Categorías
maternidad

Lactancia y depresión postparto

En este artículo vamos a revisar la relación entre lactancia y depresión postparto; también explicaremos los mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia. Al finalizar seremos capaces de diseñar estrategias para tratar la depresión y apoyar la lactancia continua. Es más hacia el perfil médico, lo escribo con la intención de que el personal de salud pueda tratar estas patologías.

Anuncios

Comprender la relación entre lactancia y depresión postparto

Entre los muchos beneficios de la lactancia incluyen un riesgo menor de depresión postparto a la madre. Sin embargo, la ansiedad impide la lactancia.

Entre las dudas de las madres están saber si el bebé está recibiendo suficiente leche, si usa una buena técnica, si sube de peso adecuadamente. Las madres que lactan exclusivamente a pesar de las múltiples barreras que se les presenta, están de mejor forma emocional y mentalmente y tienen mayor apoyo de los familiares y otras personas cercanas.

La interrupción de la lactancia es más común entre las mujeres con síntomas de depresión. Las mujeres que dejan de amamantar por falta de apoyo sufren más de depresión, la mujeres que dejaron de amamantar por algún inconveniente tuvieron menor puntaje de depresión según la puntuación de Edimburgo. Esto solo destaca el hecho que el dolor o la soledad se asocian fuertemente a la depresión. Fuente: Estudio realizado en 2015. Journal of Advanced Nursing.

Donde vivimos, el acceso a alimentos y agua potable son indicativos de si una madre va a padecer depresión. Arreglar las dificultades de vida a permitirá que una madre pueda dedicarse a cuidar de su bebé y no tendrá que preocuparse de otros problemas.

Igualmente es importante identificar los síntomas de preocupación en el embarazo, la madre insegura acerca de las condiciones en que recibirá a su bebé es más propensa a sufrir de depresión.

Mecanismos que ligan la depresión con las dificultades de la lactancia.

Fuente: Ilactation

La oxitocina y prolactina son las dos hormonas clave involucradas en la producción de leche materna.

Necesitamos una madre y un bebé para que tenga éxito la lactancia. las hormonas clave en la lactancia materna son la prolactina y la oxitocina; la prolactina estimula la síntesis de leche, los leucocitos producen leche cuando la prolactina está presente, la oxitocina causa secreción de leche.

Durante el embarazo, la progesterona producida por la placenta, bloquea la síntesis de leche para que las madres no produzcan grandes volúmenes de leche mientras están embarazadas a pesar de que los niveles de prolactina altos.

También sabemos que el cortisol la tiroides la insulina y la hormona del crecimiento son importante para el desarrollo de los senos y la síntesis de leche.

los trastornos como la diabetes, la disfunción tiroidea pueden afectar la producción de leche materna después del parto la placenta de la progesterona desaparecen permitiendo que se produzca la síntesis de la leche y luego el bebé en el pecho estimula el seno desencadenando el reflejo de eyección de leche esto suba El hipotálamo en el cerebro los niveles más bajos de dopamina estimula la producción de prolactina y la estimulación de la hipófisis posterior estimula la liberación de oxitocina

La pérdida de progesterona que también es importante para la lactancia, puede influir en el estado de ánimo de la madre.

Me gusta enseñar que hay un ciclo de tres pasos para el éxito de la lactancia materna bajada de la leche, afianzamiento y extracción de la leche

La bajada de leche. la leche se sintetiza en los alvéolos  que están rodeados por lactocitos que sintetizan leche, luego esos lactocitos están rodeado por células mioepiteliales en forma de banda elástica; Estas son las células musculares. cuando se estimula el reflejo de eyección de la leche está células mioepiteliales se contraen y en realidad arrojan leche a través de los pequeños tubos hasta la areola y el pezón para que el bebé se puede alimentar.

La misma oxitocina es en realidad la que dilata sus conductos para facilitar el paso de la leche si no hay la leche de los conductos nunca va a llegar al bebé. El reflejo de eyección de leche esta dado por la oxitocina.

