Categorías
maternidad

Problemas de lactancia en la primera semana

La lactancia no siempre es sencilla. En cualquier caso, si estás teniendo problemas, no estás sola. De hecho, un estudio realizado en los EE. UU. con más de 500 madres concluyó que el 92 % de ellas tuvieron dificultades con la lactancia antes del tercer día. Afortunadamente, muchas de estas dificultades son fáciles de resolver. Estas son nuestras soluciones a los problemas más habituales con los que se encuentran las madres durante la primera semana.

Problema 1: dar el pecho provoca dolor

El dolor durante la lactancia suele reducirse a pezones doloridos o sensibles, especialmente tras la «subida de la leche», que se produce entre el segundo y el cuarto día tras el parto. Tu bebé se alimentará cada dos horas, lo que significa que este problema puede empeorar de forma rápida, y muchas madres ven cómo sus pezones se agrietan, sangran o tienen ampollas. ¡Qué dolor!

Soluciones: 

  • Comprueba el agarre de tu bebé. La causa más probable del dolor durante la lactancia es un agarre deficiente del bebé. Tu recién nacido debe tener una porción importante de la parte inferior de la areola (la piel oscura que rodea el pezón) dentro de la boca cuando se alimenta, con el pezón presionado contra el paladar y agarrado suavemente por debajo con su lengua.
  • Acude a un especialista o consultora de lactancia para asegurarte de que la boca y el cuerpo de tu bebé estén bien colocados y que no haya ningún otro problema de agarre. También pueden examinar el interior de la boca del bebé para ver si hay algún problema físico.
  • Prueba diferentes posiciones para dar el pecho. Una posición tumbada, de cuna cruzada, bajo el brazo («balón de rugby») o acostada puede eliminar la presión de las zonas del pecho en las que tengas más dolor.
  • Limpia los pezones dañados suavemente con varios algodones humedecidos en agua después de las tomas para eliminar cualquier suciedad que pueda provocar una infección.
  • Seca los pezones al aire o frótalos suavemente con una muselina o toallita muy limpia y suave, ya que se pueden producir infecciones en condiciones de humedad. Utiliza discos absorbentes desechables o lavables para absorber cualquier pérdida de leche y recuerda que debes cambiarlos de forma regular.
  • Calma el dolor de los pezones. Alivia el dolor y la piel reseca con lanolina en crema ultrapura, o aplica con suavidad unas gotas de tu propia leche. No es necesario quitar ninguna de las dos antes de la siguiente toma. También puedes usar parches de hidrogel directamente de la nevera. Estos apósitos para los pezones enfrían y proporcionan un alivio instantáneo para el dolor, además de crear las condiciones ideales para su curación.
  • Protege tus pezones. Los protectores de pezones evitan que la ropa te roce las áreas doloridas.
  • Sé paciente. El dolor suele remitir después de unos días, cuando tu cuerpo ya se ha acostumbrado a dar el pecho y la succión del bebé se hace más eficiente.
  • Consulta a un profesional sanitario,un especialista o una consultora de lactancia si el dolor mientras das el pecho no remite en unos pocos días. Un dolor continuo en los pezones puede indicar la presencia de una infección que puede requerir medicación.
Anuncios

Problema 2: mi bebé no se agarra correctamente

Algunos recién nacidos parece que tienen problemas para conseguir un buen agarre. Tal vez sea porque los dos necesitáis algo de tiempo para coordinar vuestros esfuerzos, o porque han nacido de forma prematura, no se sienten bien después de un parto complicado, o porque sus madres tienen pezones planos o invertidos.

Soluciones

  • Busca la ayuda de un especialista o consultora de lactancia que pueda diagnosticar la causa del problema y establecer un plan para solucionarlo.
  • Saca hacia fuera los pezones invertidos o planos. Los formadores de pezones se pueden colocar perfectamente en el interior del sujetador y aplican una ligera presión que ayuda a sacar hacia fuera los pezones para permitir la lactancia.
  • Adopta diferentes posiciones para facilitar el trabajo a tu recién nacido. Necesita sentirse sujeto, cómodo y capaz de respirar para poder alimentarse de forma adecuada. Asegúrate de no sujetar ni presionar su cabeza. Una posición tumbada, en la que el bebé se encarga de agarrarse, le ayuda a utilizar sus reflejos innatos y le facilita la tarea de llegar al pecho y agarrarse.
  • Realiza pequeños ajustes mientras alimentas a tu bebé. En lugar de colocarlo y retirarlo del pecho, lo que puede frustraros a los dos, simplemente asegúrate de que está bien colocado y cómodo. Mantén su cuerpo cerca de ti, sujetándolo bien del hombro para que se sienta seguro.  Deja que su cabeza descanse sobre tu muñeca para que pueda inclinarse ligeramente hacia atrás y tenga más espacio en la nariz para respirar. Su barbilla debe quedar cerca de tu pecho. Si realizar pequeños ajustes no parece mejorar la comodidad de tu bebé, solicita la ayuda de un especialista o consultora de lactancia.
  • Utiliza pezoneras para alimentar a tu bebé. Si tu bebé no se agarra, un especialista o consultora de lactancia puede recomendarte el uso de pezoneras para ofrecerle un objetivo más grande y firme donde agarrarse. En general, las pezoneras deben considerarse una solución a corto plazo.

Problema 3: no tengo suficiente leche materna

En un principio, generarás una pequeña cantidad de leche materna porque los cambios hormonales que activan la producción de leche se producen lentamente, y no finalizan hasta llegar al segundo o cuarto día 2. Esto puede hacer que te preocupes por si tu bebé no está recibiendo suficiente alimentación, pero dado que su estómago es diminuto durante los primeros días y se alimenta con frecuencia, esto no supone un problema. Durante estos primeros días solo tienes que preocuparte si tu bebé pierde más peso de lo esperado y produce muy pocos pañales húmedos y sucios, o si muestra signos de deshidratación. Para obtener una explicación completa acerca de con qué frecuencia tu recién nacido debe mojar o manchar sus pañales, lee Dar el pecho a un recién nacido: qué puedes esperar durante la primera semana.

Soluciones

  • Busca la ayuda de un profesional sanitario, un especialista o una consultora de lactancia que pueda valorar si tienes un problema de suministro de leche. Cuanto antes recibas ayuda, mejor.
  • Alimenta a demanda y no sigas un horario. Durante la primera semana después del parto, tu recién nacido querrá alimentarse al menos cada dos o tres horas (¡puede que más!) tanto durante el día como durante la noche. Esta frecuencia ayuda a establecer tu producción de leche.
  • Cuídate. No siempre es fácil con un recién nacido, pero intenta descansar cuando puedas, come bien y busca toda la ayuda posible con las tareas domésticas y con cualquier otro niño mayor para que puedas centrarte en la lactancia.
  • Intenta extraer leche. Si tu bebé se alimenta a menudo y a pesar de ello no gana peso, un especialista o consultora de lactancia puede recomendarte la extracción para establecer tu suministro de leche. Si aún no se ha producido la subida de la leche, el extractor de leche eléctrico doble para uso hospitalario Symphony de Medela cuenta con un programa de iniciación («Initiate») que imita el modo en el que un recién nacido se alimenta durante los primeros días.
Anuncios

Problema 4: mis pechos están muy llenos y duros

Cuando se produzca la subida de la leche, notarás que tus pechos están más llenos y firmes. Si tu bebé se alimenta bien y con frecuencia, esta situación debería superarse sin problemas. No obstante, los pechos de algunas mujeres se endurecen en exceso, y pueden estar más sensibles, incómodas e incluso sentir dolor: un problema que recibe el nombre de congestión mamaria. Los pechos congestionados también pueden notarse muy calientes debido a la actividad que se produce en su interior: ¡es como un atasco de tráfico! Aunque se trata de una situación temporal, que a menudo dura de 24 a 48 horas, la congestión también puede dificultar a tu bebé el agarre, ya que tus pezones se aplanan

Soluciones

  • Alimenta a tu bebé con frecuencia. Intenta darle el pecho al menos de 8 a 12 veces cada 24 horas. Este es el tratamiento principal para este problema. Si necesitas más consejos, lee nuestro artículo sobre la congestión mamaria 
  • Acude a un profesional sanitario, especialista o consultora de lactancia si los síntomas duran más de 48 horas, si tienes fiebre o si tu bebé no puede tomar el pecho debido a la congestión.
Anuncios

Problema 5: mis pechos pierden leche

Los pechos con pérdidas de leche son muy habituales durante los primeros días de lactancia, tras la subida de la leche. Puede que pierdas leche de un pecho cuando alimentes a tu bebé con el otro, cuando te tumbes boca abajo para dormir o cuando algo estimule tu reflejo de salida de leche de forma accidental, como la presencia de otro bebé llorando en el supermercado. Las pérdidas suelen remitir después de unas seis semanas.

Soluciones

  • Protege tu ropa mediante el uso de discos absorbentes desechables o lavables en el interior del sujetador, tanto por el día como por la noche.
  • ¡No pierdas ni una gota! Las copas para recoger la leche se colocan dentro del sujetador y recogen cualquier pérdida leche. Resultan útiles cuando la pérdida es excesiva para los discos absorbentes, o si un pezón tiende a gotear mientras alimentas a tu bebé con el otro. Si quieres guardar la leche recogida, puedes hacerlo, pero utiliza solamente la leche recogida durante una toma. Guarda la leche en un contenedor estéril y, si no vas a dársela a tu bebé justo después de recogerla, colócala en el frigorífico inmediatamente y utilízala antes de que pasen 24 horas. No utilices copas para recoger leche durante más de dos o tres horas cada vez.

