya almohadas, mantas, sábanas u otros artículos en la cama que puedan obstruir la respiración de su bebé o causar un sobrecalentamiento. Si se duerme, lleve a su bebé a su propia cama tan pronto como se despierte.

Cuéntanos cual es tu posición de lactancia favorita.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Anuncios
Categorías
Lactancia

Estado de ánimo: madre e hijo.

Anuncios

Necesitamos una madre y un bebé para que tenga éxito la lactancia. las hormonas clave en la lactancia materna son la prolactina y la oxitocina; la prolactina estimula la síntesis de leche, los leucocitos producen leche cuando la prolactina está presente, la oxitocina causa secreción de leche.

Durante el embarazo, la progesterona producida por la placenta, bloquea la síntesis de leche para que las madres no produzcan grandes volúmenes de leche mientras están embarazadas a pesar de que los niveles de prolactina altos.

También sabemos que el cortisol la tiroides la insulina y la hormona del crecimiento son importante para el desarrollo de los senos y la síntesis de leche.

los trastornos como la diabetes, la disfunción tiroidea pueden afectar la producción de leche materna después del parto la placenta de la progesterona desaparecen permitiendo que se produzca la síntesis de la leche y luego el bebé en el pecho estimula el seno desencadenando el reflejo de eyección de leche esto suba El hipotálamo en el cerebro los niveles más bajos de dopamina estimula la producción de prolactina y la estimulación de la hipófisis posterior estimula la liberación de oxitocina

La pérdida de progesterona que también es importante para la lactancia, puede influir en el estado de ánimo de la madre.

Me gusta enseñar que hay un ciclo de tres pasos para el éxito de la lactancia materna bajada de la leche, afianzamiento y extracción de la leche

La bajada de leche. la leche se sintetiza en los alvéolos  que están rodeados por lactocitos que sintetizan leche, luego esos lactocitos están rodeado por células mioepiteliales en forma de banda elástica; Estas son las células musculares. cuando se estimula el reflejo de eyección de la leche está células mioepiteliales se contraen y en realidad arrojan leche a través de los pequeños tubos hasta la areola y el pezón para que el bebé se puede alimentar.

La misma oxitocina es en realidad la que dilata sus conductos para facilitar el paso de la leche si no hay la leche de los conductos nunca va a llegar al bebé. El reflejo de eyección de leche esta dado por la oxitocina.

Anuncios

El estrés, las emociones y el comportamiento maternal.

Pongamos de ejemplo a las vacas, si la estás ordeñando y les causan algún tipo de estrés dejan de eyectar leche. Lo mismo nos pasa a las mujeres. El estrés puede causar que disminuya los niveles de oxitocina por lo que disminuye la cantidad de leche que le transfiere una madre a su bebé.

Una nueva madre que se encuentra estresada, va a estar insegura de la cantidad de leche que le transfiere a su bebé. Entonces la oxitocina baja y disminuye la leche que le llega al recién nacido y este jala más fuerte y la mami se siente más inquieta. Si en ese momento, la mami recibe un buen comentario qué la hace reír o sentirse bella, podrás ver cómo en ese momento baja la leche pues la oxitocina es la hormona de la felicidad.

Extracción. mientras más se vacían los lóbulos más leche se produce, es por eso que es importante que la madre y el bebé esten juntos. Si una madre se encuentra lejos de su bebé y tiene los senos congestionados pues se deja de producir leche ya que no hay donde almacenarla.

Depresión y comportamiento infantil

Exposicion a la depresion en el utero asociada con diferencias del lactante.

  • Madurez neuromuscular neonatal. Los bebés de madres deprimidas en el embarazo tienen menor madurez neuromuscular, por lo que es más difícil el inicio de la lactancia
  • Comportamiento temprano de la succión. Es importante que la primera mamada sea temprana y que la madre tenga alguna orientación previa sobre lactancia para evitar tener mayores preocupaciones.
  • Temperamento infantil. El bebé de alta demanda causa más síntomas de depresión en la madre si no sabe cómo cuidarlo. La depresión de la madre afecta más el comportamiento del bebé y se convierte en un ciclo vicioso.

Los diferentes comportamientos de la madre frente al bebé también afecta a la lactancia. Es importante vigilar el nivel de sensibilidad, intrusismo, retirada, compromiso infantil. La madre ansiosa no puede ver lo que necesita el bebé, es más sensible pero menos comprometida frente al bebé.

Ser madre es la responsabilidad más grande que un ser humano puede tener, como mamá te puedo decir que también me canso y pierdo la paciencia porque soy humana y ya al final de la noche mi humor comienza a cambiar.

Neuroesteroides que contribuyen a la depresión perinatal

Se necesita perder progesterona para producir leche, esta hormona es la que evita la salida de leche en el embarazo aun cuando la prolactina esta elevada.

Estrona, estradiol y estriol que son estrógenos. Aumentan a lo largo del embarazo, esto tiene un efecto grande en el cerebro de la mujer. Esto tiene mucha influencia de cómo las madres sienten y piensan luego del parto.

