Categorías
maternidad

Lactancia y depresión postparto

En este artículo vamos a revisar la relación entre lactancia y depresión postparto; también explicaremos los mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia. Al finalizar seremos capaces de diseñar estrategias para tratar la depresión y apoyar la lactancia continua. Es más hacia el perfil médico, lo escribo con la intención de que el personal de salud pueda tratar estas patologías.

Anuncios

Comprender la relación entre lactancia y depresión postparto

Entre los muchos beneficios de la lactancia incluyen un riesgo menor de depresión postparto a la madre. Sin embargo, la ansiedad impide la lactancia.

Entre las dudas de las madres están saber si el bebé está recibiendo suficiente leche, si usa una buena técnica, si sube de peso adecuadamente. Las madres que lactan exclusivamente a pesar de las múltiples barreras que se les presenta, están de mejor forma emocional y mentalmente y tienen mayor apoyo de los familiares y otras personas cercanas.

La interrupción de la lactancia es más común entre las mujeres con síntomas de depresión. Las mujeres que dejan de amamantar por falta de apoyo sufren más de depresión, la mujeres que dejaron de amamantar por algún inconveniente tuvieron menor puntaje de depresión según la puntuación de Edimburgo. Esto solo destaca el hecho que el dolor o la soledad se asocian fuertemente a la depresión. Fuente: Estudio realizado en 2015. Journal of Advanced Nursing.

Donde vivimos, el acceso a alimentos y agua potable son indicativos de si una madre va a padecer depresión. Arreglar las dificultades de vida a permitirá que una madre pueda dedicarse a cuidar de su bebé y no tendrá que preocuparse de otros problemas.

Igualmente es importante identificar los síntomas de preocupación en el embarazo, la madre insegura acerca de las condiciones en que recibirá a su bebé es más propensa a sufrir de depresión.

Mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia.

Fuente: Ilactation

La oxitocina y prolactina son las dos hormonas clave involucradas en la producción de leche materna.

Necesitamos una madre y un bebé para que tenga éxito la lactancia. las hormonas clave en la lactancia materna son la prolactina y la oxitocina; la prolactina estimula la síntesis de leche, los leucocitos producen leche cuando la prolactina está presente, la oxitocina causa secreción de leche.

Durante el embarazo, la progesterona producida por la placenta, bloquea la síntesis de leche para que las madres no produzcan grandes volúmenes de leche mientras están embarazadas a pesar de que los niveles de prolactina altos.

También sabemos que el cortisol la tiroides la insulina y la hormona del crecimiento son importante para el desarrollo de los senos y la síntesis de leche.

los trastornos como la diabetes, la disfunción tiroidea pueden afectar la producción de leche materna después del parto la placenta de la progesterona desaparecen permitiendo que se produzca la síntesis de la leche y luego el bebé en el pecho estimula el seno desencadenando el reflejo de eyección de leche esto suba El hipotálamo en el cerebro los niveles más bajos de dopamina estimula la producción de prolactina y la estimulación de la hipófisis posterior estimula la liberación de oxitocina

La pérdida de progesterona que también es importante para la lactancia, puede influir en el estado de ánimo de la madre.

Me gusta enseñar que hay un ciclo de tres pasos para el éxito de la lactancia materna bajada de la leche, afianzamiento y extracción de la leche

La bajada de leche. la leche se sintetiza en los alvéolos  que están rodeados por lactocitos que sintetizan leche, luego esos lactocitos están rodeado por células mioepiteliales en forma de banda elástica; Estas son las células musculares. cuando se estimula el reflejo de eyección de la leche está células mioepiteliales se contraen y en realidad arrojan leche a través de los pequeños tubos hasta la areola y el pezón para que el bebé se puede alimentar.

La misma oxitocina es en realidad la que dilata sus conductos para facilitar el paso de la leche si no hay la leche de los conductos nunca va a llegar al bebé. El reflejo de eyección de leche esta dado por la oxitocina.

Puntuación: 1 de 5.

El estrés, las emociones y el comportamiento maternal.

Pongamos de ejemplo a las vacas, si la estás ordeñando y les causan algún tipo de estrés dejan de eyectar leche. Lo mismo nos pasa a las mujeres. El estrés puede causar que disminuya los niveles de oxitocina por lo que disminuye la cantidad de leche que le transfiere una madre a su bebé.

Una nueva madre que se encuentra estresada, va a estar insegura de la cantidad de leche que le transfiere a su bebé. Entonces la oxitocina baja y disminuye la leche que le llega al recién nacido y este jala más fuerte y la mami se siente más inquieta. Si en ese momento, la mami recibe un buen comentario qué la hace reír o sentirse bella, podrás ver cómo en ese momento baja la leche pues la oxitocina es la hormona de la felicidad.

Extracción. mientras más se vacían los lóbulos más leche se produce, es por eso que es importante que la madre y el bebé esten juntos. Si una madre se encuentra lejos de su bebé y tiene los senos congestionados pues se deja de producir leche ya que no hay donde almacenarla.

Depresión y comportamiento infantil

Exposicion a la depresion en el utero asociada con diferencias del lactante.

  • Madurez neuromuscular neonatal. Los bebés de madres deprimidas en el embarazo tienen menor madurez neuromuscular, por lo que es más difícil el inicio de la lactancia
  • Comportamiento temprano de la succión. Es importante que la primera mamada sea temprana y que la madre tenga alguna orientación previa sobre lactancia para evitar tener mayores preocupaciones.
  • Temperamento infantil. El bebé de alta demanda causa más síntomas de depresión en la madre si no sabe cómo cuidarlo. La depresión de la madre afecta más el comportamiento del bebé y se convierte en un ciclo vicioso.

Los diferentes comportamientos de la madre frente al bebé también afecta a la lactancia. Es importante vigilar el nivel de sensibilidad, intrusismo, retirada, compromiso infantil. La madre ansiosa no puede ver lo que necesita el bebé, es más sensible pero menos comprometida frente al bebé.

Neuroesteroides que contribuyen a la depresión perinatal

Se necesita perder progesterona para producir leche, esta hormona es la que evita la salida de leche en el embarazo aun cuando la prolactina esta elevada.

Estrona, estradiol y estriol que son estrógenos. Aumentan a lo largo del embarazo, esto tiene un efecto grande en el cerebro de la mujer. Esto tiene mucha influencia de cómo las madres sienten y piensan luego del parto.

Alopregnanolona. Aumenta en conjunto con la progesterona. Durante el embarazo aumenta mucho por lo que la mujer siente mucho cansancio y sueño, luego del parto disminuye considerablemente. Es responsable del baby blues que muchas mujeres experimentan.

Receptores GABA. Son responsables de que la progesterona disminuya.

Oxitocina. Cuando se libera durante la lactancia se une al nervio vago no mielinizado y hace que la madre quede en esa posición todo el tiempo que el bebé lo necesite, así como la pareja se acuesta junta y duerme junta después del coito. Además hay mayor reactividad al estrés, depresión y ansiedad. Cuanto mayor nivel de depresión, menor los niveles que produce de oxitocina.

Qué ayuda a la madre con depresión?

En las etapas tempranas, está demostrado que el apoyo de un familiar o amigo es importante para que la madre se sienta fuerte, pueda salir de la depresión y cuide bien a su bebé. Apoyar a la mami significa que otra persona se encargue del bebé un momento para que mami coma tranquila, tome un baño o duerma bien; igualmente ayudar con los quehaceres y prepara algo de comer.

Corregir problemas de postura, mal agarre que puedan interferir con la lactancia materna. Verificar que el bebé se esté alimentando bien.

Revisar que no haya alguna entidad orgánica que cause limitación para la lactancia.

Darle a la mami apoyo emocional, decirle que es buena madre y que sigue siendo hermosa.

Si se considera que padece algún signo de depresión, se debe poner en cuenta con un profesional de la salud, el cual va a desmitificar si es así y la tratará según sus necesidades.

Siempre hay que darle la oportunidad de comer y dormir bien, es un punto importante del cuidado. El padre juega un papel importante en este proceso, incluso puede pegarle el bebé a la teta de la madre cuando ella aun está media dormida.

La madre debe tener tiempo para disfrutar a su bebé, no solo para alimentarlo!

Hay medicamentos usados para dormir, que solo deben ser suministrados por un personal calificado para ello, la madre nunca debe tomar ningún medicamento sin antes consultarlo con su médico, aun cuando sea de venta libre.

Si la madre tiene antecedentes de depresión/ansiedad, se debe evaluar la interacción madre-bebé.

Enseñar a las madres a reconocer y responder a las señales del bebé.

Categorías
Alimentación infantil Lactancia

Actualización en fórmulas infantiles basadas en la leche de vaca.

Según la OMS la leche materna es la mejor fuente de alimento para un lactante. Se recomienda la lactancia materna exclusiva Durante los primeros seis meses de vida y la academia americana de pediatría al menos durante 12 meses. La leche humana es un flujo con fluido complejo con una composición de Agua del 87% y 3.8% de grasas y 1% de proteínas un 7% de lactosa la grasa y lactosa proporcionan el 50 y el 40% de la energía de la leche con una concentración media de 550 a 670 kilocalorías por litro.

