El estreñimiento en los niños

View this post on Instagram

Pregunta: Qué medidas puedo tomar para evitar que mi #bebé se #contagie de tantos #virus que existen?⁠ Respuesta:⁠ – Incentiva a tu bebé que tome #agua. Ofrece agua después de bañarse, al levantarse, cuando #juega, 15 minutos después de #comer. El agua ayuda a estar hidratado y regula el estado de equilibrio del organismo.⁠ – Ofrece alimentos equilibrados. #Frutas y #vegetales de diferentes colores para equilibrar las vitaminas, 4 porciones de frutas y vegetales al día. #Carnes magras y #pescados, #lácteos, #legumbres y #cereales. Si no ofreces todos los grupos alimenticios en un solo plato, aún puedes compensar con las demás comidas.⁠ – Promover la #actividad #física. Lleva tu hija al parque para que corra, monte bicicleta. El ejercicio mejora el estado físico de las personas, activa la #circulación y disminuye la frecuencia de episodios de enfermedad.⁠ – Vigila el #sueño de tu bebé. Los niños necesitan del sueño para crecer, la #Hormona del Crecimiento trabaja más durante el sueño. Así que dormir temprano y las horas suficientes es necesario para que tu bebé duerma adecuadamente.⁠ – Visita al #doctor regularmente. Las visitas al #pediatra en la primera semana, luego mensual hasta el primer año, 18 meses, luego en cada cumpleaños si el niño está sano. El doctor se va a cerciorar que tu bebé está #creciendo adecuadamente y que su #desarrollo sea oportuno.⁠

A post shared by Mujer RD (@mujerrd.blog) on

Los patrones de defecación varían de un niño a otro, así como sucede en los adultos. Lo que es normal para su hijo podría ser diferente de lo que es normal para otro niño. La mayoría de los niños defecan 1 o 2 veces al día. Otros niños podrían pasar de 2 a 3 días o más antes de defecar normalmente. Eso dependerá de la dieta de cada persona.

Un niño que come frutas y vegetales en porciones adecuadas va a tener mejor patrón evacuatorio que otro que merienda enlatados y jugos de cajita.

Los niños que padecen estreñimiento pueden tener materia fecal (heces) dura, seca y difícil de excretar o que produce dolor al salir. Estas defecaciones podrían ocurrir todos los días o con menos frecuencia. Si bien el estreñimiento puede causar molestias y dolor, generalmente es temporal y puede tratarse.  

El estreñimiento es un problema común en los niños. Es uno de los principales motivos por los que los niños son derivados a un especialista, llamado gastroenterólogo pediátrico.

Aquí le presentamos información de la American Academy of Pediatrics (AAP) sobre el estreñimiento y sus causas, síntomas y tratamientos, así como también las formas para prevenirlo.  

¿Qué causa el estreñimiento?

El estreñimiento con frecuencia ocurre por una variedad de razones.  

  • Dieta. Los cambios en la dieta o no incluir suficiente fibra o líquidos en la dieta de su hijo, puede provocar estreñimiento.
  • Enfermedad. Si su hijo está enfermo y pierde el apetito, un cambio en su dieta puede desequilibrar su sistema y causarle estreñimiento. El estreñimiento puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos. El estreñimiento puede presentarse como resultado de algunas afecciones médicas, como el hipotiroidismo (actividad deficiente de la glándula tiroidea).
  • Retención. Su hijo podría retener su materia fecal por diferentes motivos. Podría retener la materia fecal para evitar el dolor de excretarla, lo que puede llegar a ser aún más doloroso si su hijo tiene dermatitis (sarpullido) del pañal pronunciado. Es posible que esté lidiando con cuestiones de independencia y de control; esto es común entre los 2 y 5 años de edad. Su hijo podría retener la materia fecal simplemente porque no quiere dejar de jugar por un rato. Sus hijos más grandes podrían retener la materia fecal cuando no están en casa, están de campamento o en la escuela, porque les da vergüenza o no les gusta usar un baño público.
  • Otros cambios. En general, cualquier cambio en la rutina de su hijo, como viajar, el clima caluroso o situaciones de estrés, podría afectar su estado de salud general y la forma en la que funcionan sus intestinos.

Si el estreñimiento no se trata podría empeorar. Cuanto más tiempo permanezca la materia fecal dentro del intestino grueso, más grande, dura y seca se vuelve, lo que hace más difícil y doloroso excretarla. Su hijo podría retener la materia fecal debido al dolor y esto crea un círculo vicioso.  