Problema 6: creo que produzco demasiada leche

¡En ocasiones, cuando la leche sube, sube de verdad! Puede que tengas un suministro excesivo de leche, de carácter temporal, durante las primeras semanas, pero esta situación remitirá pronto. Hasta entonces, puede que sientas dolor en los pechos y que estén duros la mayor parte del tiempo, incluso después de una toma, y es posible que pierdas una gran cantidad de leche. Tu bebé puede toser y chisporrotear con la fuerza de la salida de la leche, vomitar al moverlo tras las tomas y sentir incomodidad en la tripa, con heces explosivas, espumosas y verdosas. Todo esto sugiere que tienes demasiada leche, pero este problema se solucionará por sí solo en cuanto tus pechos se adapten a su nuevo trabajo.

Anuncios

Soluciones

  • Extrae algo de leche manualmente al iniciar cada toma para reducir la fuerza de la salida de la leche.
  • Prueba la posición de lactancia tumbada para que tu bebé pueda controlar mejor el flujo de leche. O utiliza la posición de cuna: sujeta al bebé por los hombros, asegurándote de que su cabeza quede ligeramente inclinada hacia atrás, descansando sobre tu muñeca. Su cuerpo reposará sobre el tuyo, inclinado hacia abajo en diagonal.
  • Sé delicada y paciente. Deja que tu bebé descanse y digiera la leche, tanto durante como después de una toma. Si lo mueves demasiado o muy rápido, podría sentir náuseas. A medida que vaya creciendo, irá acostumbrándose al flujo, que en cualquier caso se ralentizará.
  • Utiliza una toallita o un paño de muselina para limpiar la salida brusca de leche si tu bebé se agobia cuando la leche empieza a salir, y coloca una copa para recoger la leche en el otro pecho para recoger cualquier pérdida de leche.
  • Solicita el consejo de un especialista o consultora de lactancia si sigues teniendo dificultades después de varias semanasEllos valorarán la situación y te podrán aconsejar dar solo un pecho o restringir la alimentación si necesitas reducir tu suministro de leche.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
maternidad Mujer

Ejercicio y lactancia

Anuncios
Anuncios

La actividad física durante la lactancia no solo es posible, sino también muy beneficiosa para la madre que acaba de tener un hijo, pero siempre que se realice según las pautas que recomiendan los especialistas.En base a ellas, este artículo responden a tres preguntas frecuentes sobre el ejercicio y la lactancia: ¿cuándo se puede empezar?, ¿qué beneficios tiene en el posparto? y ¿afecta a la producción de leche? También se proporcionan diez consejos imprescindibles para hacer ejercicio durante la lactancia.

Photo by Valeria Ushakova on Pexels.com

Ejercicio durante la lactancia: ¿cuándo empezar?

La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda no comenzar a realizar ejercicios intensos hasta al menos seis semanas después del parto, ocho si este ha sido por cesárea.

Hasta ese momento, la madre puede empezar a ejercitarse de forma moderada, con estiramientos suaves, ejercicios para reforzar los músculos del suelo pélvico o pequeños paseos. Pero siempre poco a poco, de modo que se incremente la intensidad del ejercicio de manera paulatina.

En este primer periodo los especialistas aconsejan evitar ejercicios que produzcan impactos en las zonas que más han sufrido durante el embarazo y parto, como los abdominales clásicos, y en aquellas más sensibles durante la lactancia, es decir, los pechos.

¿Qué beneficios tiene el ejercicio tras el parto?

El ejercicio regular practicado según las directrices recomendadas para cada etapa de la mujer es siempre beneficioso, y durante la lactancia no podía ser menos.

Además de contribuir de manera significativa a perder la grasa acumulada durante la gestación, Marta Díez Gómez, del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría, apunta otros efectos positivos: mejora de la función cardiovascular, ayuda a la mineralización ósea e incrementa tanto la fuerza como la flexibilidad muscular.

Pero los beneficios de la actividad física van más allá. Esta especialista recalca también que durante el posparto y la lactancia el ejercicio ayuda a la reciente madre a “reducir el estrés y la ansiedad”, tan frecuentes durante esta etapa. Asimismo, “aumenta la autoestima y produce sensación de bienestar a la madre gracias a la liberación de endorfinas”.

Anuncios

¿Afecta el ejercicio a la producción de leche?

La práctica de ejercicio moderado durante la lactancia no afecta ni al volumen ni a la composición de la leche materna.

Sin embargo, los especialistas subrayan que hacer ejercicios físicos intensos, en especial si la madre lactante no tiene entrenamiento previo, sí puede repercutir de forma negativa. Díaz apunta que, en estos casos, sí “puede producir un descenso en el volumen de la leche y un aumento de su contenido en ácido láctico”. Esta sustancia tiene un sabor agrio y amargo que contrasta con el característico sabor dulce de la leche materna, de modo que puede provocar el rechazo por parte del bebé.

No obstante, una investigación realizada en la Universidad de New Hampshire (EE.UU) para evaluar la reacción de los niños a la leche materna después de la práctica de ejercicio intenso y moderado concluye que no existen diferencias ni en la cantidad de leche que toma el bebé ni en su reacción ante la misma. Eso sí, los científicos recomiendan que se ofrezca el pecho al pequeño al menos una hora después de haber practicado el ejercicio, y que este, por tanto, sea moderado.

Otro aspecto que las madres deben considerar a la hora de ejercitarse durante la lactancia es la sudoración. Tal como señala la Asociación Española de Pediatría, el sudor, que posee un alto contenido en sodio, tiene un sabor salado. Si queda impregnado en la piel del pecho “también puede contribuir a que el niño lo rechace”. Para evitarlo, lo conveniente es que la madre tome las medidas de higiene necesarias para que el pecho esté limpio y seco durante el amamantamiento.

Photo by Valeria Ushakova on Pexels.com

Ejercicio y lactancia: diez consejos

  • Evitar la práctica de ejercicios que puedan causar traumatismos en los pechos.
  • Si es posible, hacer ejercicio después de la toma del bebé: las mamas estarán menos llenas y la madre estará más cómoda.
  • No iniciar la actividad sin un calentamiento previo. Comenzar con una intensidad moderada e incrementarla de forma paulatina.
  • Utilizar un sujetador deportivo que mantenga firme el pecho durante el ejercicio, preferiblemente de algodón.
  • Tener control sobre los propios límites y evitar la sensación de cansancio extremo o fatiga.
  • Beber abundante líquido durante y después de la actividad para evitar la deshidratación.
  • No hacer natación en el puerperio inmediato (primeras seis semanas tras el parto) por el peligro de sufrir endometritis puerperal, un proceso infeccioso que puede afectar a las mujeres en el posparto.
  •  No obsesionarse con la pérdida rápida de peso durante la lactancia. Dar el pecho ayuda a adelgazar y más aún si se combina con el ejercicio moderado durante esta etapa.
  • Evitar el levantamiento exagerado de pesas de la parte superior del cuerpo, ya que puede producir dolor en las mamas.
  •  Si no se puede dejar al niño al cargo de otra persona, también se puede practicar ejercicio en su compañía, pasear, correr con el cochecito adecuado e, incluso, acudir a un gimnasio para madres y bebés.
Anuncios
Categorías
Lactancia

Versículos de la Biblia sobre la lactancia materna

Anuncios

Lucas 11:27: 27 Y aconteció que diciendo estas cosas, una mujer de la compañía, levantando la voz, le dijo: Bienaventurado el vientre que te trajo, y los pechos que mamaste.

Isaías 66:10-13: 10 Alegraos con Jerusalem, y gozaos con ella, todos los que la amáis: llenaos con ella de gozo, todos los que os enlutáis por ella: 11 Para que maméis y os saciéis de los pechos de sus consolaciones, para que ordeñéis, y os deleitéis con el resplandor de su gloria. 12 Porque así dice Jehová: He aquí que yo extiendo sobre ella paz como un río, y la gloria de las gentes como un arroyo que sale de madre, y mamaréis, y sobre el lado seréis traídos, y sobre las rodillas seréis regalados. 13 Como aquel á quien consuela su madre, así os consolaré yo á vosotros, y en Jerusalem tomaréis consuelo.

Joel 2:16: 16 Reunid el pueblo, santificad la reunión, juntad los viejos, congregad los niños y los que maman: salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia.

Lamentaciones 4:3: 3 Aun los monstruos marinos sacan la teta, dan de mamar a sus chiquitos: La hija de mi pueblo es cruel, como los avestruces en el desierto.

1 Pedro 2:2: 2 Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual, sin engaño, para que por ella crezcáis en salud

Génesis 49:25: 25 Del Dios de tu padre, el cual te ayudará, Y del Omnipotente, el cual te bendecirá Con bendiciones de los cielos de arriba, Con bendiciones del abismo que está abajo, Con bendiciones del seno y de la matriz.

1 Samuel 1:21-24: 21 Después subió el varón Elcana, con toda su familia, á sacrificar á Jehová el sacrificio acostumbrado, y su voto. 22 Mas Anna no subió, sino dijo á su marido: Yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre. 23 Y Elcana su marido le respondió: Haz lo que bien te pareciere, quédate hasta que lo destetes, solamente Jehová cumpla su palabra. Y quedóse la mujer, y crió su hijo hasta que lo destetó. 24 Y después que lo hubo destetado, llevólo consigo, con tres becerros, y un epha de harina, y una vasija de vino, y trájolo á la casa de Jehová en Silo: y el niño era pequeño.

Lucas 23:26-31: 26 Y llevándole, tomaron á un Simón Cireneo, que venía del campo, y le pusieron encima la cruz para que la llevase tras Jesús. 27 Y le seguía una grande multitud de pueblo, y de mujeres, las cuales le lloraban y lamentaban. 28 Mas Jesús, vuelto á ellas, les dice: Hijas de Jerusalem, no me lloréis á mí, mas llorad por vosotras mismas, y por vuestros hijos. 29 Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no engendraron, y los pechos que no criaron. 30 Entonces comenzarán á decir á los montes: Caed sobre nosotros: y á los collados: Cubridnos. 31 Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué se hará?

Proverbios 5:18-19: 18 Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu mocedad. 19 Como cierva amada y graciosa corza, Sus pechos te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre.

Job 3:12: 12 ¿Por qué me previnieron las rodillas? ¿Y para qué las tetas que mamase?