Alopregnanolona. Aumenta en conjunto con la progesterona. Durante el embarazo aumenta mucho por lo que la mujer siente mucho cansancio y sueño, luego del parto disminuye considerablemente. Es responsable del baby blues que muchas mujeres experimentan.

Receptores GABA. Son responsables de que la progesterona disminuya.

Oxitocina. Cuando se libera durante la lactancia se une al nervio vago no mielinizado y hace que la madre quede en esa posición todo el tiempo que el bebé lo necesite, así como la pareja se acuesta junta y duerme junta después del coito. Además hay mayor reactividad al estrés, depresión y ansiedad. Cuanto mayor nivel de depresión, menor los niveles que produce de oxitocina.

Fuente: ilactation

Marketing digital

A la hora de tener un negocio online es importante crear e implementar buenas estrategias de marketing y de esa forma subir las posibilidades de tener éxito.

Cómo obtener más Me gusta en Instagram: Lo que se debe y lo que no se debe

Los profesionales de marketing de Instagram te dirán que, por lo general, pueden decir en los primeros cinco minutos si una publicación de Instagram funcionará bien o no, si esa publicación volará o morirá. El algoritmo de Instagram favorece las publicaciones que reciben muchos “me gusta” y comentarios rápidamente, y muestra esas publicaciones a más […]

Categorías
maternidad

Manejo del estrés materno

Anuncios

Desde que somos niñas, nos dicen que debemos ser buenas madres y buenas esposas. Cuando vamos a ser madres nos hacemos todas las expectativas de lugar, pensamos en el parto natural y que vamos a amamantar a nuestro bebé.

Luego, nos encontramos con una herida por cesárea muy dolorosa y ya le dieron tetera al bebé por lo que es muy difícil que se prenda al pecho. Entonces, nos sentimos frustradas porque se ha derrumbado todo lo planeado.

Y qué decir de la casa, trabajo, el esposo que también exige tiempo? Las mujeres debemos realizar tantas actividades que nos olvidamos de nosotras mismas. Entonces, viene el sobrepeso, el cansancio, dejamos de arreglarnos el pelo y las uñas.

Esto tiene una palabra “ESTRÉS”. Sí, eres madre pero también eres un ser humano que siente y se enferma. Debemos aprender a reconocer cuando nos estamos descuidando a nosotras mismas.

Cómo manejar a un niño pateando y mordiendo

Este comportamiento, aunque frustrante y vergonzoso, no es infrecuente entre los niños pequeños. Es una fase normal que atraviesa la mayoría de los niños y es sobre todo una salida para su frustración por no poder expresarse cuando las cosas no salen como quieren.

Nuestra felicidad y la de nuestros hijos

El mejor predictor del estrés de un niño radica en el estrés de las personas que lo rodean. Si quieres un niño estresado e infeliz, pon a su alrededor adultos estresados e infelices.

Es la importancia e nuestras propias emociones. El niño necesita padres fuertes y estables que lo puedan ayudar a ser felices.

Cuando tus hijos hagan un berrinche, para y piensa, cómo me siento yo? Porque tu hijo lo expresa pero en ocasiones los padres no. En muchas ocasiones nuestro estado emocional es igual que el de ellos, estamos igual de frustrados y enojados aunque no hagamos un berrinche.

Qué queremos los padres para nuestros hijos? Que sean felices.

Y qué significa esto? Que sepan resolver los problemas, que regulen sus emociones, que no dejen que el miedo los haga rígidos, que no dejen que el enojo los haga lastimarse a ellos o a los demás.

Primero, nosotras como madres debemos aprender a manejar nuestras emociones para luego, enseñarles a ellos como hacerlo.

Anuncios

Los valores personales.

Siéntate tranquila cuando tus hijos están durmiendo y nadie te interrumpa. Piensa, que es importante para tu familia? La honestidad, el respeto, la unión familiar. A partir de ahí, podrás saber en que vas a trabajar con tu familia.

Nota, que si uno de tus valores es la salud y la vida activa. Tu no puedes levantarte a ejercitarte solo 3 veces al mes. No hay coherencia entre tus valores y tus acciones.

Saber que es importante para nosotras como madres felices, nos va a poder manejar muchas situaciones. Por ejemplo, si la union familiar es importante, se hara mas facil poder decidir cuando nuestro adolescente nos pida saltarsela y salir con sus amigos.

¿Qué quieres realmente para tus hijos?

Conocer las características de tus hijos es importantísimo, en ocasiones no aceptamos que el segundo hijo no aprendió a caminar tan rápido como el primero y por ello lo discriminamos pensando que es retrasado.

Conoce las buenas y no tan buenas características de cada uno. Así podrás aprender a quererlos tal y como son.

Conocer a nuestros hijos nos hace madres empoderadas y nos permite hacer más por ellos.

Conoce las buenas y no tan buenas características de cada uno. Así podrás aprender a quererlos tal y como son.

¿Por qué es tan Difícil ser Padres?

Lo difícil no es siempre algo malo. Es difícil porque nos exige más de nosotros mismos. Es difícil porque nos pone en una posición vulnerable.

De repente te encuentras con un hijo que hace berrinches y que golpea. Es difícil amarlos en ese momento.

Es difícil aceptar y amar al otro como es. Amar al hijo que sufre alguna limitación.

Piensa y escribe “Me hubiera gustado que mi hijo fuera…”

  • Me hubiera gustado que mi hijo fuera mas inteligente
  • Me hubiera gustado que mi hijo fuera mas bueno en los deportes
  • Me hubiera gustado que mi hijo fuera menos desobediente
  • Me hubiera gustado que mi hijo fuera mas sensible
  • Me hubiera gustado que mi hijo fuera menos cobarde

Nos va a ayudar a aceptar aquellas limitaciones que, de momento mejor ignoramos para tratar de desaparecer. Aceptando a nuestros hijos como son, nos permite amarlos más..

La resiliencia

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona o un grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento. Durante mucho tiempo, este tipo de respuestas eran consideradas como inusuales o patológicas. Sin embargo, […]

Aprendiendo sobre la Identidad de Madre

A medida que aprendemos a conocernos, vamos a apuñar la identidad de madre.

La identidad de madre te permite tomar mejores decisiones para tus hijos. Sabes que eres capaz como madre y que no.

La identidad de madre se desarrolla a lo largo de tu vida como madre. Asi que, una mujer que no es madre no tiene identidad de madre

Qué define tu identidad de madre?

Embarazo, parto y postparto. Las expectativas que tienes cuando estás embarazada acerca de la maternidad. Si tuviste compañía o no en el postparto.

La personalidad de tu hijo. No eres la misma madre con el primer hijo que con el tercero. Asi como ellos son diferentes, tú también tienes una relacion diferente con cada uno.

Tu infancia. Con quien pasabas más tiempo si con tu padre o madre, quien te regañaba, tu relación con tus hermanos

Mirando hacia Adentro para Conectarnos

uno de los factores más importantes es la conexión que generamos con nuestros hijos. No solo te relacionas con otros, también contigo mismo. Debemos aprender a relacionarnos con nosotras mismas para luego relacionarnos con nuestros hijos.

Si logramos reconocer nuestras emociones, seremos capaces de que nuestros hijo lo reconozcan.

El hemisferio izquierdo del cerebro se encarga del lenguaje y el hemisferio derecho de las sensaciones. En la medida que tu hijo le ponga nombre a esas emociones será capaz de reconocerlas.

Asi que cuando estas enojada o alegre, dile a tu hijo como te sientes. Cuando el tiene un logro dile “estoy feliz porque lo lograste”, si te sientes enojada mirale y dile “me acabo de enojar”.

Preguntale como se siente cuando le quitan un juguete o cuando hace un berrinche. En la medida que lo reconozcan podrán manejarlo mejor. Es inteligencia emocional.

Mindfulness

Esta palabra significa poner atención al momento presente sin juicios y sin intentar cambiar nada para poder tomar decisiones. Para mejorarlo se necesita hacer ejercicio mental, poner atención a lo que queremos. Se trata de pausar, respirar y decidir que queremos cambiar.

Implica tener un ancla, cuando estés divagando, usa esa frase que te permite volver a enfocarte en lo que es verdaderamente importante.

En el momento que gritas a tu hijo desesperada no puedes cambiar su comportamiento. Debes ser capaz de respirar, poner atención al momento y tomar la decisión que mejor convenga tanto a tu hijo como a ti.

Ayuda mucho la meditación, con solo 3 minutos de meditación podrás ser capaz de enfocarte y regresar a ti como madre capaz de controlar todo lo que te rodea.

Se trata de pausar, respirar y decidir que queremos cambiar.

Prácticas Diarias para Disfrutar más tu Rol de Madre

Cuando te encuentres con tus hijos luego del trabajo y escuela. Dediquen 5 minutos para hablar de cómo les fue en el día, qué les gustó o disgustó, en ese momento no hagas otra cosa, pon atención a lo que te dice, se sentirá muy importante.

Una rutina sagrada. Puede ser la oración de la mañana o la noche, o simplemente una comida del dia. Ese momento que no dejarán de tener juntos en el dia. Te permitirá disfrutar de tus hijos a pesar de que todos tengan actividades separados durante el día.

Recuerda encontrar un momento para ti. Poder disfrutar de un momento para ti, te ayudará a tener más energía para ellos. Una madre cansada no será capaz de amar felizmente. Dedica un momento para ti sola, sea para meditar o tomar un baño con agua tibia pensando solo en ti.

Recuerda tu felicidad de cuando eras niña. Juega con tus hijos esos juegos de tu infancia, llevalos a esos lugares que te hicieron feliz, háblales de tus anécdotas.

Encuentra un hobbie. Algo que puedas hacer en casa, mientras los demás juegan en casa. Sea escribir, bordar, pintar.

Escribe un diario. Te permite desahogarte. Escribe qué sentiste cuando tu hijo hizo un berrinche o cuando te enteraste que necesita más ayuda para aprender matemáticas.

Busca apoyo. El grupo de mamás del colegio, tu hermana, la amiga de infancia. Alguien a quien puedas contar como te sientes, que esté viviendo algo parecido a lo que tu vives.

Anuncios

Cómo disfrutar el rol de madre?

Cultiva calma, buen humor. Cultiva valores.

Siente. Nota como te sientes. Identifica tus necesidades.

No te estreses. Si te estresas, regresa y medita cómo cambiarlo.

Date la oportunidad de disfrutar. Disfruta cada momento. Da gracias por la salud, por los valores de tu familia.

Date chance. No eres perfecta, pero vuelve a intentarlo. Si perdiste la calma en la mañana, vuelve a intentarlo en la tarde.

Si queremos niños felices, necesitan adultos felices. Si queremos niños no estresados, necesitan adultos no estresados.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Anuncios
Categorías
Lactancia

Recomendaciones nutricionales para la mujer lactante

Anuncios

La lactancia, junto con el embarazo, es un periodo en el cual tienen lugar una serie de cambios fisiológicos, emocionales y ambientales. Estos cambios o alteraciones requieren llevar a cabo ciertos ajustes en la alimentación.

El fin es permitir un correcto desarrollo del bebé y que la madre mantenga un estado óptimo salud. Es por ello que las recomendaciones nutricionales durante la lactancia difieren en algunos aspectos de las que se dan en otras etapas de la vida de la mujer.

¿Por qué dar el pecho y no elegir fórmulas artificiales?

Uno de los grandes motivos para elegir la lactancia materna como modo de alimentación del recién nacido es el impacto positivo que esta tiene sobre la salud tanto del bebé como de la madre.

Entre los múltiples beneficios que la leche materna aporta al bebé, cabe resaltar la protección frente a la incidencia de ciertas patologías a largo plazo, como las enfermedades autoinmunes, la diabetes mellitus o la obesidad. El menor riesgo de infecciones, dadas las perfectas condiciones de higiene en las que se encuentra la leche materna, o la protección psicológica.

En cuando a la madre, la lactancia se relaciona con menor riesgo de padecer algunas enfermedades como la diabetes mellitus tipo ll, el cáncer de mama y el cáncer de ovario. También se asocia con un riesgo menor de padecer depresión  y hemorragias uterinas posparto, y con una mejor recuperación del peso corporal y la silueta.

Además, hay que destacar que la leche está adaptada a las necesidades nutricionales del bebé en cada momento de su desarrollo.

Por estos motivos, salvo que haya alguna contraindicación médica, los expertos de diferentes organizaciones, como la OMS, recomiendan que se amamante de forma exclusiva hasta los 6 meses, “con el fin de ofrecer a sus hijos un crecimiento, desarrollo y salud óptimos”. Asimismo, recomiendan continuar con la lactancia materna junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años de edad.

Anuncios

Recomendaciones nutricionales

Dado que la producción de la leche supone un coste de energía y de nutrientes, es importante que los aportemos mediante la dieta para evitar que estos se cubran totalmente a expensas de las reservas de la madre. Para garantizar una correcta nutrición debemos tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Aporte calórico suficiente. Si hablamos en términos de energía, para una correcta producción de leche deberemos aumentar, de media, unas 500 Kilocalorías al día, y estas deben provenir de alimentos saludables.
  • Aumentar el aporte de hierro. Para ello, es preciso incluir en la dieta alimentos ricos en este oligoelemento, como la carne, el pescado, los huevos y las legumbres. Además, para mejorar su absorción, se deben incluir alimentos con alto contenido en vitamina C, como el pimiento, el brócoli, el kiwi, los cítricos…
  • Aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal, potenciando el consumo de frutas y verduras crudas y de temporada.Este grupo de alimentos son una buena fuente de vitaminas y minerales especialmente necesarios en esta etapa, como el ácido fólico, la vitamina A, la vitamina C o vitaminas del grupo B, entre otras.
  • Incrementar el aporte de calcio. Para ello, podemos aumentar el consumo de lácteos (leche, yogures y quesos), incluyendo entre 4 y 6 raciones al día, o incluir otros alimentos ricos en este mineral, como las verduras de hoja verde, los almendras, las legumbres y las sardinillas en conserva.
Tips de lactancia

Más recomendaciones nutricionales

  • Consumir grasas de calidad. Estas las podemos incluir por medio del consumo de aceite de oliva virgen extra, pescados grasos, aguacate, frutos secos y semillas. Debemos evitar que las fuentes de grasa provengan de la ingesta de bollería, embutidos, precocinados y otros ultraprocesados.
  • Mantener una buena hidratación. El agua es el componente de mayor proporción en la leche materna, por lo que las necesidades estarán aumentadas en función de su producción. Pero no os preocupéis, no hay una cantidad fija establecida, basta con hacerle caso a nuestro mecanismo de la sed y que la fuente de hidratación sea la adecuada (agua).
  • Evitar alimentos ultraprocesados. Estos productos alimenticios suelen estar repletos de ingredientes de mala calidad (aceites refinados, azúcar, grasas hidrogenadas…), que son perjudiciales para la salud, tanto del neonato como de la madre.
  • Evitar las bebidas alcohólicas, la cafeína y el tabaco. Estas sustancias pasan al bebé por medio de la leche y tienen efectos adversos en su salud.

También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito. Cuéntanos cómo te ha ido en la lactancia y que es lo que te ha resultado.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Anuncios
Categorías
Crianza

Cómo practicar colecho de manera segura

Lo primero que quise comprar cuando me enteré que estaba embarazada fue la cuna. Una hermosa cuna funcional, la cual está abandonada en la otra habitación, a la espera de que mi bebé la pueda usar. Es muy difícil para una mamá que trabaja y estudia como yo que tenga que levantarse de noche a dar el seno.

Tumbona sensorial para bebé | 

Un consejo que puedo darte es practicar el colecho, para lo cual debes estar de acuerdo con tu pareja, te permitirá descansar mejor pues tu bebé va a dormir más y le ayudará a regular mejor su temperatura. Y ni hablar de el amamantamiento, dar la teta acostadas de lado es mi favorita.

Aquí están algunas condiciones que debes cumplir para que el colecho sea seguro y no conlleva a algún peligro para tu bebé.

1. No ser fumadora
2. Estar sobria (ni drogas, ni alcohol ni otras sustancias que puedan darle sueño)
3. Estar amamantando

Baby Delight Beside Me Dreamer Cuna y cama para dormir

Su bebé necesita


4. Ser un bebé sano y nacido a término
5. Dormir sobre su espalda cuando no está siendo amamantado
6. No estar envuelto y vestir un pijama ligero Y los dos necesitan
7. Dormir en una superficie segura

Y no te preocupes, practicar el colecho no te quitará nada, al contrario aumentará la relación que tienes con tu bebé. Y también con tu esposo, pues descubrirán otros rincones de casa para sus juegos nocturnos.

Anuncios
Categorías
Alimentación infantil

Trozos o papillas para el bebé?

Papillas

El método tradicional, es el más usado, en este se ofrecen los alimentos triturados, mami es quien controla la cantidad que lleva a la boca del bebé.

Se inicia con alimentos de consistencia blanda tipo compota o puré y la textura se va modificando gradualmente a medida que el niño crece.

Este genera más confianza en los padres por el miedo a los atragantamien butos.


🥄 Bueno cuando ofrecemos las PAPILLAS (incluyo cremas, colados, jugos) no se aprovecha las vitaminas y minerales necesarios.
🥄 El bebé no distingue el alimento que se le está dando.
🥄 No estimula sus sentidos. Todo le sabe y huele igual. Y no diferencia textura y color.
🥄 No desarrolla la coordinación ojo-mano-boca, porque casi siempre se lo ofreces tú en cucharilla.
🥄 No se divierte. Es aburrido. Y a la tercera cucharilla, ya no quiere más. (Y dime si no es verdad???).

BLW

El BLW ( baby led weaning/ Alimentación autorregulada) es una manera de iniciar la alimentación complementaria, teniendo como principios la autonomía, confianza, respeto y atención a las necesidades del bebé. Esta técnica se llama Baby Led Weaning, es dejar que el propio niño decida que comer y la cantidad, le permite desarrollar su mente pues tomará decisiones, también desarrolla la motricidad fina al agarrar la comida con sus manos. El uso de la cuchara no es necesario desde un inicio, pero puedes dársela para que vaya practicando.

🍌Cuando ofrecemos los alimentos en TROZOS🥦🥕🍎🍐 se están aportando las calorías y nutrientes necesarios para su alimentación ideal.
🥑Se ingieren en cantidades adecuadas, las vitaminas y minerales aportadas por los alimentos.
🥔El bebé podrá distinguir por su textura, sabor, color y aroma de que alimento se trata.
🍗Se estimula la coordinación ojo-mano-boca.
🥞El bebé se distrae y pone interés en la comida.

descarga (28)
images (16)
Baby Led Weaning

BLISS

El método BLISS

Es un complemento del método Baby Led Weaning. 

introduce los alimentos sólidos en la nutrición del bebé de forma individual y no mezclados en puré. Además, se trata de que el niño los tome y no se los des tú. Los alimentos tienen que tener un tamaño adecuado para evitar atragantamientos y no debes ofrecerle en la misma comida demasiados tipos de alimento.

Poner al bebé a comer con el resto de la familia y dejar que coja con las manos los mismos alimentos que comemos nosotros adaptado a sus necesidades, es una forma distinta de introducir los sólidos en su dieta.

No te preocupes por el atragantamiento, lo que debes hacer es acompañarle mientras come, y si la familia come unida al bebé le dará más deseo de comer pues seguirá el ejemplo de los padres.

Como prepararlos? lo mejor es comida al vapor, cortada en trozos que pueda tomar con sus manos. Hazla vistosa combinando colores y texturas. Recuerda incluir un alimento nuevo a la vez para evitar alergias. Puedes revisar mi artículo sobre Baby led Weaning para orientarte más.

Lo único es que con la papilla, tú controlas más la limpieza, pero por favor “déjalo ser” , después limpias y papito colabora.

Categorías
Lactancia

Patologías de lactancia: Mastitis

Cuando la infección local (galactocele) se generaliza se produce la mastitis. Ésta se manifiesta con dolor, calor y enrojecimiento de la mama. Puede dar fiebre y malestar general con náuseas y vómitos Desde el punto de vista médico, las mastitis constituyen la principal causa de destete precoz. Pueden producirse en cualquier momento de la lactancia, aunque el 75-95% ocurre en las primeras 12 semanas.

La mastitis es una inflamación del seno que puede ocurrir cuando se obstruye un conducto lácteo o se desarrolla una infección mamaria. Esta afección puede volverse muy dolorosa, especialmente si se deja sin tratamiento durante un largo periodo. Durante el tratamiento, el objetivo principal es aliviar el dolor.

Los principios del tratamiento de la mastitis son asesoramiento de apoyo a la madre, vaciamiento eficaz de la leche, tratamiento antibiótico y tratamiento sintomático (antiinflamatorios o analgésicos). Es importante no interrumpir la lactancia ya que agravaría el problema.

Se debería realizar un análisis microbiológico de la leche de cualquier mujer lactante que refiera dolor en el pecho injustificado, grietas y/o mastitis recurrentes, teniendo todos los puntos anteriormente descrito cubiertos se podría proceder a la recogida de muestra de leche destinadas a un análisis microbiológico se debe efectuar mediante expresión manual en un envase estéril; la única precaución previa que cabe considerar es el lavado de las manos con agua caliente y jabón/detergente, y un secado con una toalla limpia o con una toallita de un solo uso.

descarga (15)

Para este tipo de análisis es suficiente con una muestra de 1 ml. El hecho de descartar o no las primeras gotas no parecen afectar al resultado del análisis.

¿Como Aliviar el dolor causado por la mastitis?

1. Amamanta a tu bebé tan seguido como puedas pero con bastante cuidado. Si tu seno se encuentra lleno de leche, el dolor de la mastitis aumentará. Por lo tanto, debes drenar el seno para ayudar a reducir el dolor. El dolor disminuirá si tus pechos se encuentran lo más vacíos posible. Si te resulta muy doloroso amamantar a tu bebé, debes utilizar un extractor de leche.

Comienza a amamantar con el seno adolorido. Si esta acción te resultar demasiado dolorosa, debes comenzar con el otro seno. Una vez que tu leche comience a fluir bien, debes cambiar al seno afectado hasta que lo sientas suave. Si tu bebé no logra acabar la leche del seno durante la lactancia, debes extraerla hasta que el seno se vacíe por completo.

Tu bebé puede mostrarse renuente a succionar el seno afectado. Esto no ocurre porque exista una diferencia en cuanto a la leche, sino que tu bebé sentirá distinta la textura del seno. Extrae un poco de leche del pezón para estimular la lactancia.

2 Utiliza compresas calientes para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Aplícalas sobre el seno afectado durante 15 minutos antes de comenzar la sesión de lactancia. De esta manera, ayudarás a reducir la inflamación y harás que la leche fluya más libremente.

Utiliza toallas calientes que se hayan secado recientemente en la secadora para aplicar calor. Además, puedes utilizar paños calientes y húmedos. Debes repetir este proceso por lo menos 3 veces al día.

 3. Toma analgésicos para tratar la fiebre y el dolor. Consulta a tu médico y que éste te indique aquellos analgésicos antiinflamatorios que pueden ayudarte siempre y cuando sean compatibles con la lactancia. Debes buscar aliviar el dolor durante la mastitis para acelerar la curación.

No te recomendamos que utilices aspirina debido a que tiene propiedades adelgazantes de la sangre que pueden afectar negativamente a tu bebé. La aspirina puede hacer que tu bebé contraiga el síndrome de Reye (una enfermedad rara pero grave).

 4. Alternar compresas calientes y frías.  Aunque las compresas calientes estimulan la producción de leche materna, las frías ayudan a aliviar el dolor durante la lactancia al disminuir la producción de leche. Además, las compresas frías adormecen temporalmente el dolor. El calor húmedo (de en un paño caliente) es más eficaz que el calor seco (de una almohadilla térmica, por ejemplo).

Puedes elaborar una compresa fría a partir de cubitos de hielo triturados en una bolsa de plástico y una toalla fina y suave para proteger tu piel. Además, puedes utilizar una bolsa de frutas o vegetales congelados. Sujeta la compresa congelada contra tu seno hasta que se descongele (durante aproximadamente 10 o 15 minutos).

5. Toma duchas o baños calientes con frecuencia durante el día. Masajea el seno afectado mientras te duchas con agua caliente. El calor del agua aumenta la circulación y estimula la curación, mientras que el masaje ayuda a destapar los conductos mamarios. Dirige el agua de la ducha hacia el seno afectado. Configura la temperatura del agua hasta que se encuentre lo más caliente que puedas tolerar. Debes remojar tus senos con sales de baño Epsom para acelerar la curación y aliviar el dolor.

6. Masajea el seno antes de amamantar a tu bebé. De esta manera, aumentarás la circulación y estimularás el reflejo de bajada de leche (lo que permite que la leche fluya libremente). Asegúrate de masajear suavemente. Si manipulas bruscamente tus senos, puedes empeorar la inflamación.