Puntuación: 1 de 5.

El estrés, las emociones y el comportamiento maternal.

Pongamos de ejemplo a las vacas, si la estás ordeñando y les causan algún tipo de estrés dejan de eyectar leche. Lo mismo nos pasa a las mujeres. El estrés puede causar que disminuya los niveles de oxitocina por lo que disminuye la cantidad de leche que le transfiere una madre a su bebé.

Una nueva madre que se encuentra estresada, va a estar insegura de la cantidad de leche que le transfiere a su bebé. Entonces la oxitocina baja y disminuye la leche que le llega al recién nacido y este jala más fuerte y la mami se siente más inquieta. Si en ese momento, la mami recibe un buen comentario qué la hace reír o sentirse bella, podrás ver cómo en ese momento baja la leche pues la oxitocina es la hormona de la felicidad.

Extracción. mientras más se vacían los lóbulos más leche se produce, es por eso que es importante que la madre y el bebé esten juntos. Si una madre se encuentra lejos de su bebé y tiene los senos congestionados pues se deja de producir leche ya que no hay donde almacenarla.

Depresión y comportamiento infantil

Exposicion a la depresion en el utero asociada con diferencias del lactante.

  • Madurez neuromuscular neonatal. Los bebés de madres deprimidas en el embarazo tienen menor madurez neuromuscular, por lo que es más difícil el inicio de la lactancia
  • Comportamiento temprano de la succión. Es importante que la primera mamada sea temprana y que la madre tenga alguna orientación previa sobre lactancia para evitar tener mayores preocupaciones.
  • Temperamento infantil. El bebé de alta demanda causa más síntomas de depresión en la madre si no sabe cómo cuidarlo. La depresión de la madre afecta más el comportamiento del bebé y se convierte en un ciclo vicioso.

Los diferentes comportamientos de la madre frente al bebé también afecta a la lactancia. Es importante vigilar el nivel de sensibilidad, intrusismo, retirada, compromiso infantil. La madre ansiosa no puede ver lo que necesita el bebé, es más sensible pero menos comprometida frente al bebé.

Neuroesteroides que contribuyen a la depresión perinatal

Se necesita perder progesterona para producir leche, esta hormona es la que evita la salida de leche en el embarazo aun cuando la prolactina esta elevada.

Estrona, estradiol y estriol que son estrógenos. Aumentan a lo largo del embarazo, esto tiene un efecto grande en el cerebro de la mujer. Esto tiene mucha influencia de cómo las madres sienten y piensan luego del parto.

Alopregnanolona. Aumenta en conjunto con la progesterona. Durante el embarazo aumenta mucho por lo que la mujer siente mucho cansancio y sueño, luego del parto disminuye considerablemente. Es responsable del baby blues que muchas mujeres experimentan.

Receptores GABA. Son responsables de que la progesterona disminuya.

Oxitocina. Cuando se libera durante la lactancia se une al nervio vago no mielinizado y hace que la madre quede en esa posición todo el tiempo que el bebé lo necesite, así como la pareja se acuesta junta y duerme junta después del coito. Además hay mayor reactividad al estrés, depresión y ansiedad. Cuanto mayor nivel de depresión, menor los niveles que produce de oxitocina.

Qué ayuda a la madre con depresión?

En las etapas tempranas, está demostrado que el apoyo de un familiar o amigo es importante para que la madre se sienta fuerte, pueda salir de la depresión y cuide bien a su bebé. Apoyar a la mami significa que otra persona se encargue del bebé un momento para que mami coma tranquila, tome un baño o duerma bien; igualmente ayudar con los quehaceres y prepara algo de comer.

Corregir problemas de postura, mal agarre que puedan interferir con la lactancia materna. Verificar que el bebé se esté alimentando bien.

Revisar que no haya alguna entidad orgánica que cause limitación para la lactancia.

Darle a la mami apoyo emocional, decirle que es buena madre y que sigue siendo hermosa.