1 Reyes 3:21: 21 Y como yo me levanté por la mañana para dar el pecho á mi hijo, he aquí que estaba muerto: mas observéle por la mañana, y vi que no era mi hijo, que yo había parido.

Génesis 21:8: 8 Y creció el niño, y fué destetado, é hizo Abraham gran banquete el día que fué destetado Isaac.

Génesis 21:7: 7 Y añadió: ¿Quién dijera á Abraham que Sara había de dar de mamar á hijos? pues que le he parido un hijo á su vejez.

Hebreos 5:12-14: 12 Porque debiendo ser ya maestros á causa del tiempo, tenéis necesidad de volver á ser enseñados cuáles sean los primeros rudimentos de las palabras de Dios, y habéis llegado á ser tales que tengáis necesidad de leche, y no de manjar sólido. 13 Que cualquiera que participa de la leche, es inhábil para la palabra de la justicia, porque es niño, 14 Mas la vianda firme es para los perfectos, para los que por la costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.

Oseas 9:14: 14 Dales, oh Jehová, lo que les has de dar: dales matriz expeliente, y enjutos pechos.

Oseas 1:8: 8 Y después de haber destetado á Lo-ruhama, concibió y parió un hijo.

Lamentaciones 4:4: 4 La lengua del niño de teta, de sed se pegó á su paladar: Los chiquitos pidieron pan, y no hubo quien se lo partiese.

Isaías 40:11: 11 Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo cogerá los corderos, y en su seno los llevará, pastoreará suavemente las paridas.

Números 11:12: 12 ¿Concebí yo á todo este pueblo? ¿engendrélo yo, para que me digas: Llévalo en tu seno, como lleva la que cría al que mama, á la tierra de la cual juraste á sus padres?

Isaías 49:23: 23 Y reyes serán tus ayos, y sus reinas tus amas de leche, el rostro inclinado á tierra te adorarán, y lamerán el polvo de tus pies: y conocerás que yo soy Jehová, que no se avergonzarán los que me esperan.

Procesando…
Estás suscrito a Mujer RD
Anuncios
Categorías
maternidad

Lactancia y depresión postparto

En este artículo vamos a revisar la relación entre lactancia y depresión postparto; también explicaremos los mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia. Al finalizar seremos capaces de diseñar estrategias para tratar la depresión y apoyar la lactancia continua. Es más hacia el perfil médico, lo escribo con la intención de que el personal de salud pueda tratar estas patologías.

Anuncios

Comprender la relación entre lactancia y depresión postparto

Entre los muchos beneficios de la lactancia incluyen un riesgo menor de depresión postparto a la madre. Sin embargo, la ansiedad impide la lactancia.

Entre las dudas de las madres están saber si el bebé está recibiendo suficiente leche, si usa una buena técnica, si sube de peso adecuadamente. Las madres que lactan exclusivamente a pesar de las múltiples barreras que se les presenta, están de mejor forma emocional y mentalmente y tienen mayor apoyo de los familiares y otras personas cercanas.

La interrupción de la lactancia es más común entre las mujeres con síntomas de depresión. Las mujeres que dejan de amamantar por falta de apoyo sufren más de depresión, la mujeres que dejaron de amamantar por algún inconveniente tuvieron menor puntaje de depresión según la puntuación de Edimburgo. Esto solo destaca el hecho que el dolor o la soledad se asocian fuertemente a la depresión. Fuente: Estudio realizado en 2015. Journal of Advanced Nursing.

Donde vivimos, el acceso a alimentos y agua potable son indicativos de si una madre va a padecer depresión. Arreglar las dificultades de vida a permitirá que una madre pueda dedicarse a cuidar de su bebé y no tendrá que preocuparse de otros problemas.

Igualmente es importante identificar los síntomas de preocupación en el embarazo, la madre insegura acerca de las condiciones en que recibirá a su bebé es más propensa a sufrir de depresión.

Mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia.

Fuente: Ilactation

La oxitocina y prolactina son las dos hormonas clave involucradas en la producción de leche materna.

Necesitamos una madre y un bebé para que tenga éxito la lactancia. las hormonas clave en la lactancia materna son la prolactina y la oxitocina; la prolactina estimula la síntesis de leche, los leucocitos producen leche cuando la prolactina está presente, la oxitocina causa secreción de leche.

Durante el embarazo, la progesterona producida por la placenta, bloquea la síntesis de leche para que las madres no produzcan grandes volúmenes de leche mientras están embarazadas a pesar de que los niveles de prolactina altos.

También sabemos que el cortisol la tiroides la insulina y la hormona del crecimiento son importante para el desarrollo de los senos y la síntesis de leche.

los trastornos como la diabetes, la disfunción tiroidea pueden afectar la producción de leche materna después del parto la placenta de la progesterona desaparecen permitiendo que se produzca la síntesis de la leche y luego el bebé en el pecho estimula el seno desencadenando el reflejo de eyección de leche esto suba El hipotálamo en el cerebro los niveles más bajos de dopamina estimula la producción de prolactina y la estimulación de la hipófisis posterior estimula la liberación de oxitocina

La pérdida de progesterona que también es importante para la lactancia, puede influir en el estado de ánimo de la madre.

Me gusta enseñar que hay un ciclo de tres pasos para el éxito de la lactancia materna bajada de la leche, afianzamiento y extracción de la leche

La bajada de leche. la leche se sintetiza en los alvéolos  que están rodeados por lactocitos que sintetizan leche, luego esos lactocitos están rodeado por células mioepiteliales en forma de banda elástica; Estas son las células musculares. cuando se estimula el reflejo de eyección de la leche está células mioepiteliales se contraen y en realidad arrojan leche a través de los pequeños tubos hasta la areola y el pezón para que el bebé se puede alimentar.

La misma oxitocina es en realidad la que dilata sus conductos para facilitar el paso de la leche si no hay la leche de los conductos nunca va a llegar al bebé. El reflejo de eyección de leche esta dado por la oxitocina.

Puntuación: 1 de 5.

El estrés, las emociones y el comportamiento maternal.

Pongamos de ejemplo a las vacas, si la estás ordeñando y les causan algún tipo de estrés dejan de eyectar leche. Lo mismo nos pasa a las mujeres. El estrés puede causar que disminuya los niveles de oxitocina por lo que disminuye la cantidad de leche que le transfiere una madre a su bebé.

Una nueva madre que se encuentra estresada, va a estar insegura de la cantidad de leche que le transfiere a su bebé. Entonces la oxitocina baja y disminuye la leche que le llega al recién nacido y este jala más fuerte y la mami se siente más inquieta. Si en ese momento, la mami recibe un buen comentario qué la hace reír o sentirse bella, podrás ver cómo en ese momento baja la leche pues la oxitocina es la hormona de la felicidad.

Extracción. mientras más se vacían los lóbulos más leche se produce, es por eso que es importante que la madre y el bebé esten juntos. Si una madre se encuentra lejos de su bebé y tiene los senos congestionados pues se deja de producir leche ya que no hay donde almacenarla.

Depresión y comportamiento infantil

Exposicion a la depresion en el utero asociada con diferencias del lactante.

  • Madurez neuromuscular neonatal. Los bebés de madres deprimidas en el embarazo tienen menor madurez neuromuscular, por lo que es más difícil el inicio de la lactancia
  • Comportamiento temprano de la succión. Es importante que la primera mamada sea temprana y que la madre tenga alguna orientación previa sobre lactancia para evitar tener mayores preocupaciones.
  • Temperamento infantil. El bebé de alta demanda causa más síntomas de depresión en la madre si no sabe cómo cuidarlo. La depresión de la madre afecta más el comportamiento del bebé y se convierte en un ciclo vicioso.

Los diferentes comportamientos de la madre frente al bebé también afecta a la lactancia. Es importante vigilar el nivel de sensibilidad, intrusismo, retirada, compromiso infantil. La madre ansiosa no puede ver lo que necesita el bebé, es más sensible pero menos comprometida frente al bebé.

Neuroesteroides que contribuyen a la depresión perinatal

Se necesita perder progesterona para producir leche, esta hormona es la que evita la salida de leche en el embarazo aun cuando la prolactina esta elevada.

Estrona, estradiol y estriol que son estrógenos. Aumentan a lo largo del embarazo, esto tiene un efecto grande en el cerebro de la mujer. Esto tiene mucha influencia de cómo las madres sienten y piensan luego del parto.

Alopregnanolona. Aumenta en conjunto con la progesterona. Durante el embarazo aumenta mucho por lo que la mujer siente mucho cansancio y sueño, luego del parto disminuye considerablemente. Es responsable del baby blues que muchas mujeres experimentan.

Receptores GABA. Son responsables de que la progesterona disminuya.

Oxitocina. Cuando se libera durante la lactancia se une al nervio vago no mielinizado y hace que la madre quede en esa posición todo el tiempo que el bebé lo necesite, así como la pareja se acuesta junta y duerme junta después del coito. Además hay mayor reactividad al estrés, depresión y ansiedad. Cuanto mayor nivel de depresión, menor los niveles que produce de oxitocina.

Qué ayuda a la madre con depresión?

En las etapas tempranas, está demostrado que el apoyo de un familiar o amigo es importante para que la madre se sienta fuerte, pueda salir de la depresión y cuide bien a su bebé. Apoyar a la mami significa que otra persona se encargue del bebé un momento para que mami coma tranquila, tome un baño o duerma bien; igualmente ayudar con los quehaceres y prepara algo de comer.

Corregir problemas de postura, mal agarre que puedan interferir con la lactancia materna. Verificar que el bebé se esté alimentando bien.

Revisar que no haya alguna entidad orgánica que cause limitación para la lactancia.

Darle a la mami apoyo emocional, decirle que es buena madre y que sigue siendo hermosa.

Si se considera que padece algún signo de depresión, se debe poner en cuenta con un profesional de la salud, el cual va a desmitificar si es así y la tratará según sus necesidades.

Siempre hay que darle la oportunidad de comer y dormir bien, es un punto importante del cuidado. El padre juega un papel importante en este proceso, incluso puede pegarle el bebé a la teta de la madre cuando ella aun está media dormida.

La madre debe tener tiempo para disfrutar a su bebé, no solo para alimentarlo!

Hay medicamentos usados para dormir, que solo deben ser suministrados por un personal calificado para ello, la madre nunca debe tomar ningún medicamento sin antes consultarlo con su médico, aun cuando sea de venta libre.

Si la madre tiene antecedentes de depresión/ansiedad, se debe evaluar la interacción madre-bebé.

Enseñar a las madres a reconocer y responder a las señales del bebé.

Categorías
Lactancia

Destete respetuoso

La OMS recomienda mantener la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, luego se iniciará la introducción de otros alimentos; sin embargo, la leche materna será el principal alimento hasta cumplir el primer año, igualmente sugiere continuar ofreciendo el seno hasta los 24 meses de vida y a partir de ahí hasta que la madre y el niño decidan dejarlo.

Razones para destetar

Hay algunas razones principales, que no tienen razón 100%, por las que las madres quieren destetar:

La primera es la sensación de no producir leche suficiente, intenta confiar en ti misma. El 99% de los casos la madre produce leche suficiente para su bebé.

La segunda causa en alguna enfermedad por la que, un médico te indica algún tratamiento, simplemente decidimos quitar la lactancia. Pues solo debes ir a http://www.e-lactancia.org y revisar si los componentes son compatibles con la lactancia

El alcohol. Algunas madres deciden destetar porque tomaron alcohol durante la noche, luego pasan todo el día esperando que salga de su organismo; mientras tanto, ofrecen fórmula y cuando intentan dar el pecho, su bebé tiene confusión tetina pezón y ya se acabó,no lo vuelve a intentar.

Al final, es decisión de ambos.

Si no estas destetando por algún evento que lo amerite inmediatamente, yo te recomiendo lo hagas de manera gradual. Que tanto tu hijo como tu esten de acuerdo. Así se evita traumas psicológicos importantes. Recuerda que amamantar no solo amerita la salida de leche, también involucra sentimiento de pertenencia, apego, protección.

Recuerda que no debes destetar abruptamente a tu bebé pues puede traerle problemas graves tanto en su nutrición como en su autoestima, te recomiendo que cuando decidas destetar lo hagas gradualmente. Puedes iniciar por quitarle el seno por las tarde ofreciendo otras meriendas. Lo mejor es no ofrecer, no negar… es decir, si lo pide le das el seno pero no preguntes si lo quiere.

También puedes empezar a usar ropa un poco incomoda para amamantar, cuestión de que vaya alejándose poco a poco del seno. Recuerda no hablarle mentiras, no le enseñes que engañar es bueno.

La decisión de interrumpir la lactancia materna es la mayoría de las veces de la propia mujer, y las causas están relacionadas con dificultades en la lactancia (poca leche, hambre del bebé) y con dificultades personales.

Muy importante que sepas: al menos que se trate, como ya dije, de alguna enfermedad y que los medicamentos no sean compatibles. Tu bebé debe er quien abandone la lactancia. Sí, tu bebé debe estar de acuerdo. Porque respetarle su decisión es muy buena forma de darle su lugar en la relación madre-hijo. Le estas ayudando a crecer como persona.

No destetes pensando en dormir toda la noche. No destetes pensando que tu hijo/a va a comer más. No destetes a tu hijo/a para hacerlo “menos apegado”, “menos tímido”, “menos inseguro”. No destetes porque tu pareja quiere, porque tu mamá y tu suegra insisten “¿hasta cuándo?”, porque la/el pediatra ya te lo dijo mil veces. El destete no es garantía de nada, excepto de que no habrá más lactancia.

El sueño va a mejorar de forma progresiva, requiere de comprensión y mucha, mucha paciencia. La alimentación pasa por etapas, pero por regla general la lactancia no altera el apetito. Después de todo, la leche materna es mucho más que alimento y tu hijo/a no siempre va a mamar por hambre.
La lactancia (mal llamada) prolongada no causa inseguridad. Inseguridad causa retirar lo que más necesita de forma abrupta, cuando no es momento… no tuyo ni el de tu cría. Tu hijo/a no va a ser dependiente por tomar teta. Y la timidez, en todo caso, es un rasgo de personalidad, que nada que ver con la lactancia.  Descubrir el mundo tiene de esas cosas también …. es imperioso respetar el tiempo de nuestros hijos/as también en el aspecto social.

El destete no mejora la vida sexual ni las parejas se rompen por dar la teta. Todo tiene su tiempo y lugar. Y, sí, un día tu hijo/a no va a mamar más y va a dormir en su cuarto (si así lo desean) o en la casa de los abuelos. Y créanme, ese día llega más rápido de lo que ustedes piensan… Desteta sólo porque sientes que llegó la hora. Sea por agotamiento o impulsada por el sentimiento de haber cumplido una etapa. Cada mujer sabe. Por supuesto, siempre considerando las necesidades y los tiempos de nuestros hijos y sin olvidar que la leche materna es oro líquido el mejor y más completo alimento del mundo y que nuestros hijos se benefician de él, incluso con el paso de años… Y vamos a apoyarnos, a no juzgarnos, a abrazarnos y a entender que los tiempos del mundo no siempre son los propios.

Destete forzoso

En algunas ocasiones el destete se hace inevitable por causas médicas u otras (enfermedad grave de la madre o el niño, accidente, situación de emergencia, separación prolongada, etc).

Cuando el destete ha de ser impuesto, por un motivo totalmente justificado, antes de que la madre o el niño estén preparados para ello, ambos necesitarán apoyo y comprensión.

De todas formas, antes de tomar esa decisión, sería de gran importancia buscar información contrastada sobre la necesidad de ese destete, ya que con demasiada frecuencia se tiende a inhibir lactancias sin una justificación científica real.

Conviene saber que los medicamentos realmente incompatibles con la lactancia son muy pocos y las enfermedades que contraindican la lactancia son menos aún.

Destete voluntario

El destete puede ocurrir a iniciativa de la madre o del niño. En situaciones ideales sería deseable que el destete se produjera de mutuo acuerdo y fuera un proceso tan satisfactorio y enriquecedor como la lactancia, pero esto no siempre sucede.

La decisión sobre el momento del destete puede tener grandes variaciones de una madre a otra y también de un niño a otro.

En ocasiones la madre puede sentir deseos de poner fin a la lactancia antes que su hijo esté preparado para aceptarlo. Otras veces quien decide ponerle fin puede ser el niño a pesar de que su madre no tuviera ningún inconveniente en continuar.

Sea cual sea el momento en que uno de los integrantes de la pareja lactante desea ponerle fin, o sean cuales sean los motivos, es importante recordar que se trata de una opción personal y que todas son respetables.

Destete a iniciativa del niño

Si el destete sucede a iniciativa del niño va a ser él quien marque la pauta.

Algunos niños simplemente un buen día deciden que no quieren mamar más.

Otros lo hacen más despacio, paulatinamente se van desinteresando por la lactancia materna, reduciendo la demanda hasta que ésta cesa por completo. Los hay que primero maman solo una vez al día, luego una vez cada varios días, hasta que simplemente dejan de pedir.

Un nuevo embarazo puede tener un papel en el destete del hijo anterior. Debido a los cambios de la leche durante el embarazo (menor volumen, distinto sabor) muchos niños se destetan solos en esta época. Otros prefieren seguir mamando, y continuar haciéndolo tras el nacimiento del nuevo hermano. A esta situación de dos niños de diferentes edades mamando a un tiempo se la ha llamado “lactancia en tándem”.

Destete a iniciativa de la madre

Una madre puede tener diversas razones para desear finalizar la lactancia materna; desde razones médicas, emocionales, presiones familiares, sociales, etc.

El momento en que una madre empieza a desear el cese de su lactancia es también muy variable. A algunas les puede suceder a los pocos días o meses, a otras al cabo de varios años.

En cualquier caso, de ser posible, siempre es preferible un destete gradual a un destete brusco. Este último puede generar ingurgitación mamaria (pechos hinchados, duros y doloridos) e incluso obstrucciones, mastitis e incluso abscesos(inflamación e infección más o menos severa del pecho tras disminuir el drenaje), que no ocurrirían si se permitiese la adaptación de la mama a la disminución progresiva de la succión, como ocurre durante el destete gradual (a menor succión, menor producción, hasta que ésta cesa por completo). Desde un punto de vista emocional el destete gradual también es más fácil para el niño.

El destete supone mucho esfuerzo, y madres que han destetado activamente a sus hijos suelen decir que no les quedaba mucho tiempo libre, ya que tenían que emplearlo en distraer a sus hijos de otro modo.

Los niños que son destetados antes de superar su necesidad de mamar pueden empezar a chuparse el dedo o incluso a usar chupete si se le ofrece, siendo sustitutos del amamantamiento que pueden proporcionar cierto consuelo a un niño frustrado por el destete.

La noche puede ser un momento especialmente difícil para un pequeño que espera mamar y no puede entender la reticencia de su madre; a esa hora pocos de la familia van a estar especialmente racionales y pacientes; el padre puede hacer que el proceso nocturno sea mejor tolerado, proporcionando los cuidados nocturnos al pequeño.

Hay que aceptar la protestas del niño si llega el caso, tiene derecho a quejarse si le quitan algo que era importante para él. Ofrecerle apoyo y consuelo facilitará que al final lo asuma.

Del mismo modo hay que aceptar la decisión de la madre sean cuales sean sus razones. Amamantar es cosa de dos y si uno no quiere seguir está en su derecho también. La lactancia materna no debería ser nunca un sacrificio.

Ideas y sugerencias para acelerar un destete

No ofrecer, no rechazar

No garantiza el tiempo que pueda prolongarse el destete. Es el menos doloroso para el niño.