También la leche varía con el tiempo adaptándose a las necesidades del niño y está condicionado por la salud materna su día de la exposición ambiental.

El contenido graso varía con la dieta de la madre y está lesionado por la ganancia de peso durante el embarazo muchos componentes de la leche tiene propiedades bioactivas y existen en la leche otras componentes como bacterias y células inmunes como actividad en el lactante. Las fórmulas infantiles a base de proteínas de leche de vaca intentan acercarse a la composición de la leche materna.

Proteínas.  La cantidad de proteína en la leche baja con el tiempo reflejando le hace sobre las necesidades proteicas del lactante qué es más alta en los primeros 30 días por ello las fórmulas de inicio presentan una concentración proteica que varía entre 12 y 18 gramos por litro,  la leche madura apenas contiene de 8 a 9 gramos por litro de proteína.

La leche materna es tan completa que se adecua a las necesidades del bebé según va creciendo así que en el primer mes tiene 2.4 gramos por kilogramo día de proteínas y a los 6 meses

          La leche materna tiene menor aporte proteico lo que resulta de un crecimiento menos acelerado y una disminución del riesgo de obesidad, contrario a la leche de fórmula con un mayor riesgo de obesidad en la edad infantil por el alto aporte de proteínas.

Lípidos. Los lípidos aportan aroma y sabor a los alimentos, además ayudan al desarrollo del sistema nervioso central. La leche humana es rica en lípidos, principalmente triglicéridos, ácidos grasos saturados, ácidos grasos esenciales.

Los aminoácidos, el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) son importantes reguladores de la respuesta inflamatoria las funciones inmunes la visión y el desarrollo cognitivo y motor.

Los lípidos de la leche de vaca y la leche materna son muy diferentes lo que haya conllevado que clásicamente la fuente de lípidos de las fórmulas infantiles sea grasa de origen vegetal con una combinación de aceites de coco Palma, girasol, cártamo, soja, canola.

Al incorporar aceite de palma a las formulas infantiles ha habido mucha confusión pues se ha generado una advertencia acerca de la posibilidad de generar residuos con potencial cancerígeno por el calentamiento que sufren estos aceites pero; sin embargo, la leche materna tiene una fuente importante de ácido palmítico, por lo que, la sociedad española de gastroenterología y la asociación española de pediatría respaldan su utilización en las fórmulas para lactantes.

Respecto a la composición y estructura típicas de los lípidos en la leche humana, hay que comentar que la grasa se organizan en una estructura única los denominados glóbulos grasos de la leche que tienen un núcleo central con ácidos grasos rodeados de una membrana con actividad biológica que está compuesta esta membrana por tres membranas que contienen fosfolípidos, gangliosidos y multitud de proteínas. Dichos estudios han demostrado la acción de las proteínas de los glóbulos grasos de la leche en adultos y en niños mayores. El uso de esta proteína en niños de 6 meses ha demostrado un descenso de la incidencia de diarrea sanguinolenta.

Cambios en el contenido de hidrocarbonado. Oligosacáridos en la leche humana.

Los Oligosacáridos de la leche humana son el tercer componente más abundante en la leche humana se han descrito más de 200. Se distinguen tres clases que son los fucosilados neutros no fucosilados neutros y acidificados.

Los efectos de los Oligosacáridos en la leche humana en el organismo son: 

  • Son señuelos para los sitios de Unión de los patógenos.
  • Refuerzan la función de Barrera protectora intestinal al modelar las estructuras de las superficies celulares
  • Estimulan el crecimiento intestinal de bifidobacterias
  • Son inmunomoduladores
Categorías
Alimentación infantil Salud

¿Qué es la alergia a la proteína de la leche de vaca?

Cuando un bebé es alérgico a la leche, significa que su sistema inmunitario, que normalmente combate las infecciones, reacciona de forma desproporcionada a las proteínas de la leche de vaca. Cada vez que el bebé toma leche de vaca, su cuerpo cree que las proteínas que contiene son invasores nocivos y se esfuerza en combatirlos. Esto causa una reacción alérgica, donde el cuerpo libera sustancias químicas como la histamina.

La leche de vaca se encuentra en la mayoría de las leches de fórmula. Los bebés suelen presentar sus primeros síntomas de alergia a la proteína de la leche de vaca entre varios días y varias semanas después de tomar leche de fórmula elaborada con leche de vaca. Los bebés amamantados tienen un riesgo menor de tener alergia a la leche que los que se alimentan con leche de fórmula, debido a que los productos lácteos que la madre consume son quimico transformados antes de llegar al sistema del bebé.

La gente puede tener alergia a la leche a cualquier edad, pero se trata de una alergia que es más frecuente en los bebés y los niños pequeños. Muchos niños la superan con la edad, pero hay algunos que no lo hacen.

Si su bebé presenta síntomas de alergia a la leche, tenga siempre a mano dos auto-inyectables de adrenalina por si presentara una reacción alérgica grave, llamada anafilaxia. Un auto-inyectable de adrenalina es un medicamento de venta con receta médica fácil de usar, que viene en un recipiente del tamaño de un bolígrafo grande. El médico de su hijo le enseñará a usarlo.

La lactancia materna exclusiva es el mejor escudo para proteger a los lactantes de padecer alergias alimentarias, pero lamentablemente, amamantarlos NO asegura una protección total y estos peques también pueden presentarla.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la alergia a la proteína de la leche de vaca?

En los bebés que presentan síntomas poco después de tomar leche, una reacción alérgica les puede causar:

  • resuello o respiración sibilante
  • dificultades para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • estómago revuelto
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos hinchados, llorosos y que pican
  • urticaria
  • inflamación
  • una bajada de la tensión arterial que causa sensación de desfallecimiento o pérdida de la conciencia

La gravedad de una reacción alérgica a la leche puede variar. El mismo niño puede reaccionar de forma diferente en cada exposición a la leche. Esto significa que, incluso aunque la reacción anterior haya sido leve, la siguiente reacción podría ser grave y hasta de riesgo vital.

Los niños también pueden tener:

  • una intolerancia a la leche, cuyos síntomas, como heces blandas o sueltas, sangre en las heces, rechazo de la alimentación, irritabilidad o cólicos, aparecen de horas a días después de tomar leche.
  • una intolerancia a la lactosa, que es cuando al cuerpo le cuesta digerir la leche

Si no está seguro de si su hijo tiene una intolerancia o una alergia a la proteína de la leche de vaca , hable con el médico del niño.

Si su hijo tiene una reacción alérgica

Si su hijo presenta síntomas de una reacción alérgica, siga el plan de acción contra la alergia que le haya entregado el médico de su hijo.

Si su hijo presenta síntomas de una reacción alérgica grave (como inflamación de la boca y/o de la garganta o dificultades para respirar, o si presenta síntomas en dos partes diferentes del cuerpo, como urticaria con vómitos):

  • Póngale el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Cada segundo cuenta en una reacción alérgica.
  • Llame al teléfono de emergencias (911 ) y lleve a su hijo a un servicio de urgencias médicas. Después de tener una reacción alérgica grave, su hijo deberá estar bajo supervisión médica porque, incluso aunque parezca que ya ha pasado lo peor, se podría producir una segunda ráfaga u oleada de síntomas alérgicos graves.

¿Cómo se diagnostica una alergia a la proteína de la leche de vaca?

Si cree que su bebé podría ser alérgico a la leche, llame al médico. Él le hará preguntas y le explicará qué le podría estar ocurriendo a su bebé. Después de explorar al bebé, el médico es posible que le pida análisis de heces y análisis de sangre. El médico es posible que los remita a un alergólogo (un médico especializado en tratar alergias).

Es posible que el alergólogo le haga a su bebé una prueba en la piel. Durante la prueba, el médico o un enfermero pondrá un poco de proteína de la leche de vaca en la piel del bebé, y luego hará un pequeño rasguño sobre ella. Si su hijo reacciona al alérgeno (la sustancia a la que podría ser alérgico), su piel se hinchará un poco en esa área como si se tratara de la picadura de un insecto.

Si el alergólogo cree que su bebé corre el riesgo de presentar una reacción alérgica grave, le recetará auto-inyectables de adrenalina.

Cómo evitar una reacción alérgica a la leche

Si amamanta a su bebé

No es necesario suspender la lactancia si tu bebé padece alergia a la proteína de la leche de vaca, pues no es alergia a la rica lechita de mami

Si alimenta a su bebé con leche de fórmula

Si alimenta a su bebé con leche de fórmula, es posible que el médico le recomiende cambiar a fórmulas extensamente hidrolizadas o bien a fórmulas de aminoácidos, cuyas proteínas se han descompuesto en pequeñas partículas, por lo que es menos probable que desencadenen reacciones alérgicas.

Es posible que también encuentre fórmulas «parcialmente hidrolizadas», pero estas fórmulas no son realmente hipoalergénicas y pueden conducir a reacciones alérgicas considerables.