Si se considera que padece algún signo de depresión, se debe poner en cuenta con un profesional de la salud, el cual va a desmitificar si es así y la tratará según sus necesidades.

Siempre hay que darle la oportunidad de comer y dormir bien, es un punto importante del cuidado. El padre juega un papel importante en este proceso, incluso puede pegarle el bebé a la teta de la madre cuando ella aun está media dormida.

La madre debe tener tiempo para disfrutar a su bebé, no solo para alimentarlo!

Hay medicamentos usados para dormir, que solo deben ser suministrados por un personal calificado para ello, la madre nunca debe tomar ningún medicamento sin antes consultarlo con su médico, aun cuando sea de venta libre.

Si la madre tiene antecedentes de depresión/ansiedad, se debe evaluar la interacción madre-bebé.

Enseñar a las madres a reconocer y responder a las señales del bebé.

Categorías
maternidad

Depresión postparto

El embarazo y un nuevo bebé pueden traer una gran variedad de emociones. De hecho, muchas mujeres se sienten abrumadas, tristes o ansiosas en diferentes momentos de su embarazo e incluso después de que nazca el bebé. Para muchas de ellas, estos sentimientos se van por sí solos. Sin embargo, para otras mujeres, estas emociones son más graves y pueden continuar por algún tiempo.

La depresión y la ansiedad se consideran problemas médicos cuando ocurren durante el embarazo o en cualquier momento durante el primer año después del nacimiento de su bebé. Estos sentimientos no son el resultado de algo que usted hizo o que no hizo. Además, se pueden tratar si se busca ayuda.

Depresión postparto para familia y amigos

¿Qué son la depresión y la ansiedad?

La depresión (sentirse triste, vacía o decaída) y la ansiedad (sentirse nerviosa, preocupada o tener miedo) son problemas médicos graves que involucran al cerebro y que pueden ocurrir durante el embarazo o después del parto. Estos sentimientos son más fuertes de los que se pueden tener cuando uno tiene un mal día o si está nerviosa acerca de algún evento cercano. También van más allá de solamente estar de mal humor o de la tristeza posparto («baby blues»).

«Sentía que debería estar feliz porque tenía un bebé recién nacido, pero solo estaba poniendo una cara feliz para todos los demás». –Una mamá de Kentucky

La depresión y la ansiedad pueden interrumpir las actividades diarias, como cuidarse a sí misma y su bebé. Estos sentimientos son de larga duración y no desaparecen solos. Pero se pueden tratar y por eso es importante obtener ayuda.

¿Están hablando de la depresión posparto?

La depresión posparto es un nombre que puede escuchar para referirse a la depresión y la ansiedad que pueden ocurrir durante y después del embarazo. Sin embargo, quizás no es la mejor manera de describir lo que sienten las mujeres.

La palabra «posparto» significa «después del parto o del nacimiento», por lo que «la depresión posparto» realmente se refiere solo a la depresión que ocurre después del nacimiento del bebé. Para muchas mujeres, este término es el correcto, ya que comienzan a sentirse deprimidas en algún momento durante el primer año después de tener a su bebé.

Sin embargo, las investigaciones muestran que algunas mujeres empiezan a tener depresión cuando aún están embarazadas. Es posible que escuche que se use el término «depresión perinatal» para describir esta situación. La palabra «perinatal» describe el tiempo durante el embarazo o justo después del parto.

Los investigadores creen que la depresión es uno de los problemas más comunes que tienen las mujeres durante y después del embarazo.

Ahora sabemos que las mujeres también pueden tener ansiedad relacionada con el embarazo, que va más allá de simplemente estar nerviosa porque van a tener un bebé. La ansiedad durante y después del embarazo es tan común como la depresión e incluso pueden ocurrir al mismo tiempo. Por lo tanto, también se puede escuchar usar los términos «la depresión y la ansiedad perinatal» o «trastornos del estado de ánimo y ansiedad perinatal» para describir todo lo que las mujeres pueden sentir.