Utiliza dos de tus dedos para encontrar el área de tu seno que más te duela. A partir de este punto, debes frotar suavemente realizando un movimiento circular. Primero debes mover tus dedos hacia la derecha; luego, hacia la izquierda. Repite este procedimiento con regularidad durante el día y desde ángulos diferentes. El masaje ayuda a drenar la leche que se acumula y que obstruye los conductos.

7. Amamanta a tu bebé con frecuencia.Trata de realizar esta operación por lo menos cada 2 horas. Debes vaciar el seno para acelerar aún más la recuperación. Además, un seno lleno produce más dolor, por lo que la lactancia ofrece un alivio natural. Despierta a tu bebé durante la noche y las siestas largas para aumentar sus sesiones de lactancia.

Evita darle el biberón. Aunque el bebé se resista a mamar, debes seguir intentando con regularidad. No te desanimes si tu bebé no quiere lactar. Debes ceñirte a esta recomendación y continuar ofreciéndole tu seno a menudo.

8. Experimenta con varias posiciones para amamantar a tu bebé. De esta manera, ejercerás presión sobre varios conductos mamarios. Puedes incorporar almohadas durante las sesiones de lactancia para que obtengas una mayor comodidad y alivio del dolor.

Te recomendamos que te coloques por encima de tu bebé sobre tus manos y rodillas. Deja que tus senos cuelguen libremente desde tu caja torácica. Inclina tus senos sobre la boca de tu bebé hasta que se prenda de uno. Si estás en público, puedes probar una versión modificada. Coloca a tu bebé sobre tu regazo e inclínate un poco para que tus senos cuelguen. Esta posición drena los conductos de manera más eficiente que cualquier otra.

Recuerda que una obstrucción puede llevarte a una mastitis y esta a un absceso. Como madre lactante debes tener mucha disciplina.

¤.No extraerte hasta tanto la lactancia no esté establecida.

¤ No dejar que pasen mas de 3 horas durante las 24 horas del día sin estimular tus senos.

¤ Revisar tus mamas a diario.

¤ Visitar tu médico para cualquier anomalía a tiempo.

Como diferenciar la mastitis de la obstrucción?

Uno obstrucción puede ser una zona roja en el pezón y no da tanto síntoma general; a veces sentimos como que nos esta dando gripe, un poco de fiebre, malestar general y eso nos refiere que nos está dando infección.

Si tienes obstrucción te recomiendo: No te extraigas. Pon el bebé boca arriba en la cama y mami se pone a gatas encima del bebé, posicionando la zona roja hacia la barbilla del bebé para que se encargue de descongestionar. El hielo ayuda a que se desinflame ese conducto y mejoras pronto. También se recomienda masajear con un peine grueso desde la base del seno hacia el pezón.Igual he escuchado por ahí una hoja de repollo fría que ayuda a la inflamación.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Patologías de lactancia: Perla de leche

Anuncios

Continuando con las patologías de la mama en la lactancia, continuamos hablando de la perla de leche, o poro del pezón bloqueado. Se produce cuando un poco de piel crece en la apertura de un conducto de leche y la leche se acumula en esa zona.

Se suele mostrar como un punto doloroso blanco, transparente o amarillo en el pezón o la areola y el dolor tiende a concentrarse en ese lugar y justo detrás de él. Si comprimes el pecho para hacer que la leche baje por los conductos, el punto normalmente sobresale.

Las perlas de leche pueden ser persistentes y muy dolorosas durante las tomas y pueden permanecer durante varios días o semanas para luego desaparecer espontáneamente cuando la piel se desprende de la zona afectada. Sin embargo, a veces es necesario tratarla para que desaparezca, sobre todo debido a lo mucho que duele y porque puede llevar a una obstrucción mamaria y causar mastitis.

También puede ser causada por una obstrucción mamaria que ocurre en el pezón (en la apertura de un conducto). Lo que ocurre es que la leche se seca y se endurece en la zona impidiendo la salida de la leche que se acumula detrás.

Otra causa puede ser la candidiasis del pezón. En este caso el dolor suele extenderse a todo el pezón (e incluso el pecho) y no solo al punto blanco. También suele presentar más de una perla de leche.

También puede ser debido a una infección bacteriana. Esto no debe confundirse con una ampolla en el pezón causada por fricción del mismo. Este tipo de ampolla suele ser de un color rojo y marrón (ampolla de sangre) y puede ser causada por fricción debido a un mal agarre, un mal ajuste del sacaleches o un mal uso de una pezonera.

Otro motivo de perla de leche es extraer muy frecuentemente, madres que necesitan trabajar y se extraen muy seguido para poder hacer su banco de leche. Se lastima el pezon por mal colocación del extractor o sacaleches.

La forma de tratar esta ampolla es mediante la corrección de la causa (mejorar el agarre, ajustar la pezonera (o dejar de usarla), ajuste del sacaleches).