Distracción

Se trata de identificar los momentos, lugares y circunstancias en los que el niño suele pedir el pecho, y anticipar alternativas al amamantamiento, para que el niño dirija su atención hacia algo nuevo y atractivo en vez de hacia la pérdida de algo entrañable como mamar.

Sustitución

Se ofrece comida o bebida al niño para evitar que pida el pecho por hambre. No se trata de sobornarlo con golosinas para que deje el pecho. Sólo funcionará cuando el niño tenga hambre. Hay que tener en cuenta que los niños también maman por afecto hacia su madre, para sentir su cercanía, por consuelo si están cansados, frustrados o con miedo.

Aplazamiento

Con un niño que ya nos entiende se puede negociar el demorar una toma. El niño debe ser lo bastante maduro para aceptar la espera. Se le puede ofrecer algo que le mantenga contento mientras tanto.

El destete por abandono, es decir que la madre se separe del niño por unos días, no es recomendable, ya que el niño no solo se ve privado bruscamente de la leche de su madre, sino también de su presencia, que es vital para su salud afectiva y emocional.

Si la madre no quiere o puede hacer un destete paulatino y desea interrumpir la lactancia lo más rápido posible, en todas las culturas y épocas se encuentran testimonios de estrategias variadas.

Poner tiritas en los pezones y decirle al niño que las tetas están enfermas, untar los pezones con cremas con un color, olor o sabor que resulte desagradable para el bebé, etc., son las más habituales.

Por ejemplo, en algunos países, las madres se untan el pezón con aloe vera ya que parece ser que su sabor no gusta a muchos niños. Estas estrategias no son ni buenas ni malas, mejores o peores, simplemente pueden ser eficaces.

Procesando…
Estás suscrito a Mujer RD

El destete natural

Algunas personas creen que si el niño no es activamente animado a destetarse, no lo hará nunca por sí mismo; sin embargo, esta idea es errónea, como lo demuestra el hecho de que en sociedades en que se permite al niño mamar tanto tiempo como quiera, acaba por destetarse él solo.

En la mayoría de sociedades humanas el destete suele ocurrir pasados los 2 o 3 años de edad; en nuestra cultura ocurría así hasta hace poco más de un siglo. Los acontecimientos que han condicionado en nuestro medio el rechazo cultural hacia la lactancia más allá del primer año son complejos, pero no dejan de ser cuestiones culturales, que no tienen que ver con las necesidades biológicas o psicológicas del niño.

Está muy extendida la creencia de que a partir de una cierta edad la leche materna no alimenta, que el niño mayor que mama es por vicio, o que prolongar la lactancia afecta negativamente el desarrollo psicológico del niño. Estas creencias han llegado a calar profundamente en la mayoría de las personas, incluyendo médicos, psicólogos y pedagogos.

Esta presión cultural en contra es el principal inconveniente de la que se ha denominado “lactancia prolongada”; en algunos países, como Estados Unidos, es algo tan inusual que algunos han llegado a verla como una perversión. Existen casos de madres acusadas de abusos contra sus hijos.

De hecho, el estigma social de continuar amamantando a un niño que ya camina o que va a la escuela fuerza incluso a madres seguras de sí mismas a hacerlo en la clandestinidad; los que más han dañado la lactancia prolongada han sido los profesionales de la salud, dando información sin base científica real, a la vez que desalentando a las madres que han querido prolongar la lactancia.

Cada especie de mamíferos tiene una edad en la que el destete ocurre de forma natural, que probablemente esté condicionada genéticamente, aunque en nuestra especie es difícil deslindar lo cultural de lo biológico.

Cambios en la leche durante el destete

Existe la creencia popular de que a una determinada edad del niño la leche materna pierde sus propiedades nutritivas. Esto no sólo no es así, sino que no existe ningún alimento que aisladamente supere el valor nutritivo de la leche. Si que la pueden superar en algún nutriente en concreto (por ejemplo, el hígado la supera en hierro, la papaya en vitamina C y la carne de buey en proteínas) pero no en todos a la vez; de manera que la leche materna sigue siendo el alimento más nutritivo de cuantos pueda tomar un niño, aunque tenga tres o cuatro años.

Existen algunos estudios que evalúan los cambios en la composición de la leche materna durante el proceso del destete, en ellos se demuestra que el volumen de leche disminuye en proporción a la cantidad de otros alimentos que tome el niño (a menor hambre, menor succión y menor producción de leche). La concentración de proteínas aumenta hasta el 142% del basal, los lípidos mantienen su concentración, el hierro aumenta hasta el 172%, el calcio permanece constante y el zinc disminuye hasta el 58% del basal (5). Los factores inmunitarios se mantienen durante el destete gradual (6). Hay que decir que estos estudios se hicieron en niños que fueron destetados por causa del propio estudio, a la edad de 7 meses, y que el destete duró 3 meses, pero no dice nada de lo que puede ocurrir durante el destete natural, que puede tardar varios años.

Anuncios

Falso destete

A lo largo del primer año de vida pueden existir momentos en los que el niño muestra un menor interés por la lactancia, como consecuencia de su propio desarrollo (por ejemplo, alrededor de los 9 meses) (7). Esto no debe ser confundido con el verdadero destete. Más bien es consecuencia del creciente interés del niño por su entorno, que le hace distraerse fácilmente del pecho. En un ambiente tranquilo, con luz tenue, con un menor nivel de estimulación, el niño mamará cuanto necesite, recuperando “el tiempo perdido”.

Si pensamos que la leche es un alimento de gran importancia en la dieta del niño, al menos durante sus dos primeros años de vida, no es razonable pensar que ya no le hace falta la leche de su madre pero sí en cambio otro tipo de leche. La naturaleza no tiene previsto que una cría tome leche de una especie distinta a la suya.

En cualquier caso, si una madre no desea prolongar la lactancia hasta que el niño decida dejarlo, tal vez le sea más fácil destetarlo entre la edad de los 9 y 14 meses. Sin embargo la decisión de la madre de destetar puede no ser firme a esa edad, por lo que no se debería alentar a la madre a que lo haga con el fin de evitarle supuestas futuras molestias que tal vez no se presenten nunca.

Huelga de lactancia

A veces ocurre que un niño de repente se niega a mamar de forma brusca. A esta conducta se ha llamado “huelga de lactancia”, es autolimitada y no debe ser confundida con un verdadero destete. Las causas de esta situación pueden ser muy variadas y a veces una madre tendrá que investigar que ha ocurrido en su caso. Si se identifica y evita el motivo, la lactancia continuará.

A veces puede ser necesario más esfuerzo, especialmente si el motivo no ha sido identificado o no es evitable. Puede ser útil ofrecer el pecho en un lugar relajado, a media luz, sin distracciones o cuando el niño está medio dormido. Suele ser contraproducente intentar rendir al niño por hambre. Mientras se reinicia el amamantamiento la madre puede extraerse la leche, que le puede ser ofrecida al niño con vaso o cucharilla.

Para saber más sobre lactancia consigue nuestro Ebook Lactancia Materna: Guía para la madre. Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de mujer no olvides suscribirte.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Lactancia y Coronavirus

Anuncios

Coronavirus

La OMS está trabajando en estrecha colaboración con expertos y gobiernos a escala mundial para difundir de manera rápida el conocimiento disponible sobre este nuevo virus, para monitorizar su propagación y virulencia, y para asesorar a los países y ciudadanos sobre medidas para cuidar su salud y prevenir la propagación del virus.

A continuación os copio la información que puedes encontrar en la web e-lactancia.org. Una web 100% confiable en la que podéis informaros sobre la compatibilidad de tratamientos y medicamentos con la lactancia materna. .
Los coronavirus son una familia de virus que provocan infecciones de tipo respiratorio en animales y humanos.
Lo más frecuente es que causa un resfriado leve con tos, mucosidad nasal, dolor de garganta, fiebre y dificultad respiratoria leve.

Hace años que varias cepas de coronavirus están extendidas por todo el mundo y son la causa de un porcentaje elevado de resfriados en niños y adultos. Tienen baja mortalidad y, como en otros virus gripales, la mortalidad es mayor en personas de avanzada edad y en portadores de enfermedades crónicas (respiratorias, cardiovasculares, diabetes, etc.). Algunas cepas de coronavirus que han mutado recientemente de algún animal al hombre son más agresivas y pueden causar problemas respiratorios graves, como el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-COV) originado en China en 2003 y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-COV) de 2012. Ambas cepas de personas fallecidas relativamente bajas pero eran muy poco contagiosas y no han vuelto a detectarse casos de ellas.

Del nuevo coronavirus de Wuhan (2019-ncov) derivado de China en 2019, a fecha de esta actualización, se va conociendo que es más contagioso que los anteriores pero con una baja mortalidad. De nuevo, las personas de edad avanzada y las que tienen enfermedades crónicas tienen mayor riesgo de presentar síntomas graves. La inmensa mayoría de niños padecen una enfermedad leve o son asintomáticos.

𝘾𝙤𝙢𝙤 𝙚𝙨 𝙡𝙖 𝙩𝙧𝙖𝙣𝙨𝙢𝙞𝙨𝙞𝙤𝙣?
Se produce de persona a persona a través del contacto cercano, a través de gotas del tracto respiratorio cuando el individuo tose o estornuda. O de modo indirecto por contacto con superficies contaminadas. El virus se contagia desde el período antes que el paciente presenta síntomas (etapa latente).

 La enfermedad, llamada COVID-19, no tiene tratamiento específico ni hay vacunas. El tratamiento es de soporte: reposo, medicamentos para la fiebre y la tos, hidratación, humidificación, soporte respiratorio si es necesario, etc.

Cualquier madre que se encuentre en una zona de riesgo afectada por el virus y presente síntomas como fiebre, tos o dificultad para respirar debería buscar asistencia médica a la mayor brevedad y seguir las instrucciones de un profesional de la salud.