No importa lo que se les llame, la depresión y la ansiedad que ocurren durante el embarazo o después del parto son problemas médicos reales y afectan a muchas mujeres.

¿Cuáles son algunas señales de la depresión y la ansiedad?

Las mujeres que sufren de depresión o ansiedad relacionadas con el embarazo nos dicen que se sienten:

  • Sumamente tristes o se enojan sin razón 
  • Aturdidas y que les cuesta trabajo terminar las cosas que tienen que hacer
  • Como «robots», como si estuvieran haciendo las cosas mecánicamente
  • Muy ansiosas cuando están con su bebé o con sus otros hijos 
  • Culpables y que no son buenas madres
  • Irritables o enojadas más de lo normal

A menudo también:

  • Tienen poco interés en las cosas que antes disfrutaban.
  • Tienen pensamientos que les dan miedo o angustia y que no desaparecen.

¿Son muy comunes la depresión y la ansiedad relacionadas con el embarazo?

Como se mencionó anteriormente, los investigadores creen que la depresión es uno de los problemas más comunes que tienen las mujeres durante y después del embarazo.

La ansiedad relacionada con el embarazo es tan común como la depresión y puede ocurrir al mismo tiempo.

Es posible que usted piense que es la única persona en el mundo que se siente deprimida y ansiosa durante el embarazo o después del parto, pero no está sola.

¿Cuáles son los factores de riesgo para la depresión y la ansiedad durante el embarazo o después del parto?

Cualquier mujer puede tener depresión y ansiedad relacionadas con el embarazo. Sin embargo, hay varios factores que hacen que algunas mujeres sean más propensas que otras a tener uno o ambos problemas médicos. Estos factores de riesgo incluyen:

  • Antecedentes de depresión o ansiedad, ya sea durante el embarazo o en otros momentos
  • Antecedentes familiares de depresión o ansiedad
  • Embarazo o parto difíciles
  • Dar a luz a gemelos o más bebés
  • Tener problemas en la relación de pareja
  • Tener problemas económicos
  • Poco o ningún apoyo de la familia o amigos para ayudar a cuidar al bebé
  • Embarazo no planeado 

La depresión y la ansiedad durante el embarazo o después del parto no ocurren por algo que se hace o se deja de hacer, sino que son problemas médicos. A pesar de que no entendemos completamente las causas de estas enfermedades, los investigadores piensan que la depresión y la ansiedad relacionadas con el embarazo pueden ser el resultado de una combinación de factores físicos, emocionales y ambientales.

¿Pueden la depresión y la ansiedad durante el embarazo o después del parto afectar a mi bebé?

Sí. Pueden afectar a su bebé, pero no directamente. Formar un lazo íntimo temprano en la relación entre madre e hijo es importante para el desarrollo del bebé, y sentirse cerca del bebé es una gran parte de ese lazo íntimo. Cuando usted tiene depresión o ansiedad durante el embarazo o después del parto, puede ser difícil llegar a formar este lazo con su bebé. Tal vez no pueda responder a las necesidades de su bebé. Además, si hay niños mayores en casa, también les puede hacer falta su apoyo.

El tratamiento temprano es importante para usted, su bebé y el resto de su familia. Cuanto antes comience a tratarse, más rápido comenzará a sentirse mejor.

¿Hay tratamientos para la depresión o la ansiedad relacionadas con el embarazo?

La depresión y la ansiedad no desaparecen solas. Con tratamiento, hay esperanza.

Sí, hay tratamientos, y pueden ayudarla a sentirse mejor. El tratamiento puede reducir sus síntomas o hacer que desaparezcan por completo.

Existen muchas opciones de tratamiento disponibles para la depresión o la ansiedad durante el embarazo o después del parto. Algunas mujeres pueden ir a sesiones de terapia o consejería («terapia de diálogo»); otras pueden necesitar medicamentos. No hay un solo tratamiento que funcione para todas.