¿Cuáles son los síntomas del estreñimiento?

Los siguientes son algunos síntomas del estreñimiento:

  • Muchos días sin defecaciones normales
  • Materia fecal que es difícil de excretar o que produce dolor al excretar
  • Dolor abdominal, como dolor de estómago, cólicos o náuseas
  • Sangrado por el recto debido a desgarros llamados fisuras
  • Incontinencia
  • Pérdida de apetito
  • Enfado o mal humor

También podría notar que su hija cruza las piernas, hace muecas, se estira, aprieta las nalgas o se retuerce en el piso. Podría parecer que su hija estuviera intentando expulsar la materia fecal, pero en realidad está intentando retenerla.  

¿Cómo se trata el estreñimiento?

El estreñimiento se trata de formas diferentes. Su pediatra le recomendará el mejor tratamiento para la situación de su hijo. En algunos casos, es posible que su hijo necesite un examen médico antes de que su pediatra pueda recomendarle un tratamiento. Por ejemplo, su pediatra podría necesitar ver el interior del cuerpo de su hijo y para esto podría usar radiografías para obtener estas imágenes. En la mayoría de los casos, no se necesitan pruebas.  

¿Qué es la encopresis?

Si su hija retiene su materia fecal, podría producir materia fecal tan grande que expanda su recto. Podría ya no sentir ganas de defecar hasta que la materia fecal sea demasiado grande para expulsarla sin la ayuda de un enema, un laxante u otro tratamiento. A veces, solo puede pasar líquido alrededor de la materia fecal que mancha la ropa interior de su hijo. La materia fecal líquida podría parecer diarrea, y esto podría confundir a los padres o al pediatra, pero no lo es. Este problema se denomina encopresis (derrame fecal).

Cambios de dieta

  • Bebés. El estreñimiento rara vez es un problema para los bebés más pequeños. Podría volverse un problema cuando su bebé comienza con los alimentos sólidos. Su pediatra podría sugerir que agregue más agua o jugo a la dieta de su hijo.
  • Niños mayores. Cuando un niño o un adolescente está estreñido podría deberse a que su dieta no contiene suficiente agua y alimentos con alto contenido de fibra. Su pediatra podría sugerir que agregue alimentos con mayor contenido de fibra a la dieta de su hijo y podría recomendarle que tome más agua. Estos cambios en la dieta de su hijo ayudarán a eliminar el dolor abdominal causado por el estreñimiento.

Medicamentos

En algunos casos, el pediatra de su hijo podría recetar medicamentos para ablandar o eliminar la materia fecal. Nunca le dé a su hijo laxantes o enemas a menos que su pediatra lo autorice; los laxantes pueden ser peligrosos para los niños si no se usan adecuadamente. Después de eliminar la materia fecal, su pediatra podría darle algunas sugerencias para ayudar a que su hijo fomente buenos hábitos de defecación y evitar que la materia fecal se vuelva a acumular.  

¿Se puede evitar el estreñimiento?

Como los patrones de defecación de cada niño son diferentes, conozca el patrón de defecación normal de su hijo. Preste atención al tamaño y consistencia usual de su materia fecal. Esto los ayudará a usted y al pediatra de su hijo a determinar cuándo ocurre el estreñimiento y cómo tratarlo de la mejor forma. Si su hijo no tiene defecaciones normales cada varios días o siente incomodidad para defecar, podría necesitar ayuda para formar hábitos de defecación adecuados.  

Usted puede…  

  • Animar a su hijo a beber abundante agua y a comer alimentos con alto contenido de fibra.
  • Ayudar a su hijo a establecer una rutina regular para ir al baño.
  • Alentar a su hijo a realizar actividad física. El ejercicio junto con una dieta equilibrada es la base para una vida activa y saludable.

Incluir suficiente fibra en su dieta

La AAP recomienda que las personas entre los 2 y los 19 años de edad coman cierta cantidad de fibra diaria que sea igual a su edad más 5 gramos de fibra. Por ejemplo, se recomiendan 7 gramos de fibra si su hijo tiene 2 años de edad (2 más 5 gramos).  

Recuerde…

Si le preocupa las defecaciones de su hijo, hable con su pediatra. Un simple cambio en la dieta y el ejercicio podrían ser la solución. Si no es así, su pediatra puede sugerir un plan más adecuado para su hijo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .