Categorías
Crianza Mujer

Bobo y lactancia

Alimentos procesados y ultraprocesados

Prácticamente todos los alimentos que se consumen en la actualidad se procesan de alguna manera. Si el procesamiento se define como el conjunto de métodos para hacer los alimentos crudos más comestibles y agradables, o para preservarlos para el consumo posterior, entonces se han procesado los alimentos a lo largo de toda historia de la […]

Suculenta cebra (HAWORTHIA ATTENUATA) – Cuidados

Suculenta Cebra (Haworthia attenuata) Pues te presento a Haworthia attenuata, mejor conocida como la planta cebra o suculenta cebra. Esta es la favorita de muchos y es fácil entender por qué. Tiene una textura bien interesante, como si nos invitara a tocarla. También sus líneas horizontales blancas le dan un look moderno. Pero sin lugar a duda, lo más […]

Anuncios

Las madres con frecuencia preguntan si pueden usar bobo o chupete mientras están amamantando. Algunas quieren usarlo para calmar al bebé, otras tienen miedo de usarlo. Qué factores se debe considerar?

Menor duración de la lactancia

Durante mucho tiempo se pensó que el chupón era una ayuda para los bebés y para los padres agotados. El inocuo chupón o “calmador” como lo llaman el algunos países, puede afectar la lactancia materna y su duración.

Los infantes que usan chupón tienen más probabilidades de tener problemas para amamantar:

  • Afecta su técnica de succión correcta.
  • Además los bebés que usan chupón estimulan menos el pecho de la madre, por ello su producción puede bajar significativamente.
  • También al succionar por más de 20 minutos se produce en el intestino la hormona colecistoquinina que da la sensación de saciedad. Así el cuerpo de los bebés da la falsa alarma de que ya se alimentó, esto lleva a una de ganancia de peso inadecuada y desnutrición.
Anuncios

El uso de bobo en cualquier bebé podría aumentar el riesgo de cambios a nivel orofacial, músculoesqueletal, en la salud oral y aumentar el riesgo de desarrollar ciertas infecciones si no se practica higiene adecuada. La Academia Americana de Odontología Pediátrica no recomiendan usar bobos, pero teniendo claro que debe haber un balance, ella como especialista maternoinfantil incluye en sus diagnósticos una evaluación holística.

Pero las consecuencias no se quedan en la boca, ¡también pueden afectar los oídos! En niños mayores de 3 años que un usan bobo se ha encontrado mayor frecuencia de infecciones de oído.El oído medio, que es donde se producen las infecciones de oído, tiene un tubito que lo conecta a un área cerca de la nariz que es la nasofaringe. Ese tubito tiene dos funciones principales: drenar para que no haya líquido en el oído, y ecualizar las presiones. Cuando ese abrir y cerrar del tubo de Eustaquio es constante por el uso del bobo, es más probable que bacterias, virus y hongos presentes en la boca lleguen al oído medio.

Mi recomendación es que no se debe utilizar bobo, pero autores dicen que (si se usa) ya a los diez meses los papás deben estar retirándolo y que solo lo deben utilizar para cuando se le va a medio acostar, especialmente entre los seis a diez meses.

El bobo impide que los infantes aprendan a elevar la lengua hacia el cielo de la boca para ejecutar sonidos como los de la L o la N. Tampoco permite hacer sonidos que requieren juntar los labios como los de M, B y P. Esos sonidos son los primeros que se desarrollan en la niñez. El problema a más largo plazo es que vamos a tener niños a quienes no se le va a entender el habla. Muchos llegan a terapia porque familiares o extraños no los entienden y se tienden a frustrar, tienen hasta problemas conductuales o se cohíben de hablar para que la gente no los corrija y no les vuelva a preguntar qué están diciendo.

Photo by Arie van Ravenswaay on Pexels.com

Mejor sin él

Evita usar bobo para no interferir con el inicio de la lactancia de tu bebé.

Para calmar su llanto, verifica primero que no tenga hambre, frío, calor, el pañal mojado o algo que le moleste, y mécelo, ya sea cargándolo en brazos, en una cuna, una hamaca, una silla o cualquier otro lugar seguro.

En caso de usar bobo, asegúrate de que no tenga materiales tóxicos, demasiado duros, que no sea muy grande para el tamaño de la boca de bebé y cámbielo frecuentemente para prevenir infecciones.

Mantén una buena higiene del bobo (siguiendo las indicaciones del fabricante), así como de la boca de bebé (haciendo suaves movimientos circulares con una gasa esteril).

Nunca limpies el bobo con tu boca ni tu saliva para evitar pasar a bebé bacterios, hongos o virus en tu boca.

Nunca untes el bobo con miel o cualquier otra sustancia que pueda propiciar el desarrollo de infecciones y caries.

Usa el bobo solo cuando sea estrictamente necesario, y preferiblemente retíralo tan pronto bebé se calme o se duerma, de esa forma evitarás que desarrolle hábito y enfermedades como candidiasis, otitis media y caries dental.

La primera visita al dentista debe ser antes de que aparezca el primer diente.

Para retirar el uso del bobo, emplea estrategias que distraigan al niño o la niña cuando lo desee como cantar, jugar, caminar.

Reduce los períodos de uso hasta dejarlo solo una vez al día.

Felicita y reconoce los logros de tu hijo o hija cada vez que tenga un progreso.

Informa de tu decisión y de las estrategias que empleas a todos los familiares y cuidadores para que hagan un frente común y no saboteen el proceso. Sé firme.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Anuncios