Cómo ser más productiva en el trabajo

En nuestros cerebros suceden un millón de cosas al mismo tiempo, y saber qué está ocurriendo allí es de vital importancia; puesto que podemos ser más conscientes de nuestro comportamiento y corregirlo con el fin de saber cómo ser más productivas.

Priorizar las prioridades.

Enfrentarnos a tareas sencillas pero estresantes, como leer y responder correos, liberan grandes cantidades de cortisol (hormona liberada como respuesta al estrés). Haciendo que las tareas que debamos hacer después, sean más difíciles de completar.

Y si a eso le añadimos que nuestro cerebro tiene una capacidad limitada para procesar información; es un grandísimo error levantarnos a contestar correos. Porque lo único que estamos consiguiendo es acabar nuestros mejores recursos para las tareas más básicas.

Priorizar es clave para administrar mejor nuestra productividad creativa.

cómo ser más productivo en el trabajo 1

Entender qué es el ‘Residuo de Atención’.

Los hombres tienen una pérdida promedio de 15 puntos, mientras que las mujeres sufren una pérdida de 5 puntos aproximadamente. Esto corrobora que las mujeres se desempeñan mejor en ambientes de distracción.

cómo ser más productivo en el trabajo 2

Razona lo emocional.

En un día cualquiera, la situación en el trabajo se puede tornar compleja. Un correo que se malinterpretó, una ofensa por parte de un colega, frustración, rabia, orgullo…en fin; las emociones pueden tomar el papel protagónico en un día laboral.

¿Qué hacer en esos casos donde no nos queremos dejar llevar por lo que sentimos y seguir adelante?

En la corteza pre-frontal del cerebro está nuestra parte racional; la que entiende y analiza lo que captan nuestros sentidos. Mientras que en el sistema límbico están todas nuestras emociones; las mismas sobre las que “no podemos” razonar y que suelen apoderarse de nosotros.

En una situación de estrés, por ejemplo, se rompe el balance entre lo racional y lo emocional; siendo el sistema límbico el que empieza a condicionar nuestro comportamiento.

El objetivo, dice David, es practicar y volver un hábito darle nombre a nuestras emociones, para que deje de ser una cuestión emocional y la podamos razonar.

Así, con nombre propio podremos reinterpretar la situación, entender qué la está causando, actuar más inteligentemente, obtener un resultado más beneficioso y no atentar contra nuestra productividad.

Pero es importante no intentar suprimir las emociones, ya que el resultado de esto es dejar fantasmas en nuestra mente que vienen y van, distrayéndonos de lo verdaderamente importante.

cómo ser más productivo en el trabajo 3

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .