Mitos de lactancia

A menudo te vas a encontrar con muchos opinólogos que no dudaran darte su opinión acerca de la lactancia. Es importante que te eduques sobre el tema para que no te vayan a confundir mas y termines cometiendo un error grave.

Algunos de los que se escuchan con frecuencia son:

❌ Las fórmulas modernas son similares a la lactancia materna

Empezemos por lo obvio: las fórmulas se fabrican para imitar el contenido de la leche durante la lactancia materna, pero no contienen células vivas, enzimas, anticuerpos u hormonas. Entre una mamá y su bebé se crea una simbiosis, que afecta a la leche materna y se adapta a las necesidades del bebé. Una formula, sin embargo, es un producto que no varía durante los diferentes procesos que pueda necesitar el bebé.

En definitiva, las fórmulas son estándares, contenido apto para todos los bebés y, por lo tanto, no se personalizan. Otro mito es que amamantar puede ayudarte a perder el peso del bebé que ganaste durante el embarazo.  Esto es simplemente ilógico, considerando que una mamá, mientras da de pecho, quema hasta 500 calorías o más al día.

❌ La lactancia debe tener horarios.

Este es un tema muy particular también ya que, al igual que cada adulto es diferente, los bebés también tienen sus propios patrones de alimentación. Sin embargo, existe la noción general de que muchos bebés y mamás deben alimentarse una vez cada 2 horas tanto de día como de noche. La manera más sencilla de asegurarte de que el bebé esté bien alimentado es vigilar sus pañales. En resumen, seis pañales mojados y de dos a tres deposiciones al día son más que suficientes para un bebé sano.

Visitanos en instagram

❌ No puedes tomar medicamentos si das de lactar.

Muy pocas medicinas tomadas por la madre podrían llegar a dañar al niño, y aquellas que pueden, por lo general, tienen alternativas. Durante la lactancia materna y cuando se amamanta, las cantidades químicas que pueden pasar de la madre al niño son insignificantes y para nada peligrosas. En definitiva, la mayoría de medicamentos son seguros. La dosis que pasa a la leche, raramente excede el 1% al 2% de la dosis materna.

Prácticamente todos los medicamentos hormonales como: la hormona tiroidea, la insulina, la cortisona en dosis habituales son compatibles con la lactancia. Tan sólo hay que evitar los estrógenos pues provocan disminución de la producción de leche. El médico te indicará qué tipo de anticonceptivo podrás usar durante el tiempo que dure la lactancia.

Visita e-lactancia.org y confirma los medicamentos que vas a tomar

❌ No puedes amamantar si estás enferma.

Vale, si, puede pasar, pero hablamos de un caso extremo. Por lo general, las infecciones se transmiten de la madre a su hijo lactante antes de que ella se dé cuenta de que tiene la infección. La protección del bebé depende de que se le dé el pecho, ya que la inmunidad de la madre también luchará por él. Esto se debe a que el sistema inmunológico bien desarrollado de la madre puede producir anticuerpos para combatir su infección mucho más fácilmente que el de un niño y esos anticuerpos se transmiten al niño a través de su leche materna natural.

❌ La lactancia materna es un anticonceptivo natural

Si no quieres quedar embarazada, mejor no te lo creas. La verdad detrás del mito es que, si se cumplen estas tres condiciones:

  • El bebé es amamantado exclusivamente (las 24 horas del día)
  • Han pasado menos de 6 meses desde el parto
  • Tus períodos no se han reanudado

Explicado de forma más científica: la succión frecuente del pezón ejerce un efecto inhibitorio en la función del hipotálamo y la hipófisis y determina una alteración de la secreción pulsátil de la hormona luteinizante (LH). Esta hormona es la encargada de la ovulación. En estas condiciones, la mujer no ovula y no tiene menstruaciones, lo que se llama amenorrea postparto.

Tu cuerpo tiene una probabilidad extremadamente baja de quedar embarazada – es 98% seguro. Sin embargo, esta forma de «anticonceptivo natural» depende en gran medida del equilibrio de hormonas en el cuerpo.

❌ Los pezones deben lavarse antes de cada alimentación

Cuando se tienen en cuenta las instrucciones de cualquier biberón y de cómo animan a sobre esterilizar y lavar a fondo los biberones antes de cada comida, esta lógica puede parecer natural. Sin embargo, la fórmula para bebés no contiene anticuerpos naturales que protejan activamente al bebé contra las infecciones. Además de complicar innecesariamente el proceso natural de la lactancia materna, el lavado de los pezones también podría eliminar los aceites protectores naturales.