Perladeleche.jpg

Tratamiento:
Lo primero es averiguar la causa para evitar que, una vez tratada, la perla de leche recurra.
Aplicar sobre el punto blando compresas calientes (ten cuidado de no quemarte) justo antes de una toma.

Esto ayudará a que el conducto se expanda lo cual ayudará a que ese “tapón” de leche que bloqueaba el conducto se desplace hacia fuera.

También te invito a conocer los beneficios de la leche materna. También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito. Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre. temas de mujer no olvides suscribirte.

Anuncios
Categorías
Lactancia

Beneficios de la leche materna

Pese a todos las cosas maravillosas que hemos logrado los humanos, no hemos sido capaces de crear un alimento mejor que la leche materna para los bebés. Ninguna leche de fórmula cubre las necesidades del bebé tan bien como la leche materna.

Son muchas las madres que tienen su bebé y desean lactar de manera exclusiva; sin embargo, no lo hacen debido a falta de información. Es importante que te eduques y lo hagas buscando información de fuente segura. Aquí te dejo algunos de los beneficios que tiene la Lactancia Materna Exclusiva para el bebé y para todos.

Para el bebé:

  • Proporciona al bebé una salud física óptima. Fácil digestión por lo que el intestino madura eficazmente, menor índice de estreñimiento. Verás una piel limpia y bajo índice de desnutrición y obesidad.
  • Proporciona todos los nutrientes que necesita para su desarrollo adecuado según la edad
  • Suple las necesidades de agua
  • Crea inmunidad. Proporciona inmunidad contra enfermedades como las alergias. Protege contra enfermedades como la diabetes.
  • Ayuda al reconocimiento del bebé hacia la madre por el apego positivo que se desarrolla. Este vinculo hermoso es resultado de mayor autoestima en los niños.
  • Desarrollo físico y cognitivo superior. Óptimo desarrollo de la inteligencia.
  • La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Coordinación muscular, bases para el habla, comunicacion
  • Sensación de seguridad, calor, consuelo, tranquilidad, amor. Son felices!
  • Menor incidencia de enfermedades por manipulación de envases sucios y aguas contaminados: como diarrea y cólicos
  • Tetanalgesia. Supongamos que vacunan a tu bebé, lo pegas al seno y calma el llanto. Es porque sienten seguridad, calor, amor, protección , lo que disminuye cualquier miedo o dolor que puedan estar sintiendo en ese momento. Además, la leche materna tiene, entre otros muchos componentes, lactosa, un nutriente que contribuye a reducir el dolor.
Anuncios

Para la madre:

  • Favorece que el útero vuelva a su tamaño después del parto ayudando con el autoestima al recuperar rápidamente la bella figura.
  • Amenorrea: ausencia de periodo. Implica reducción de la fertilidad, esto si das el seno a libre demanda, todas las veces que el bebé lo pida y el tiempo que lo pida.
  • Promueve el vínculo madre-hijo. Tiene una relación más feliz con su bebé, ya que al amamantar está liberando prolactina que ayuda a conciliar el sueño, también oxitocina que es la hormona del amor.
  • Está relacionada con menor depresión postparto, no es que no habrá depresión, pero si aparece será menor y más fácil de tratar
  • Más sencillo que la alimentación artificial: la madre no tiene que medir, batir, lavar biberones.
  • Mayor ahorro en comprar menos accesorios, además de que hay menos ingresos hospitalarios a la mami y el bebé.
  • Madre menos cansada debido a que no tiene que gastar tiempo en la preparación de alimentos.
  • Aumento en la confianza. Se siente buena madre al cubrir las necesidades de su bebé.
  • Pérdida de peso. Cuando damos el pecho, el cuerpo usa la grasa acumulada durante el embarazo para fabricar leche
  • Protección contra el cáncer, artritis, osteoporosis y otras enfermedades. Mientras más tiempo amamantas mayor es el efecto protector contra el cáncer de mama.

Para la familia:

  • Menos gastos económicos: debido a que se ahorra en compra de fórmulas y agua potable; además se invierte menos en gastos médicos debido a menos enfermedades en la madre y el bebé.
  • Mas unión entre los miembros, pues todos se pueden integrar al cuidado del bebé
  • La madre tiene más tiempo para la socialización con los demás miembros debido a que gasta menos energía en la preparación de alimentos

También puede interesarte leer “Beneficios de la lactancia materna para el padre.”

Para la sociedad:

  • Está demostrado que la lactancia materna aumenta la defensa a enfermedades y disminuye el riesgo de muerte súbita en el lactante. Por ello, la OMS en las Metas del Milenio recomienda la lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses para reducir la mortalidad infantil.
  • Contribuye a la formación de individuos sanos.
  • Debido a que el lactante se siente protegido desarrolla un alto autoestima.
  • Convivencia medioambiental: menos basura, no desperdicia agua
  • Economía

Si quieres saber mas sobre leche materna puedes leer sobre Beneficios de la leche materna, además te ofrezco algunos Tics de lactancia. También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito.

Si tienes preguntas o comentarios dejalos aquí, cuéntanos tus experiencias con la lactancia. Si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de mujer no olvides suscribirte. 

Anuncios