COVID-19 y embarazo

Las gestantes son consideradas población de riesgo debido a que en esta etapa ocurren cambios fisiológicos que conllevan a una disminución del sistema inmunológico aumentando el riesgo de tener alguna complicación obstétrica

.Por el momento, no existen pruebas científicas que respalden vulnerabilidad al nuevo coronavirus entre las mujeres embarazadas, sin embargo si se presentan enfermedades respiratorias han de recibir un tratamiento prioritario, pues tienen un mayor riesgo de sufrir efectos adversos.

Es en el 1° trimestre de embarazo donde PODRÍAN presentarse mayor aparición de amenazas de aborto o aborto espontaneo por experiencias previas con virus como #SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) y #MERS-cov (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente)].

La fiebre durante el 1° trimestre de embarazo puede aumentar el riesgo de malformaciones congénitas.

Tanto el COVID-19 como el SARS No se transmiten por la leche materna, tampoco por el cordón umbilical y liquido amniótico.

Se deben adoptar las mismas medidas preventivas que el resto de adultos de cara a evitar el contagio  Si una madre se contagia durante el embarazo, el calostro, que es la primera leche materna que recibe el recién nacido, será mucho más rico en inmunoglobulinas, sobretodo del tipo IgA secretora y otros factores inmunológicos, esto permitirá la protección del bebé ante la exposición del virus y potenciará su sistema inmunológico.

Algunos hospitales usan la medida de clampeo rápido y separar a madre y bebe hasta hacer pruebas. No es un parto muy humanizado como quisiéramos pero sabemos que son medidas para garantizar la salud del bebé. No hay estudios que avalen estas medidas de seguridad, por tanto es necesario que se siga investigando al respecto.

𝘾𝙤𝙣 𝙧𝙚𝙨𝙥𝙚𝙘𝙩𝙤 𝙖 𝙡𝙖 𝙡𝙖𝙘𝙩𝙖𝙣𝙘𝙞𝙖 :

Si la madre contrae el virus durante la lactancia. La protección que le dará la leche materna será mayor que la probabilidad de contagiarse. Esto es debido a que estudios demuestran que la leche materna protege al bebe frente a infecciones de virus y bacterias, lo hace suprimiendo las armas de estos gérmenes y desarrollando las defensas inmunológicas del bebe

La lactancia materna por sus propiedades inmunológicas tiene un papel protector contra la infección.

Por otro lado, El recién nacido humano tiene la necesidad del contacto estrecho con sus cuidadores inmediatos, la separación del binomio mamá-bebé puede tener efectos negativos sobre el vínculo. .

Dado que los síntomas, al menos iniciales, un resfriado común, es muy difícil e inefectivo aislar a un tiempo a una madre con síntomas de catarro de su bebé lactante. Por lo tanto se puede continuar la lactancia materna tomando las medidas de precaución generales.

Teniendo en cuenta los beneficios de la lactancia materna y el papel insignificante de la leche materna en la transmisión de otros virus respiratorios, la madre puede continuar amamantando.

La madre debe usar una mascarilla medica cuando esté cerca de su bebé y lavarse bien las manos antes de un contacto cercano con el bebé.

Si es necesario extraer, sea porque mami esta enferma y necesita hospitalizarse, debe hacerse con todas las medidas higiénicas de lugar y la leche debe dársele al bebé por un cuidador sano. No es necesario pasteurizar la leche

Qué consecuencias tiene interrumpir la lactancia en estas situaciones?

Si se enferma alguien que está amamantando, es muy importante no interrumpir la lactancia directa. La madre y/u otros familiares ya han expuesto al bebé al virus, por lo que el bebé se beneficiará más continuando con la lactancia directa.

Interrumpir la lactancia podría generar varios problemas:

  • Trauma emocional importante para el bebé o infante lactante,
  • Disminución en la producción de leche por la necesidad de realizar extracciones,
  • Posterior rechazo al pecho por parte del lactante debido a la introducción de biberones,
  • Disminución de factores inmunes de protección debido a la interrupción de la lactancia directa, por lo que la leche extraída no es específica para las necesidades del lactante en ese momento particular, y
  • Aumento del riesgo de contagio para el lactante debido a la falta de apoyo inmunológico que proporciona la lactancia directa.

Medidas preventivas a tomar:

  • Evita visitar lugares con muchísimas personas.
  • Continúa amamantando a tu bebé y de esta manera fortalecerá su sistema inmune (defensas).
  • Lava tus manos frecuente: antes y después de cambiar el pañal, antes y después de amamantar a tu bebé …
  • Mantener los ambientes de CASA ventilados.
  • No es necesario cubrir boca y nariz si la madre no está tosiendo.
  • Recuérdale a las personas que están en contacto con tu bebé la importancia del lavado de manos.
  • Si la madre se siente muy mal para amamantar, puede extraerse la leche y ofrecersela a su bebé por una persona sana, preferiblemente en vaso, jeringa o biberón cuchara, para evitar el síndrome de confusión tetina/pezón. Y de esta forma también evita ingurgitación mamaria o mastitis.
  • El bebé debe ser llevado a consulta pediátrica en caso de algún síntoma como tos, rinorrea, fiebre, llanto frecuente, rechazo del alimento o cualquier otro síntoma positivo de la enfermedad.
  • La madre debe mantenerse hidratada y con una dieta sana y equilibrada, sobretodo en frutas y hortalizas.
  •  Tu leche es la mejor vacuna! 
Anuncios
Categorías
Crianza

El dilema del peso en el bebé

El peso de nuestros bebés a medida que crecen, es algo que nos suele preocupar y mantener atentos además de su control de niño sano en cada consulta pediátrica

Por décadas se ha extendido la percepción de que niño gordo es sinónimo de niño sano, y que el delgado está enfermo. No entendemos por qué los parámetros para diagnosticar que una persona (específicamente un bebé) se base solo en en el peso, ya que hay factores determinantes como el desarrollo fisiológico, motricidad, estado de ánimo, el aspecto de sus ojos, uñas, entre otros.

También nuestros pediatras no nos ayudan ya que a todos los bebés los miden en base a parámetros establecido en base a niños sanos que toman leche de fórmula, no materna; y que, si bien es cierto que existen esos estándares, muchos profesionales de la salud no le explican a los padres que no hay de qué alarmarse si su bebé está algo por encima o por debajo del rango.

El peso del bebé es motivo de preocupación para los padres. Te explicamos a qué ritmo debe ganar peso tu pequeño y qué problemas pueden afectar a su alimentación, y te enseñamos cómo prevenirlos.
Así aumenta de peso el bebé en su primer año de vida

El aumento de peso dependerá de los meses que tengamos, antes de cumplir el año de vida ganaremos más peso, luego seremos estaca de manera temporal, (cada niño es diferente y puede o no perder). Aunque cada niño es un mundo y hay muchas variaciones individuales, el aumento de peso mínimo habitual en un bebé suele ser el siguiente:

  • Durante las seis primeras semanas de vida: 20 gramos/día (140 gramos/semana).
  • Entre las seis semanas y los cuatro meses: 100-200 gramos/semana.
  • Entre los cuatro y los seis meses: 80-150 gramos/semana.
  • Entre los seis y los doce meses: 40-80 gramos/semana.

La ganancia de peso más rápida se observa hasta los 4-6 meses de vida, y posteriormente la curva se aplana. Por regla general, durante el primer semestre ganan una media de 600 g/mes, y de los 6 a los 12 meses, 500 g/mes. Suelen doblar el peso al nacimiento entre los 4 y los 6 meses, y lo triplican al año de vida.

En cuanto al crecimiento, ganan unos 25 cm el primer año, y alcanzan el metro de longitud (o lo que es lo mismo, cuadriplican la talla al nacimiento, que suele ser de 50 cm) a los 4 años de edad.

En realidad, una vez pasados los primeros dos meses no es necesario pesarlo cada semana, sino que es suficiente con un peso mensual. Hay que hacerlo siempre en la misma báscula, ya que pueden existir variaciones entre los distintos métodos de medida que pueden inducir a error (balanza electrónica, romana…), y sobre todo no  hay que obsesionarse con el peso. El aspecto general de un niño, y no sólo su peso, suele ser el mejor indicador de su salud. Si está tranquilo, moja al menos 6-8 pañales al día

El pediatra debe hacer un estudio de caso a fondo, no debe mandar fórmula artificial artificial mucho menos si la madre desea dar lactancia materna exclusiva, asegurar que sea prolactancia y conocimiento del tema, solo en casos excepcionales puede afectar inadecuada para un lactante la leche de su madre.

Defiende tu lactancia, si hay problemas con el peso de tu bebé, elige junto a tu pediatra o consulta un método de suplementación adecuado para evitar que interfiera con la lactancia lacta.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Pezones irritados durante la lactancia: Causas y soluciones

Definitivamente no para todas las mujeres la lactancia es una experiencia cómoda y agradable. Cuando comienzas amamantar por primera vez, es normal que te sientas incómoda, te tomará un poco de tiempo para acostumbrarte y varias prácticas.
La lactancia no debería dolor ni el primer día, el segundo o cualquier otro día. 


Pero si duele, muchas mujeres lo experimentan durante las primeras semanas de vida de su bebé y sienten mucho ardor e irritación en los pezones. 


Esto mejorará a medida que el bebé aprenda a agarrar y a mamar el pecho de la forma correcta.


La solución para no sentir dolor y evitar que se formen grietas en los pezones es aprender a colocar el niño correctamente en el pecho y tratar de que el pezón quede bien adentro de su boca, agarrando gran parte de la areola.

Todo el mundo que haya sufrido de irritación en los pezones lo sabe, duele y mucho. Hay que poner la alerta el momento en el que el dolor sea prolongado puesto que no es normal. Las molestias leves son normales en los primeros días de lactancia, especialmente cuando el bebé esta aprendiendo a agarrarse. Pero si esa extrema sensibilidad dura más de una semana, o incluso durante toda una sesión de lactancia, indica un problema, y nos afecta a todas. Independientemente de tener pechos grandes o pequeños.

