Cómo crear tu banco de leche

Estás dando seno solo seno? necesitas empezar a trabajar? tienes que salir y dejar tu bebé? pues no es problema, es hora de empezar tu banco de leche.

A raíz de la primera guerra mundial, y más acentuado en la segunda guerra, ocurre la incorporación femenina al mercado laboral, lo cual, trajo consigo un gran número de ventajas para las mujeres en todo el sentido de la palabra; sin embargo, ha tenido también sus contras; siendo uno de estos la forma en la que alimentamos a nuestros hijos.

Es importante mantenerse informado y saber que a pesar de la agitada vida que llevamos tenemos derechos y deberes que como mujer debemos cumplir, y la sociedad tiene leyes que nos avalan.

Cuando empezar?

Para empezar a hacer el banco de leche se recomienda que el bebé tenga más de 6 semanas debido a que este tiempo es en el que se establece la lactancia la relación madre e hijo; se llama Lactancia Materna Establecida.

Si necesitas salir antes de este tiempo estipulado te recomiendo

El banco de leche ayuda a la madre a continuar con la lactancia exclusiva al reincorporarse a la vida laboral.

Higiene

Antes de empezar nuestra jornada de extracción, sea en casa o en el trabajo, debemos de lavar muy bien nuestras manos con agua y jabón, hasta llegar al antebrazo.

No es necesario lavar los senos con jabón pero si es posible podemos dejar caer agua en ellos y luego secarlos.

Es importante, previo a empezar la extracción, ya sea de manera mecánica o manual, que estimulemos nuestro cuerpo, recordemos que nuestros bebes hacen una labor de estímulo para que baje la leche. Los masajes son los mejores aliados en este momento. Con la yema de los dedos y en forma circular, partiendo desde nuestras axilas, procederemos a masajear nuestros senos, todo el rededor hasta llegar a la areola. Realizar este masaje durante por lo menos tres minutos cada seno.

A extraer el oro

Importante es que recuerdes que no es necesario un banco de leche con inmensas onzas congeladas, pues la leche fresca del día anterior servirá para dejarle al bebé para el próximo día.

Siempre tiendo a decirles a las madres que no tienen mucho tiempo, que se pueden ir al trabajo hasta con el brasier de extracción puesto y todo listo, pues con la práctica poco a poco serán minutos ganados para la extracción. También que una buena elección de copa hará que su pezón no se maltrate y extraiga de manera eficaz. Otro punto importante es que se relajen aún sean pocos minutos, ese tiempo es de ella para su bebé.

La oxitocina, que es la hormona que produce la leche que da la señal de producir la leche está en sus horas en las horas de la madrugada en sus niveles más elevados por lo cual se recomienda una extracción diaria durante la mañana. Así tu cuerpo sabrá que eso es lo que debe producir todos los días para esa toma extra.

Existen tres formas de realizar las extracciones:

De forma manual: tras los masajes, procedemos a colocar los dedos en forma de U, de tal manera que el pulgar quede más arriba de la areola y los demás dedos por debajo, de esta forma empezamos a apretar los dedos y realizar un empuje hacia adelante hasta llegar a la areola. Cambiaremos la posición de nuestros dedos hasta haberle dado la vuelta al seno. Si en algún momento de la extracción vemos que ya no sale en forma de chorro o gotas rítmicas, volvemos a masajear y empezamos nuevamente. 

Extractor manual: para esta también es muy importante masajear los pechos previamente. Luego colocamos el extractor en nuestros pechos, procedemos a presionar la manija de forma rápida (imitando la succión inicial de nuestros bebes), una vez empiezan a salir las primeras gotas, presionamos con más fuerza pero con menos velocidad.

Extractor mecánico: depende el extractor se necesitará o no el masaje previo, pues hay extractores que traen un circuito de masaje, una vez colocado el extractor en nuestro pecho, procedemos a encender el mismo, y la intensidad irá desde la más baja (para simular la succión del bebé) hasta niveles más altos (no es aconsejable llegar nunca al último nivel).

Si extraemos en casa, debemos de refrigerar la leche de forma inmediata. Si es en nuestro lugar de trabajo, procedemos a colocarla en la nevera, ya sea frezzer o parte baja; pero al salir de allí debemos mantener la cadena de frío: una lonchera térmica e  icepack o bien unas botellitas de plástico con agua congelada nos ayudará a mantener la leche fría en el camino.

Cómo la almaceno?

Para el almacenamiento de la leche se recomienda un envase adecuado para esto; en el mercado existen envases fundas y botellas plásticas para esto; también, cualquier botella de vidrio esterilizada con tapa plástica puede servir o los biberones sin BPA se pueden guardar sin la tetera por periodos cortos de tiempo.

Es recomendable que se congele la leche que no será usada en las próximas horas, siempre bien etiquetada con fecha, hora, cantidad y fecha de vencimiento.

También en cada envase se debe almacenar una sola toma para evitar desperdiciarla. Si el bebé, cuando entres a trabajar, consideramos que tomara 3 onzas de leche pues esa cantidad es que vamos a guardar.

Fuente: ProlactarRD

Conservación de la leche materna

  • Puede permanecer seis horas a temperatura ambiente (nunca dejarla en el interior de un vehículo o en un lugar caluroso).
  • En la parte baja de la nevera puede conservarse entre tres y cinco días (siempre y cuando no esté en contacto con carnes u otro alimento que despida mucho olor).
  • Si tu nevera es de una sola puerta puedes dejar la leche en el congelador por un período máximo de un mes.
  • En caso de que tu nevera sea de dos puertas puedes conservarla en el congelador por tres meses como máximo (siempre en el fondo y alejada de las carnes).
  • La leche materna puede durar hasta seis meses si se tiene un freezer solo para estos fines. Aunque es bueno aclarar que la leche materna cambia diariamente según las necesidades de nuestros pequeños, y almacenar por tanto tiempo puede hacerla perder nutrientes, como todo alimento congelado.
  • Si hemos descongelado la leche refrigerada y no la usaremos de inmediato (siempre y cuando el bebé no la haya probado) podemos poner en la parte baja de la nevera y usar dentro de las 24 horas siguientes.
  • Si el bebé dejó un una cantidad considerable de leche hay que usarla en los próximos 30-45 minutos, luego desechar.
  • Nunca volver a congelar una leche que se ha descongelado, si y sólo si queda un 50-75 por ciento de la leche con hielo es que se puede volver a congelar.

Almacenamiento: los envases óptimos para guardar nuestra leche son:

  • Frascos de vidrio con tapa plástica (revisar que el envase de vidrio no tenga roturas ni fisuras).
  • Frascos plásticos libres de BPA (Bisfenol A), diseñados especialmente para almacenar leche materna.
  • Bolsas plásticas libres de BPA, diseñadas para almacenar leche materna (no son reusables).
  • Evitar el uso de biberones para el almacenamiento.
  • Evitar el uso de frascos para análisis (estos vienen esterilizados pero no con el mismo nivel que lo requieren los envases alimentarios).

Consideraciones al almacenar: 

  • Almacenar según la cantidad que tome su bebé, para evitar desperdicios.
  • No llenar completamente el envase, pues como todo alimento congelado, tiende a subir y puede derramarse.
  • Sellar herméticamente el envase, en caso de ser bolsas de plásticos, sacar totalmente el aire, ya que el oxígeno puede contaminar la leche materna, por su propiedad de poseer celular vivas.
  • No mezclar leches a diferentes temperaturas; una leche recién extraída debe enfriarse antes de mezclarse con otra que ya esté fría. Si la leche previa está congelada, entonces si podemos verter leche recién extraída (previamente enfriada) sobre la ya congelada, siempre y cuando la última sea una cantidad menor a la primera.
  • Etiquetar los envases con el día y la hora en que se extrajo. Si mezclan dos extracciones, etiquetar con la fecha y hora de la primera extracción.
  • Mientras menos manipulación, menos riesgo de contaminación, por lo cual lo óptimo es, verter en el envase donde se congelará.
View this post on Instagram

Cómo conservar la leche materna si se va la Luz

A post shared by B & P all in one sells (@bypallinonesells) on

Importante saber qué hacer si no hay energía eléctrica

Forma de uso de una leche almacenada:

La leche materna se descongela con facilidad y hay diferentes técnicas para descongelarla:

  • Bajar la leche congelada desde el refrigerador hasta la parte de la nevera la noche antes. Justo cuando la tengan que ofrecer al bebé tibiar un poco de agua y apagar el fuego. Ahí poner el envase con la leche por unos minutos (lo que llamamos Baño de María), si su bebé asimila bien la leche fría, puede suministrarla de esta manera.
  • Podemos también dejar que la leche se descongele a temperatura ambiente, siempre y cuando nos encontremos en un lugar higiénico.