❌ No produciré mucha leche durante los primeros tres o cuatro días

Durante la lactancia materna esto es técnicamente cierto. Sin embargo, se suele insinuar que la cantidad de leche podría ser insuficiente para el bebé. La verdad es que en los primeros días, las mamás producen «calostro», que es más espeso que la leche normal y contiene una rica carga de anticuerpos, enzimas, factores de crecimiento e inmunoglobulinas que protegen al recién nacido. A diferencia de la leche, el bebé sólo va a necesitar pequeñas dosis de calostro gracias a su densidad nutritiva.

❌ Dar de pecho duele

Lo cierto es que es normal experimentar cierta sensibilidad cuando una empieza a amamantar. Sin embargo, ésta debería ser temporal y no durar más de unos pocos días.Por lo general, si el dolor persiste, se debe a que el bebé se engancha a la teta de forma incorrecta. Muchas mamás reducen el tiempo de lactancia para evitar el dolor, pero esto no ayudará a la larga y podría ser contraproducente para el bebé. Por esa razón lo mejor es asegurarte de que el bebé esta sujetado de forma correcta, y encontrar una posición que te sea lo más cómoda posible.

Resumiendo, éstas son las reglas generales a seguir si sientes cierto dolor de la lactancia.

  • Alimenta a tu bebé de forma regular o bombea tus pechos con asiduidad para evitar que se llenen demasiado de leche.
  • Primero amamanta a tu bebé del lado dolorido para aliviar la presión.
  • Asegúrate de que tu bebé se sujete bien.
  • Cambia la posición del bebé regularmente.

❌ Si tus senos son pequeños no producirás suficiente leche.

Como ya hemos dicho en otros posts, durante la lactancia materna el tamaño no afecta la cantidad de leche que produces de ninguna manera. Pueden tratarse los mismos problemas de producción de leche tanto en pechos grandes como pequeños. De hecho, son las hormonas generadas por el embarazo, las que estimulan las glándulas mamarias de los pechos para generar la leche. Así que la producción de leche durante la lactancia materna se ve afectada simplemente por el cambio hormonal por el que pasa toda mujer durante el embarazo.

Es en este tejido recién desarrollado donde se encuentran los conductos de la leche y no en el tejido graso que es el responsable del tamaño. Lo cierto es que la mayoría de las mujeres producen más leche de la necesaria. De hecho, la producción de leche está más relacionada con la estimulación de las glándulas mamarias y la correcta sujeción del bebé durante la lactancia. Se empiezan a ver estas cosas en las primeras dos semanas después del parto.

Si necesitas ayuda para amamantar con pechos pequeños, puedes leer: Amamantar con pechos pequeños.

❌ El ejercicio podría agriar la leche

Lo cierto es que las altas cantidades de ácido láctico producidas por el ejercicio llevan a agriar un poco la leche materna. Aunque eso suceda, los estudios demuestran que los bebés no notan la diferencia. Lo que si hay que tener cuidado es al usar sostenes de entrenamiento o sostenes de aros, ya que la tensión podría llevar a la obstrucción de los conductos. Por lo tanto es mejor usarlos poco tiempo.

El ejercicio moderado durante la lactancia materna mejora la salud de la madre y tiene un efecto positivo en su bienestar emocional. Algunos de los beneficios incluyen:

  • Mayor capacidad cardiovascular
  • Perfiles mejorados de lípidos en la sangre y respuesta de la insulina
  • Una sensación de bienestar gracias a la dopamina y a la reducción de los niveles de estrés
  • Consecuentemente, una mejora de la relación madre-hijo
  • Alivio de los síntomas de depresión en aquellos casos con trastornos depresivos

Que hacer si nos bombardean con comentarios como esos?

✔ Confiar en nuestra naturaleza de mamíferas. ✔ Informarnos adecuadamente. Una maternidad informada es una lactancia feliz. ✔ Asistir a grupos de apoyo a la lactancia materna de ser posible. ✔ Si presentas problemas que no puedes solucionar sola, busca ayuda con un asesor de lactancia. ✔ Apóyate en tu pareja, la paternidad es tan importante como la maternidad. Ambos son un equipo.

También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito. Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de mujer no olvides suscribirte.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.