Para poder evitar que los pezones se irriten, es mejor aprender y practicar posiciones para amamantar hasta encontrar la que se adecue más a ti. Elegir un buen libro sobre lactancia puede ser esencial, en el mercado hay infinidad de buenas lecturas al respecto.

Pero si ya has dado a luz y te encuentras de lleno con este problema, inténtalo resolver de inmediato y nada de esperar un mes para acudir al médico. Piensa que es una zona muy sensible a la que el bebé tendrá que tener acceso con mucha regularidad. El tiempo solo lo puede hacer peor. Así que vamos a echar un vistazo a algunas de las causas más comunes de irritación durante la lactancia, sus síntomas y cómo solucionarlos.

 El bebé no se agarra correctamente a tu pecho

La causa más común de irritación en los pezones es una mala sujeción. Estas molestias son punzantes y de corta duración, y suelen ocurrir principalmente cuando empezamos con una sesión de lactancia y desaparecen gradualmente durante la alimentación. Pero no te preocupes, a continuación te damos una serie de claves para solucionar posturas incorrectas.

Inmediatamente después del parto, evita las pezoneras y pega a tu bebé directamente al pecho.

Para fomentar una posición y sujeción correctas:

  • Sostén suavemente la barbilla del bebé hacia abajo y ábrela a medida que se acerca al pecho para amamantar.
  • Hazle cosquillas en el labio superior tu pezón y espera hasta que su boca esté bien abierta (como un bostezo) antes de guiarlo suavemente hacia el pecho.
  • Retira los pezones si no se agarra bien desde el principio y empieza de nuevo.
  • Si das a luz en el hospital, siempre puedes pedir asesoramiento a las enfermeras.
  • Utiliza un protector de pezones, o pezonera, sólo temporalmente y bajo la supervisión de tu médico.

Anquiloglosia (frenillo corto)

También conocida como lengua anclada, la anquiloglosia es una condición relativamente común en la cual el frenillo, lo que une la lengua a la parte baja de la boca, es demasiado corto para permitir cierta libertad de movimiento de la lengua. Esto puede contribuir al dolor de los pezones. Echa un vistazo y comprueba si la punta de la lengua del bebé tiene forma de corazón o si te es dificil colocar tu dedo entre su lengua y la parte baja de su boca. De ser así, es posible que tenga el frenillo corto.  Lo mejor es hablarlo con tu médico pero no te preocupes, esto se puede corregir cortando el tejido con un simple procedimiento en la propia consulta.

Conoce más sobre la anquiloglosia

mama con bebé
Beneficios de la leche materna

Encontrar una posición correcta

Como ya hemos visto en los puntos anteriores, como tú sostienes al bebé durante el amamantamiento puede afectar la comodidad para ambos. Hay varias posiciones para la lactancia materna. Existen multitud de métodos, libros y otros recursos que puedes encontrar por internet, o incluso preguntar a tu médico.

Por lo general, y para mantener una correcta posición, la cara del bebé deberá estar paralela a tu pecho (horizontal o verticalmente) y deberás mantener su barriga en contacto con tu cuerpo.

EL buen agarre

Para tener una buena sujeción:

  • Manten las caderas y la cara del bebé giradas hacia ti mientras esté amamantando.
  • Prueba con varias posiciones y cámbiala hasta que encuentres la que te sea más cómoda.
  • Prueba con accesorios como una almohada para amamantar o un cojín de lactancia. Estos accesorios son muy recomendables ya que además pueden evitar posibles daños colaterales como la plagiocefalia durante el desarrollo de su craneo.
  • Para mayor comodidad, siempr es recomendable sostener al bebé cerca de tu pecho en lugar de agacharse hacia él. Tu espalda lo agradecerá.

Mastitis

La mastitis es una infección que hace que los pechos se hinchen y se enrojezcan. Suele ser bastante molesto y algunos de sus síntomas incluyen fiebre y escalofríos.

¿Cuándo se desarrolla? pues es posible desarrollar mastitis cuando la leche queda atrapada en uno de tus conductos lácteos y las bacterias empiezan a crecer dentro. Normalmente unos antibióticos son suficientes, pero siempre acude a tu médico para que lo evalúe con más exactitud.

Es muy importante tratarla porque puede llevar a una acumulación de pus en tu seno llamada absceso. De nuevo, consulta a tu médico si además estas en periodo de lactancia y notas cualquiera de estos síntomas:

  • Sensación de calor
  • Hinchazón o calor en los pechos
  • Enrojecimiento de la piel del pecho
  • Dolor durante la lactancia
pezones irritados

Afta y candidiasis bucal

Otra causa de irritación en los pezones durante la lactancia es la candidiasis bucal. La candidiasis bucal es una infección por hongos levaduriformes que se puede contraer si los pezones se secan y se agrietan al amamantar. Si esto sucede, sentirás un dolor agudo en los pezones después de que el bebé se alimente.

También es posible que se deba a que tu bebé tenga aftas en la boca. Tienen la apariencia de parches blancos en la lengua, las encías y otras superficies dentro de la boca. ¿Cómo tratarlo? no te preocupes, es muy fácil. Puedes usar una crema antimicótica para combatir la candidiasis bucal en tus pezones antes de amamantar. Como siempre, es mejor prevenir, así que a continuación te doy algunos consejos de cómo evitar que se forme en primer lugar:

  • Es importante secar tus pezones después de cada sesión de lactancia. Puedes soplar o acariciarlos con una toalla de bebé, o simplemente pasear en topless para secarlo al aire libre.
  • Al bañarte, usa un jabón suave en los pezones y límpialos bien.
  • Si eres de las que sueles derramar leche regularmente, usa pezoneras y cámbialas con frecuencia para evitar que la humedad empieze a generar hongos. Es sumamente importante evitar la humedad en los sostenes que lleves.

Problemas por conductos obstruidos

Con toda esa leche fluyendo a través de los conductos, es bastante común que cada cierto tiempo se puedan obstruir. Sabremos que tenemos conductos obstruidos cuando notemos un bulto sensible y doloroso debajo de la areola. Sin embargo, es importante no dejar de amamantar: Sacar leche te dará alivio durante la lactancia. Los baños calientes, las compresas calientes, un masaje e incluso las hojas frías de col pueden ayudar con el conducto obstruido.

Infección por candidiasis

Si tu dolor es ardiente o punzante y no disminuye a medida que avanza la alimentación, es probable que se deba a una infección por levaduras conocida como candidiasis. Como hemos visto antes al hablar de la candidiasis bucal, estos hongos crecen en lugares cálidos, oscuros y húmedos. Es una de las causas más comunes de irritación en pezones. A continuación te daremos una serie de claves para prevernirlo:

  • Usa almohadillas de algodón lavables en lugar de pezoneras con respaldo de plástico. Importante cambiarlas con regularidad y lavarlas, al igual que tu sostén.
  • Manten el área lo más seca posible exponiendo tus pechos al aire entre comidas o secandolos con un paño suave.
  • Otra idea es sostener un secador de pelo, aproximadamente a 10 pulgadas de tus pechos para secar el área antes de volver a colocarse el sostén.
  • Evita usar jabón en sus pechos y frotarlos con fuerza. Esto facilmente puede provocar irritación en los pezones.
dolores de la lactancia
Depresión postparto

Grietas en el pezón

Ya está lastimado, ahora qué hacemos? Recuerda que aunque el pezón esté lastimado puedes seguir lactando. Aun cuando estés sangrando, si no padeces de alguna enfermedad como VIH.

Existen en el mercado algunas cremas recomendadas por expertos, trata de usar las que no se deban retirar antes de amamantar.

También se usa que exprimas un poco de leche materna y la dejes secar sobre los pezones. Aunque los médicos refieren que no es recomendable ya que no es un liquidos estéril y puede provocar infecciones peores.

Vasoespasmo

El vasoespasmo es una constricción (o estrechamiento) repentino de los vasos sanguíneos. Un vasoespasmo del pezón puede ser provocado por una sujeción incorrecta del bebé.En ocasiones también se relaciona con el fenómeno de Raynaud, que afecta el suministro de sangre. El vasoespasmo del pezón también puede estar asociado con dolor muscular y mamario, una afección conocida como síndrome de constricción mamaria. Estos serían los síntomas principales:

  • Dolor en los pezones: el dolor se describe a menudo como ardor o picazón y se siente después de amamantar o entre comidas.
  • También suele estar asociado con pezones deformes e irritados.
  • Pezones blancos: las puntas de los pezones pueden verse blancas (blanqueadas) después de una toma o las madres pueden notar otros cambios de color en sus pezones, por ejemplo, azul o rojo oscuro (asociado con el Fenómeno de Raynaud).
  • Dolor profundo en los pechos: algunas madres también pueden sentir dolores punzantes en lo profundo de los senos.
  • Las temperaturas frías pueden empeorar el dolor o desencadenarlo.

Bebé piraña

Si el bebé tiene unos meses y de repente empiezan a doler los pezones, revisa en busca de mordidas pues puede ser que tu bebé te use como anillo de dentición.

Si es el caso, en el momento que te muerda debes poner cara seria y decirle que no puede hacer eso pues le hace daño a mami. Es un bebé pequeño pero si te ríes entenderá que estas jugando y lo volverá a hacer.

Si se repite la acción, retíralo del seno y dile que te lástima y que duele mucho, que si vuelve a morder no podrá coger la teta nuevamente. Es difícil corregir tan pequeño pero entenderá

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Categorías
Lactancia

Lactancia materna como aprendizaje transversal en ciencias de la salud.

La lactancia es un tema natural, todos los mamíferos están preparados para lactar a sus bebés. La mujer sin embargo, ha desnaturalizado la lactancia, parte por la necesidad de dejar los hijos al cuidado de otros, parte porque la industria nos dice que las fórmulas infantiles son mejores que la leche que produce nuestro cuerpo.

Molestia en los pezones

Ocurre mucho que al momento de que una madre decide lactar exclusivo a su bebé, va donde su ginecologo, pediatra y no saben que decirle. Pueden comenta que es una buena decisión pero no tienen conocimientos sobre técnicas adecuadas o como desmitificar las creencias incorrectas que tiene la sociedad. Esto influye a que muchas madres se rindan a las pocas semanas de haber empezado a lactar.