Una vez descongelada, procedemos a mover en forma circular la leche para mezclar la parte grasa con la parte rica en agua.


Además puedes leer Beneficios de la leche materna para que conozcas más acerca de este maravilloso mundo.

Toda mujer que se inserta en el mercado laboral en República Dominicana tiene como derecho tres descansos diarios de 20 minutos como mínimos para extraer la leche de su bebé. Ya en conocimiento y total defensa de este derecho, debemos entonces conocer los aspectos básicos para formar nuestro banco de leche.

Antes de empezar nuestra dulce labor es indispensable buscar un lugar tranquilo, limpio y de poco acceso. No todas contamos con una sala de lactancia, pero de seguro te las ingenias para llevar a tu bebé esas gotas de oro que le ayudarán a alcanzar un  óptimo desarrollo físico. Ayudará mucho a tu estimulación si cuando te extraes ves una foto de tu bebé, ves un video suyo o escuchas alguna grabación con su voz.

Lo más importante es el deseo de cuidar a tu bebé y darle el mejor alimento que es leche materna. Recuerda que el extractor no mide la cantidad que pueden producir tu senos, ese poder lo tiene tu bebé por lo que debes ofrecer leche del pecho cada vez que tengas la oportunidad.

Si tienes preguntas o comentarios déjalos aquí, si quieres seguir recibiendo nuestras publicaciones sobre temas de mujer no olvides suscribirte. También te recomendamos el libro Lactancia Materna, Guía Para la Madre, el cual te brinda la información básica para que puedas lactar a tu bebé con éxito.

Cómo saber si la leche materna se ha echado a perder

Muchas madres necesitan o prefieren extraerse la leche materna para que sus bebés puedan alimentarse mientras salen a trabajar. Sin embargo, es importante que la revises regularmente para asegurarte de que no se eche a perder. Afortunadamente, existen muchas maneras de conservar la frescura de la leche materna y verificar que esté fresca es un proceso muy simple.

Verifica que la leche materna esté fresca.

No te preocupes si la leche tiene un color o textura extraña. Es muy común que el color y la textura de la leche materna cambien, según vayan cambiando las necesidades nutricionales del bebé.

La apariencia de la leche materna no es una manera segura de verificar su frescura. Es común que el color de la leche materna cambie durante su almacenamiento o incluso después de una sola comida. Es normal que la leche tenga un tono ligeramente azulado, verdoso, amarillento o marrón.

También es común que la parte cremosa de la leche se asiente y se formen dos capas distintas. Esta leche no es dañina para el bebé, pero debes moverla en forma circular antes de dársela para asegurar que tu bebé tome la parte grasa de la leche.

  1. Ten cuidado si la leche fue almacenada por más de 3 días.Aunque es posible conservar la leche materna extraída por mucho tiempo, su vida útil dependerá de las condiciones de su almacenamiento. Después de 3 días, es recomendable que la huelas, con mucho cuidado, para verificar que esté fresca.
    De la misma manera, debes tener cuidado si dejaste la leche sin refrigerar por más de tres horas dependiendo el ambiente donde la hayas dejado debes ser muy cuidadosa.
  2. Huele la leche. La leche materna rancia tiene un olor fuerte, que es muy parecido a la de la leche de vaca rancia. Esta es la manera más confiable de verificar la frescura de la leche materna. (Si huele rancia o sabe amarga no está apta para consumir)
  3. No te preocupes si la leche tiene un olor ligeramente metálico o a jabón. La leche de algunas madres desarrolla, con el tiempo, un olor ligeramente metálico o a jabón si es almacenada. Este olor no es un signo de que la leche se ha echado a perder y a la mayoría de los bebés no les importa.

Recuerda siempre

☆La leche extraída se puede colocar a refrigerar o en el congelador, es la manera más segura de conservar la frescura de la leche.

☆Si no vas a ofrecer el mismo día puedes colocarla en la parte de atrás dentro de la nevera pero lo mejor siempre será congelar. Recuerda etiquetar con nombre, fecha y hora, cantidad de leche.

☆Si es posible, haz un listado del uso correcto de la leche materna o imprime la tabla de conservación de la misma para que quien cuide a tu bebé tenga siempre pendiente cómo cuidar el oro líquido de tu bebé.

Espero que esto te haya ayudado, si tienes alguna duda puedes dejarme tu comentario. También te invito a seguirme en mis redes sociales Pinterest, Facebook, Twitter e Instagram. Saludos.

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.