Su proveedor de servicios de salud le puede hacer una serie de preguntas («screening») para entender mejor lo que usted está sintiendo. Trabajando juntos, pueden encontrar un tratamiento adecuado. A continuación encontrará algunos tratamientos para la depresión y la ansiedad relacionadas con el embarazo.

Consejería («Terapia de diálogo»)

A algunas mujeres les ayuda hablar sobre sus preocupaciones o sentimientos con un proveedor de servicios de salud mental. El terapeuta o consejero le puede ayudar a encontrar maneras para manejar sus sentimientos y hacer cambios para aliviar la depresión o la ansiedad.

Medicamentos

Hay varios medicamentos que pueden tratar eficazmente la depresión y la ansiedad y que no son peligrosos para las mujeres que están embarazadas o amamantando ni para sus bebés. Hable con su doctor sobre qué medicamentos le pueden ayudar.

«Durante mucho tiempo, no me sentía como la misma de antes. Quería volver a ser la misma».

¿Hay algo que puedo hacer además de seguir el tratamiento?

Además de seguir el tratamiento, hay algunas cosas que puede hacer que tal vez le ayuden a sentirse mejor.

  • Júntese con otras mamás.
    Busque un grupo de mamás en su comunidad o en Internet. Estos grupos pueden ayudarle a aprender de otras mujeres que están pasando o han pasado por lo mismo y usted puede compartir sus propios sentimientos.
  • Tómese tiempo para usted. 
    Haga algo para usted, como salir de la casa o tomar un baño caliente sin interrupciones. Si puede, haga que su pareja, un familiar o una niñera cuide al bebé de manera regular, para que pueda ir a visitar a una amiga o hacer un mandado.
  • Haga algo que disfrute.
    Tome un poco de tiempo cada día para hacer algo que le guste, como escuchar música, leer un libro o ver una película favorita. 
  • Sea realista. 
    No tiene que hacerlo todo. No tiene que tener la casa «perfecta». Haga lo que pueda y no se preocupe de lo demás.
  • Pida ayuda.
    No tenga miedo de pedir ayuda a la familia o amigos, ya sea para el cuidado del bebé o para hacer las tareas del hogar.
  • Descanse cuando descansa el bebé.​ 
    El sueño es tan importante para usted como para el bebé. Duerma cuando el bebé duerme, durante las siestas y por la noche.
  • Pase tiempo con otras personas. 
    Busque otros adultos, como familiares o amigos, que la puedan consolar y ayudar a que no se sienta sola. Tenga un tiempo especial de forma regular para pasar con su pareja o para que usted y una amiga puedan estar juntas.

¿Puedo prevenir la depresión o ansiedad relacionadas con el embarazo?

Actualmente, no existe una forma conocida de prevenir la depresión o la ansiedad relacionadas con el embarazo. Saber cuáles son las señales y los síntomas a los que debe estar atenta durante el embarazo y después del parto puede ayudarle a estar preparada y recibir ayuda rápidamente. Esto es lo que usted puede hacer:

  • Averigüe si usted tiene factores que la ponen en mayor riesgo de depresión y ansiedad durante el embarazo y después del parto.
  • Hable con un proveedor de servicios de salud sobre la depresión y la ansiedad relacionadas con el embarazo y aprenda cuáles son las posibles señales a las que debe estar atenta.
  • Aprenda todo lo que pueda sobre el embarazo, el parto y la maternidad para que sepa qué esperar.
  • Tenga expectativas realistas para usted y su familia.
  • Además de buscar tratamiento, haga cosas que la pueden ayudar a sentirse mejor.
  • Planee a futuro. Durante su embarazo, piense quién le puede dar apoyo y ayuda cuando nazca el bebé. Pregúntele a esa persona si le puede ayudar para que ambos puedan estar preparados.

Recuerde, la depresión y la ansiedad durante el embarazo o después del parto no se dan por algo que uno haga, sino que son problemas médicos que necesitan atención médica.

Anuncios