El aprendizaje sobre lactancia materna debe formar parte de la formación de todos los profesionales de la salud. Temas como “influencia de la lactancia materna sobre la salud pública”, “Peligros del biberón antes de que la lactancia esté establecida” serian de mucha ayuda en estudiantes de medicina y enfermeria.

Mitos de lactancia

Es importante que el personal de salud sepa que su deber no es solo informar, también influye mucho la promoción de la lactancia materna. Se sabe bien que la industria es una gran competencia, y que tiene mucho dinero que usa de manera negativa comprando favores.

La formación adecuada de los profesionales de la salud debe ser integral e interdisciplinar. Destacando las colaboraciones de enfermería, médicos de familia, médicos generales, ginecólogos, pediatras, psicología, matronas, doulas. Por lo cual, es un tema que debe incluirse en los programas de estudio de todas las universidades, en todas las profesiones sanitarias.

Hay evidencia de que, la falta de informacion influye mucho en que las madres abandonen la lactancia en las primeras semanas de vida de su bebé. A esto se suma la falta de apoyo, por disparidad de criterios, todos pensamos diferente y confundimos a las madres.

Papá como soporte en la lactancia materna

La educación acerca de la lactancia materna debe incluir informacion detallada en relación al código internacional de comercialización de sucedáneos de la leche materna y la importancia de su cumplimiento.

Igualmente es importante que todo el equipo de salud esté al tanto de que la mayoría de los medicamentos pueden ser usados por las madres lactantes, y cuáles de ser contraindicados, tienen otras opciones; esto evita que la madre deba suspender la lactancia por llevar algún tratamiento médico alterno.

Cuando aplicamos programas de educación sobre lactancia materna, se debe tomar en cuenta temas como Anquiloglosia o frenillos, no es solo aprender sobre lactancia materna, la cuestión es ser capaces de aprender sobre lactancia materna y todo lo que le rodea.

Recomendaciones nutricionales para la mujer lactante

No existe una estandarización acerca de qué debemos enseñar y cómo debemos enseñar en los programas de lactancia materna. Hay además, necesidad de una mejora significativa en la forma que se les enseña sobre lactancia materna a los estudiantes de ciencias de la salud. Sí se ha demostrado que, el aprendizaje interactivo e inclusivo donde todos participan es muy exitoso, el e-learning ha sido muy usado. Entre los objetivos que debe tener un curso de lactancia materna están la educación continua, la actualización y la medicina basada en la evidencia.

Entre los cursos online que pueden encontrar esta Ilactation, Fundación Carlos Slim. También se pueden encontrar grupos de apoyo para médicos prolactancia como el que tiene Prolactar RD. Si tú como profesional de la salud, decides especializarte en lactancia materna, la Universidad Jaume I tiene el Curso de Especialización en Lactancia Natural.

Beneficios de la lactancia materna para el padre

Oportunidad de mejora!

  1. El conocimiento sobre LM debe formar parte del plan de estudios.
  2. Discusión en grupo para identificar y reflexionar sobre ss actitudes y creencias sobre la lactancia materna.
  3. Se debe animar a los estudiantes a considerar la naturaleza de la elección personal entre alternativas que la investigación ha demostrado que no son equivalentes.
  4. Reflexionar sobre el papel que deben desempeñar los profesionales de la salud en la promoción de la salud.
  5. Madres y bebés sanos podrían ser invitados a clase para dar sus puntos de vista sobre la lactancia materna.
  6. Se podría animar a los estudiantes a asistir a las reuniones de apoyo a la lactancia materna y a las clases prenatales sobre LM.
  7. Asegurar un mínimo de 18 a 20 horas de educación sobre LM adoptando un modelo biopsicosocial, incluida la formación para mejorar las actitudes hacia la lactancia materna.
  8. Colaboraciones interdisciplinarias para desarrollar y aplicar estrategias para estructurar la mejora de la lactancia materna desde la etapa prenatal hasta la etapa postnatal.
  9. Hacer uso de programas de aprendizaje electrónico para profesionales de la salud basados en estudio de casos.
  10. Las intervenciones educativas a través de la web pueden llegar a un gran número de profesionales.
  11. Tener en cuenta los métodos de enseñanza interactivos y basados en aplicaciones.
  12. Es necesario que los profesionales de la salud estén educados en la multiculturalidad.
Mitos de lactancia 2

Objetivos

  • Concienciar y motivar a los futuros profesionales de la salud en la finalidad de promover la lactancia materna, para lograr un apoyo efectivo a la misma en la comunidad.
  • Dotar a los futuros profesionales de la salud de una formación teórico-práctica actualizada sobre la lactancia materna, basada en la evidencia científica con el fin de promover buenas prácticas de salud.
  • Dotar a los futuros profesionales de la salud de conocimientos y recursos específicos para prevenir y afrontar las dificultades que la díada madre/hijo pueda presentar respecto a la instauración y mantenimiento de la lactancia materna.

Fuente: ilactation.

Beneficios de la lactancia materna

Categorías
Lactancia

Así aumenta de peso el bebé en su primer año de vida

Componentes de la leche materna

El peso normal de un recién nacido a término puede oscilar desde los 2,5 hasta los 4 kilos. En su primer año, el bebé experimentará el mayor índice de crecimiento de toda su vida, especialmente en la etapa comprendida entre los cuatro y los seis meses.

Y es que te parecerá increíble que la pequeña bolita recién nacida que hoy sujetas entre tus brazos llegue a triplicar su peso cuando sople su primera vela. ¡Sin duda una maravillosa y sorprendente evolución que hoy te compartimos!

Recién nacido (de 0-7 días)

Un bebé recién nacido suele perder entre el cinco y el 10 por ciento de su peso durante los tres o cuatro días siguientes a su nacimiento. Estapérdida de peso fisiológica es absolutamente normal, y se debe a la expulsión de orina y meconioacumulados durante la gestación, y a que al principio comen muy poquito.

Recordemos que el estómago del recién nacido es como el de una canica, por lo que si has optado por lactancia materna, los primeros días tendrá suficiente con el calostro. Cuando se produzca la subida de la leche, tu cuerpo ajustará la producción a la demanda de tu bebé, de ahí que sea tan importante ofrecerle siempre lactancia a demanda.

Lo habitual es que a partir del cuarto día, el bebé deje de perder peso y comience a ganarlo, llegando a recuperar su peso de nacimiento en torno a la primera semana de vida (o incluso algunas veces algo más tarde).

Durante estos primeros días es importante controlar que el bebé vaya recuperando el peso perdido, porque de no ser así habría que valorar qué está ocurriendo (reflujo, problemas de salud…), así como analizar posiblesproblemas con la lactancia (mal agarre, frenillo sublingual, retrognatia, problemas con la producción…)

Lactancia materna en el postparto inmediato

Primer mes

Hasta el primer mes y medio de vida, o aproximadamente las primeras seis semanas, el bebé ganará unos 20 gramos diarios, lo que equivale a una media de 140 gramos semanales.

Hacia el décimo día de nacido, la leche de la madre se transforma en leche de transición, que contiene menos proteínas que el calostro y que variará día a día hasta alcanzar la composición de la leche madura.

El volúmen de leche aumenta en cada tetada, por lo que el estómago del bebé se adaptará a esta nueva circunstancia. Madre e hijo se compenetran: ella irá produciendo más leche conforme el bebé vaya aumentando el volúmen de su estómago para tomarla. O quizás sea al revés, el tamaño del estómago del bebé aumenta y el cuerpo de la madre, que lo sabe, produce más leche para darle lo que necesita.

Brotes de crecimiento

Segundo y tercer mes

Si hasta las seis semanas de vida nuestro bebé ha ido aumentando de peso según lo establecido y la madre siente que su lactancia está yendo bien (no hay dolores, grietas, mal agarre…), podría considerarse que la lactancia ya ha quedado instaurada.

En las revisiones pediátricas se continuará controlando el peso del bebé, y lo normal es que la ganancia de peso semanal se sitúe entre los 100 y los 200 gramos. Sin embargo, si tu hijo hace pis con frecuencia, suscacas son normales y su estado anímico y general es bueno, no deberías preocuparte por el peso puescada niño sigue su propia curva de crecimiento.

Del cuarto al sexto mes

Cómo mantener la lactancia cuando vuelves al trabajo

En esta etapa de su vida el bebé experimentará una ganancia semanal de entre 80 y 150 gramos, lo que se traduce en una media de entre 500 y 650 gramos mensuales. A este ritmo, lo normal es que al cumplir los seis meses haya doblado su peso de nacimiento.

Recordemos, además, que su alimentación debe continuar siendo lactancia exclusiva.

Lógicamente hablamos de bebés saludables, pero que siguen su propio ritmo. Si por el contrario, la curva de altura va subiendo pero la de peso se va estancando, habría que ver qué está pasando y por qué el bebé no está ganando lo suficiente.

De los seis a los nueve meses

Ablactación

A partir de los seis meses, la ganancia de peso ya no será tan acusada como hasta ahora, y lo normal es que el bebé gane entre 40 y 85 gramos semanales, lo que se traduce en un media mensual de entre 300 y 450 gramos.

A partir de los seis meses el bebé deberá comenzar con la alimentación complementaria, pero recordemos quela base de su dieta debe continuar siendo la leche, y la lactancia debe ser a demanda.

De los nueve a los doce meses

El último trimestre antes de cumplir su primer añito es el momento en el que menos peso cogerá el bebé, con una media de entre 200 y 300 gramos al mes. Lo normal es que al cumplir los 12 meses el bebé haya triplicado su peso de nacimiento.

En cualquier caso, es importante recordar que estos datos son aproximados y basados en los percentiles y las estadísticas, y que la ganancia de peso de los niños alimentados al pecho es distinta de aquéllos alimentados con leche artificial.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.