Si tiene cualquier pregunta o hay algo que le preocupa sobre la alergia a la leche, siempre es mejor que hable con el médico de su hijo y que colaboren estrechamente para elegir una fórmula que sea segura para su bebé.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Componentes de la leche materna

Conozcamos los componentes de la leche materna, así tendremos una vista mas clara del tesoro que damos al bebé con cada amamantada. Recordar que la leche materna es un alimento vivo que cambia según el bebé va creciendo y tomando en cuenta factores como enfermedad para incluir más anticuerpos, o el verano para incluir más agua.

Proteínas 

Las proteínas de la leche humana, cuyo contenido es de los más bajos observados en todos los mamíferos, están constituidas por las caseínas y las proteínas del suero. Una vez que se ha formado el coágulo de la leche queda un líquido denominado suero, en el que se encuentran otro tipo de proteínas como la albúmina sérica y la alfa-lactalbúmina.

Su función es ayudar al crecimiento y desarrollo de tu bebé, activan su sistema inmunitario y desarrollan y protegen las neuronas cerebrales.

Además de estas proteínas, la leche humana contiene lactoferrina, lisozima, inmunoglobulinas y pequeñas cantidades de glicoproteínas. En contraste con la leche de otros mamíferos, la humana no tiene beta-lactoglobulina. 

Oligosacáridos

Actúan como prebióticos, alimentan a las «bacterias buenas» del intestino de tu bebé. Se encargan de regular y mantener en armonía nuestra flora intestinal; por tanto, mejoran la digestión y favorecen el sistema inmunológico.

Grasas

La grasa de la leche humana proporciona alrededor del 50% de su valor calórico total y por lo tanto es el mayor componente energético. Sirve como vehículo de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, e interviene como un factor de saciedad durante el amamantamiento.

La concentración de grasa es de 4.5 gramos por 100 mililitros, y muestra amplias variaciones que dependen de la magnitud de los depósitos de la misma en la madre y del tipo depositada. La concentración de la leche cambia también con la cantidad y composición de las grasas de la ingesta, así como con la proporción de carbohidratos consumidos por día.

El ácido linoleico, cuya proporción puede variar de 1 a 45% de los ácidos grasos totales dependiendo de la dieta ingerida, es el único ácido graso esencial, y se considera que debe estar presente en cantidad mínima de 110 miligramos por 100 calorías de la dieta o constituir el 1% de las calorías totales. 

Acido araquidónico (AA). Favorece la transmisión de los primeros impulsos nerviosos.

DHA. Grasas que contribuyen a la maduración de células visuales y cerebrales.

Carbohidratos.

La lactosa proporciona alrededor del 40% del valor energético de la leche humana, influencia el tipo de flora intestinal del niño que la consume y al parecer favorece la absorción intestinal de calcio y otros minerales. 

Vitaminas 

En términos generales puede afirmarse que el contenido de vitaminas hidrosolubles de la leche humana está en relación directa con el contenido vitamínico de los alimentos consumidos diariamente por la madre.

Los requerimientos de vitamina “E” están en relación con la cantidad total de ácidos grasos poli-insaturados ingeridos de manera que a mayor cantidad de ingesta de estos se requiere también mayor cantidad de vitamina “E” para su peroxidación.

La leche materna no provee las cantidades recomendadas de vitamina K ni en el feto ni en el lactante, por lo que al igual que en los niños alimentados con la leche de vaca o fórmulas, se requiere suplemento de un miligramo de esta vitamina, inyectado por vía intramuscular al momento de nacer o bien 5 miligramos intramuscular a la madre al inicio del parto para normalizar el tiempo de protrombina alargado que habitualmente se observa en los neonatos.

La vitamina C es capaz de ser sintetizada por el tejido mamario. Sus niveles muestran variaciones estacionales que reflejan el cambio de ingestión por parte de la madre de alimentos con diversos contenidos de ácido ascórbico que se encuentra en alrededor de 20 miligramos por litro de leche humana.

Minerales 

El residuo que queda después de someter la leche humana al fuego, hasta que se hayan evaporado o quemado totalmente todas las sustancias susceptibles, fluctúa alrededor de 200 miligramos por litro de leche. Este residuo (cenizas) está constituido por los elementos minerales. 

Macrominerales: La ingesta diaria de calcio y fósforo no correlaciona con sus concentraciones en la leche, lo que puede significar que estos minerales, implicados en el metabolismo óseo principalmente, deben ser tomados de la reserva materna o que la ingestión materna tiene un tope máximo de asimilación, pasado el cual se excreta el excedente.

También te invito a conocer los beneficios de la leche materna. También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito.

Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de la mujer no olvides suscribirte. Nos encantaría que nos cuentes sobre tu experiencia de lactancia.